web analytics
Página de inicio » Opiniones » El Salvador: 44 aniversario de los Héroes y Mártires del 30 de julio de 1975

El Salvador: 44 aniversario de los Héroes y Mártires del 30 de julio de 1975

Nelson de Jesús Quintanilla Gómez
Sociólogo y doctor en Ciencias Sociales Mención Gerencia y profesor universitario de la UES en la FMOtal de San Miguel.

El 30 de julio de 2019 se cumplen 44 años de lo que se conoce como la masacre estudiantil del 30 de julio de 1975, a los acontecimientos de violencia producto del terrorismo de Estado impulsado por el coronel Arturo Armando Molina y el general Carlos Humberto Romero, ocurridos en los alrededores del Hospital Nacional Rosales, en San Salvador, ciudad capital de El Salvador.

El miércoles 30 de julio de 1975 alrededor de las 2:30 de la tarde, salieron en una marcha de protesta estudiantes de la Universidad de El Salvador (UES) y jóvenes organizados de educación media, desde el portón de la Facultad de Ciencias y Humanidades.

La razón de la protesta fue el allanamiento del Centro Universitario de Occidente (CUO) y otros atropellamientos a los derechos humanos cometidos los días viernes 25 y martes 29 del mismo mes y año en la ciudad de Santa Ana, por parte de los cuerpos de seguridad de la Guardia Nacional, Policía de Hacienda y Policía Nacional que fueron abolidos por los Acuerdos de Paz hace 27 años.

Cerca de las 4:30 de la tarde, la marcha estudiantil fue violentamente reprimida, sobre la 25 Avenida Norte a la altura de un paso a desnivel frente al edificio del Instituto Salvadoreño del Seguro Social, en la capital salvadoreña.

Los agentes policiales arrojaron gases lacrimógenos y dispararon con armas de fuego, matando a varios manifestantes al instante.

Además los manifestantes fueron acorralados en el paso a desnivel con tanquetas que aparecieron detrás de ellos, las cuales atropellaban a los heridos, y obligaron a algunos a saltar a los niveles inferiores de dicho tramo. El número de muertos aún es desconocido debido a que los agentes de seguridad bloquearon el paso al lugar, y rápidamente recogieron los cuerpos y limpiaron la sangre de las calles, según observadores con agua y jabón.

Periódicos locales con líneas de derecha publicaron la muerte de una sola persona, en un intento de invisibilizar la masacre estudiantil mientras que según indagaciones se habla de alrededor de cincuenta personas fallecidas.

En un comunicado de la Asociación General de Estudiantes Universitarios Salvadoreños (AGEUS), fuentes testimoniales de familiares y periódicos locales de la fecha se reportaron:

“No se conoce el dato exacto pero supera los cien muertos; hasta la fecha no se conoce el dato exacto de los desaparecidos; 23 heridos de los manifestantes; 2 heridos de los alrededores (no participaban en la manifestación estudiantil) y 10 capturados”.

Los principales señalados como responsables, sin haber sido nunca juzgados de haber ordenado la masacre estudiantil son el ministro de Defensa y Seguridad Pública general Carlos Humberto Romero (quien dos años después sería presidente del país), y el coronel Arturo Armando Molina quien fue presidente de El Salvador entre 1972 y 1977. Los militares haciendo de las suyas como estilaba la Dictadura Militar de la época.

Para conmemorar el hecho cada 30 de julio desde hace varias décadas la comunidad universitaria realiza una marcha y diferentes actividades en memoria de los «héroes y mártires caídos». Para darle seguimiento a este tema la UES ha creado una comisión de memoria histórica conformada por estudiantes, catedráticos y autoridades universitarias.

Qué bueno que se mantiene el 30 de julio en la memoria historia para no olvidar el pasado, comprender el presente y predecir el futuro; al igual que el mozote, un 30 de julio nunca más; las nuevas generaciones deben mantener viva esa llama de lucha contra las injusticias y la represión.

A 44 años de la masacre del 30 de julio de 1975 la comunidad universitaria continúa exigiendo justicia, reparación y verdad; para lograr esto último han solicitado acceso a los archivos militares sin que a la fecha hayan recibido respuesta.

La masacre de los estudiantes se generó cuando los universitarios realizaron una marcha el 30/07/1975, como una manera de protesta, en contra de la represión del gobierno de ese entonces. Un gobierno que también violentó la autonomía de la universidad.

Según la Comisión de Derechos Humanos de El Salvador el 30/07/75 fueron asesinadas 25 personas y hasta la fecha se reporta una cantidad desconocida de desaparecidos. Por lo que esta es una de las masacres más representativas de un período sangriento en la historia de El Salvador. Este fue uno entre un aproximado de 227 hechos ocurrido durante los años 70s y 80s en El Salvador y que nunca encontraron justicia ni investigación.

Las Asociaciones y organizaciones que forman parte de la comunidad estudiantil de la Universidad de El salvador, en el contexto de la conmemoración de los héroes y mártires de la masacre del 30 de julio de 1975 hicieron un pronunciamiento en el que exigieron que se esclarezcan los hechos cometidos hace 44 años.

En esta oportunidad la marcha contó con la presencia de autoridades como el rector de la Universidad de El Salvador (UES) Msc. Roger Arias, quien recalcó el apoyo de la Alma Mater a las “causas justas del pueblo”, como aquella realizada contra la privatización del agua, y la gratuidad de la Educación Superior.

La marcha del 44 aniversario de la masacre del 75 salió de la UES, pasó por la calle San Antonio Abad y la 25 Avenida Norte, para terminar en las inmediaciones del paso desnivel de la alameda Juan Pablo II.

La marcha finalizó en el punto exacto donde hace 44 años fueron asesinados brutalmente, heridos y desaparecidos un número no determinado de estudiantes, docentes y trabajadores de la UES, y fue en ese espacio donde se colocaron ofrendas florales y se emitieron posicionamientos de movimientos estudiantiles.

Felicitaciones a los estudiantes de la UES, a docentes, autoridades y personal administrativo que marcharon para honrar la memoria de los héroes y mártires del 75.

Ver también

Capitalismo y geoingeniería: el peligroso discurso de la emergencia climática

Silvia Ribeiro  Directora para América L. del Grupo ETC Uruguay-México Tomado de Agenda Latinoamericana No …