web analytics
domingo , 22 octubre 2017
Inicio » Opiniones » El Nazareno de los indios de Izalco

El Nazareno de los indios de Izalco

Ramón D. Rivas*

El pasado domingo 7 de febrero fui testigo de un magno tradicional, purchase histórico y religioso evento celebrado en la ciudad de Izalco. Era la procesión del Nazareno de los Indios, physician una ceremonia magistral que se remonta a 300 años de nuestra historia y que comenzó a celebrarse durante la época colonial de nuestro país. La conmemora la Hermandad de Jesús de Nazareno (HJN), pharm durante la cuaresma y la Semana Santa en Izalco y tiene su punto culminante durante la celebración del Jueves Santo con la procesión del Santo Entierro que dura más de doce horas. La Hermandad de Jesús de Nazareno cuenta con más de 1300 socios y es una de las más grandes del país y de Centroamérica. Hasta 1940 las procesiones de Cuaresma y Semana Santa estaban bajo cargo del Alcalde del Común de Izalco, es entonces cuando nace la “Cofradía de Jesús de Nazareno” o Nazareno de los indios. De esta forma desapareció el cargo de Mayordomo y se sustituyó por el de Presidente de la Junta Directiva de la HJN. Durante los seis domingos anteriores a la Semana Santa se celebran sendas procesiones en Izalco, que cuentan con actividades tradicionales y donde se hace gala de todo tipo de vestimentas tradicionales así como de velas y de los tradicionales uniformes violetas de los cargadores de la santa imagen del Nazareno de los Indios, los llamados cirineos. Todo este magno y sacro evento es acompañado por música de las bandas y las orquestas locales de Izalco, así como por el silbido y la reventazón de los cohetes de vara y el sonido de las matracas, todo ello perfumado por el incienso que los monaguillos van esparciendo al inicio de la procesión. Así relatan los informantes. Esta procesión del domingo pasado se celebró en silencio. Sobre el origen de la sacra imagen del Nazareno de los Indios hay muchas teorías, la más aceptada por la tradición oral y la comunidad es la brindada por Don Luciano Galina (+1999), Mayordomo de la extinta Cofradía del Nazareno, quien le hizo esta confesión en 1960, al Prof. Alfredo Calvo Pacheco (+), en uno de sus trabajos de investigación aún inédito. Dicho texto relata que:

“En aquellos remotos tiempos –refiriéndose a los 1800-, en el lugar llamado “La ceibita” del barrio Santa Cruz, andaban pastando en la vía pública dos bestias mulares cargadas de dos cajas de madera cada una; completamente solas sin dueño alguno. El Policía Municipal para la protección de las bestias y su cargamento, las condujo al “Poste Público Municipal”. Las bestias fueron descargadas y las cajas de madera las colocaron de sentaderos en el corredor del rancho de paja de la Alcaldía Municipal; después de 15 días que nadie reclamó nada al respecto el Señor Alcalde llamó a varios testigos y ordenó que las cajas de madera fueran abiertas, en donde encontraron divididas en piezas a la Imagen de Jesús Nazareno y sus joyas de Plata…”

Esta versión mitológica de la llegada de la sacra imagen del Nazareno de Indias a Izalco cumple con todas las premisas de la tradición oral que se va enriqueciendo con el tiempo. Así, otro informante, Don Alejandro Leme de 86 años, es más aventurado en su historia, ya que, según se lee en su testimonio, su tío Luis le contó que:

“por la ceibita andaban las mulas con unas cajas, el Alcalde del Común junto a otros cofrades las abrieron y encontraron todo un Altar: la Cruz de Mayo, el Justo Juez, una Custodia, 4 Jesucitos, El Calvareño y el Nazareno…”

Esta afirmación agrega otros personajes de la mitología colonial como el Justo Juez de la Noche, la Cruz de Mayo y El Calvareño, que ponen en evidencia el carácter sincrético de esta celebración religiosa en Izalco. Por su parte el investigador izalqueño Carlos Leiva Cea, se refiere al autor de la escultura del Nazareno de Indios: “Y este de los indios del pueblo de Izalco bien podría atribuirse a Pedro de Mendoza, por ciertas similitudes con el Jesús Nazareno de la Caída, de san Bartolomé Becerra (Antigua Guatemala)”. Aquí el investigador se está refiriendo al escultor de Antigua Guatemala Pedro de Mendoza, quien trabajo en dicha ciudad a mediados del siglo XVII. La imagen de Jesús de Nazareno utilizada en estas procesiones lo retrata con su cruz a cuestas, y tiene su propia ermita construida en los años sesenta del siglo pasado y que es conocido entre la feligresía como El Templo del Nazareno de los Indios de Izalco. El punto culminante de estas procesiones de cuaresma es la celebración en Semana Santa de diferentes procesiones como la del Jesús de las Once, de lunes a miércoles, que culmina con la Procesión de los Cristos, durante el Jueves Santo y que dura 16 horas, donde las doce cofradías de Izalco se visten de gala y sacan a relucir las doce imágenes de Cristo crucificado de cada una de ellas. Interesante todo esto. Hoy en día se nota una efervescencia que perdura pero que se debate entre el pasado y el presente pero que afortunadamente en estos actos puede más la tradición conjugada con la fe.

*Antropólogo y Secretario de Cultura de la Presidencia

A %d blogueros les gusta esto: