Página de inicio » Salud » El período perinatal y el nacimiento de un niño(a)

El período perinatal y el nacimiento de un niño(a)

Dr. Fredy Rosales Meyer

Médico Pediatra, Neonatólogo.

Para las mujeres jóvenes que están pensando en tener un hijo y aún para las mujeres que ya son madres, hay que aclarar que el período perinatal comienza más o menos cuarenta y ocho horas previas al parto o alumbramiento y se extiende por cuarenta y ocho horas (48), después del nacimiento del nuevo ser. Dentro de este período está comprendido el trabajo de parto o preparto, el parto propiamente dicho y el nacimiento del bebé.

Ambos madre y niño, experimentan en este período cambios inimaginables para ambos. La mujer embarazada por primera vez pasa a ser una madre, o sea una mujer hecha y derecha; y las responsabilidades adquiridas son numerosas. Pero el que sufre más cambios es el niño recién nacido, pues pasa de un ser en formación y protección a un SER que se vuelve independiente de la madre y tiene que adaptarse a la nueva vida a toda prisa.

Pasa de un ser dependiente, cuya madre le ofrece todo: alimentación, calor, abrigo, afecto y ternura y se vuelve un ser independiente que tiene que luchar por su vida, según las leyes de sobrevivencia de la Naturaleza. El mayor riesgo de problemas y mortalidad ocurren en este período.

EL NIÑO(A) RECIÉN NACIDO(A)

Una vez el niño nace, se le llama recién nacido: bebé, niño o criatura. Este período abarca desde su nacimiento hasta los veintiocho días o sean cuatro semanas correspondientes al Ciclo lunar. Solo cuando llega a la cuarta semana de nacido se considera que ha sobrepuesto el mayor riesgo de muerte. Aclaro que para los pediatras neonatólogos, los niños recién nacidos, son como los ángeles. No tienen sexo diferenciado, sino que los llamamos con la misma palabra tanto si son de sexo masculino o femenino, igual si son hembra o varón, niño o niña, bebé hembra o bebé varón por lo que siempre que me refiero a un recién nacido me estoy refiriendo a ambos sexos, salvo que se haga alguna aclaración que se refiera a sus órganos sexuales en particular.

LA ATENCIÓN INMEDIATA DE EL NIÑO(A) RECIÉN NACIDO(A)

Al nacer el bebé, la persona encargada de asistir su nacimiento, el partero, examina al nuevo ser y hace una evaluación del estado general del niño. Durante el primer minuto de nacido se comprueba si está vivo o muerto y si necesita alguna atención de urgencia, luego se le otorga una evaluación de acuerdo a una tabla de puntuación llamada: puntuación de APGAR. Su valor normal va desde 8,9 y 10. Esta evaluación al primer minuto de nacido nos dice las probabilidades de vida del recién nacido. Entre más baja la puntuación del APGAR mas peligro de muerte existe. Si la puntuación del APGAR a los cinco (5) minutos de nacido es de 8,9 o 10; se dice que el bebé se encuentra en adecuadas condiciones de sobrevivencia, sin daños (secuelas) para su desempeño en la vida.

Luego a continuación, se hace una inspección general del bebé para verificar su estado físico-anatómico, algo que a las madres les urge conocer y al pediatra le interesa descartar para así pasar a la etapa de iniciar la alimentación.

Si la evaluación de APGAR a los cinco (5) minutos de nacido es menor de 8; el bebé deberá pasar a una sala de observación intermedia o de urgencia, según el caso.

QUIERO SEÑALAR QUE LOS NIÑOS RECIÉN NACIDOS CON EVALUACIÓN BAJA Y QUE SON REFERIDOS A LA VIGILANCIA ESTRECHA Y TRATAMIENTO DE URGENCIA, CON ESTAS OBSERVACIONES Y RECOMENDACIONES SE PUEDEN BENEFICIAR PERFECTAMENTE EN EL FUTURO Y SUPERAR SUS PROBLEMAS.

Ya mencioné que nuestro objeto de estudio es el cómo mantener sano al niño que también nace sano, por lo que, solo hablaremos del niño que al nacer tiene una puntuación de APGAR de 8, 9 y 10.

A continuación del alumbramiento, el bebé pasará junto a la madre a: Fase de Estabilización y reposo de aproximadamente tres horas de duración luego pasara a Fase de Actividad, en la cual el bebé presenta clara evidencia de tener hambre pues llora, gime, se mueve o se lleva las manos a su boca. Hemos de comprobar que el niño ha orinado y ha defecado. Sus primeras deposiciones o defecaciones son de un material llamado meconio y es el resultado de la acumulación de desechos orgánicos deglutidos, digeridos y almacenados en el intestino durante su período de gestación. Sí el niño ha orinado y defecado estará listo para iniciar su alimentación.

EL CUIDADO Y LA CURACIÓN DEL OMBLIGO Y DEL MUÑÓN UMBILICAL EN LOS NIÑOS(AS) RECIÉN NACIDOS (AS). ALTERNATIVAS

Es muy importante conocer cómo se previene la infección del ombligo y de su muñón umbilical en los niños recién nacidos por las siguientes razones.

1) Todos Los niños y niñas, traen al nacer un ombligo y agregado al ombligo traen un muñón como residuo del cordón umbilical y este muñón umbilical residual tiene que desprenderse sano y pronto.

2) La vida entra en los fetos por el ombligo y por ahí entra también la muerte del niño recién nacido.

* Definiciones

a) El cordón umbilical anatómicamente es un órgano rollizo como un rodete largo y flexible que comunica al feto con la placenta. Contiene dos arterias y una vena rodeadas y protegidas por un tejido conjuntivo mucoide y gelatinoso conocido como Gelatina de Wharton. Su longitud puede llegar a medir desde treinta hasta cien centímetros y su ancho va desde medio centímetro hasta dos centímetros de grueso.

b) El ombligo o cicatriz umbilical, es una hendidura profunda que queda en la pared del abdomen después del desprendimiento o caída del muñón umbilical residual y señala el punto de entrada y salida del cordón umbilical. No hay nadie que nazca sin cordón umbilical y sin ombligo.

c) El muñón umbilical es un residuo del corte quirúrgico del cordón umbilical al momento del nacimiento del niño o una niña. Tiene que medir alrededor de tres a cinco centímetros. Como promedio una pulgada.

El cordón umbilical y la placenta se encargan del intercambio de nutrientes y de oxigeno entre la madre y el feto; también ejercen la función de descarte de los residuos tóxicos del feto. Estos son eliminados por el organismo de la madre. Al nacer un bebe este adquiere autonomía e independencia funcional de sus órganos. La autonomía respiratoria lo lleva a alcanzar mayores niveles de saturación de oxigeno desde el aire respirado. Estas mayores concentraciones de oxigeno favorecen el cierre de los vasos sanguíneos presentes y seccionados en el muñón umbilical evitando así que el muñón sangre al retirar la pinza que lo mantiene apretado antes del corte del cordón.

Una vez retirada la pinza se cura el muñón, aplicándole en toda su extensión con un hisopo esterilizado con alcohol puro y no contaminado. También se puede utilizar una solución con yodo. Hay que aclarar que el alcohol adulterado puede provocar una iatrogenia hospitalaria, una infección del muñón umbilical residual, y el niño egresa del centro hospitalario con una infección latente del muñón umbilical y de una infección del ombligo.

La onfalitis o infección del ombligo en los recién nacidos se inicia con un cambio en la coloración de la piel enrojeciéndose, luego se presenta hinchazón o edema en el anillo alrededor del ombligo; hay dolor y secreción fibrinosa la que puede volverse purulenta y fétida. En casos extremos puede haber salida de pus por la cicatriz umbilical.

Si no se toma alguna medida la infección progresa y penetra al interior del organismo del niño y se presenta la fiebre, el malestar general hasta la muerte del recién nacido. En el parto domiciliario o en casa, sin medidas de asepsia o antisepsia, el proceso infeccioso es similar; y en el parto en la calle, taxis o en la vereda del campo se le agrega el riesgo de un tétano neonatal o tétano del recién nacido.

Por eso se afirma que por el ombligo entra la vida y que por ahí mismo entra la muerte.

Ver también

Una explicación antropológica

Dr. Fredy Rosales Meyer Médico Pediatra, Neonatólogo. La madre que duerme con el hijo y …