Página de inicio » Nacionales » Disciplina positiva para educación a la niñez salvadoreña
La Red de Atención Compartida por la Niñez y Adolescencia, llevó a cabo en la plaza Gerardo Barrios, la jornada denominada: ¨Di no al castigo físico”. Fotos Diario Co Latino/Alex Henríquez.

Disciplina positiva para educación a la niñez salvadoreña

Gloria Silvia Orellana
@SilviaCoLatino

“Di no al castigo físico”. Diversas organizaciones que trabajan en contra el maltrato infantil y adolescente, realizaron una jornada de promoción e información a padres y madres de familia, sobre la “Disciplina Positiva”, para evitar agresiones verbales o físicas, como forma de corrección al comportamiento.

“La disciplina positiva nos permite tener respeto y amor de nuestros hijos e hijas, estableciendo los límites sin castigos físicos, sin golpes, sin gritos y muchos menos palabras soeces para corregir.

Tampoco es saludable ignorarlos y creer que con encerrarlos en el cuarto, que no salgan para educarlos y esto no es así”, explicó Emerson Rodríguez, de FUNDASIL.

La Red de Atención Compartida por la Niñez y Adolescencia, FUNDASIL y Save the Children, realizaron una campaña de promoción de derechos humanos de la niñez y adolescencia, en torno a su educación y formación moral.

No perder la paciencia y establecer normas claras y realistas, son las definiciones estratégicas en la disciplina positiva, agregó Rodríguez. Ante los “berrinches”, la clave es hablar con tranquilidad e identificar la fuente que lo motiva, que puede ser miedo, sueño, hambre o inseguridad. Ya que si el padre le grita, solo va a empeorar la situación.

“Conozcamos sobre estructura, cuando le digo a mi hijo no salgas a la calle, porque corres peligro, porque te amo, no quiero que te pase nada. Tampoco quiero tenerte solo en la casa, pero te he cuidado desde muy pequeño y no quiero que te pase nada, y créanlo cuando ellos, escuchan van comprendiendo, pero si solo le digo que no salga de la casa y lo amenazo con un palo o le grito, es más fácil que él se vaya de la casa”, explicó.

Escuchar su opinión y dejarlo participar en las decisiones de familia, permitirá a sus hijas e hijos, saber que se espera de si mismos, utilizando un lenguaje que comprendan según su edad, señalando la convivencia y no la imposición.

Otro aspecto importante de la “disciplina positiva”, son las muestras de amor y atención, que pueden ser gestos, abrazos, palabras desde su primera infancia y saber qué les preocupa o los hace felices, al ofrecerles como tutores, amor incondicional y apoyo siempre.

“Si le he dado cariño y amor, él confiará en mí cuando tenga 14 ó 15 años, pero sino se lo dice durante su infancia, él va a confiar en sus amigos que pueden ser de la cuadra, del colegio y como con él siente confianza porque no le grita, ni le pega. Y si este amigo anda en drogas, bebe alcohol, lo más probable es que lo imite, porque va aprender todo eso”, aseguró.

Sobre los adolescentes el aceptar los cambios y adaptarse a ellos, es la mejor medida para sus familiares, ya que es una etapa de cambios físicos e intereses, por lo que sugieren, mantener un canal de comunicación abierta y honesta de todos los temas que le interesen y no utilizar insultos o amenazas, que reflejan solamente violencia y sentimientos negativos.

“Yo le tengo que enseñar a mi hija o hijo, a comportarse adecuadamente a ser un buen ciudadano, a respetar a otros, a proteger el medio ambiente, siendo un modelo positivo que le da información, porque si solo lo castigo por cada acción negativa, le estoy enseñando a mentir, a esconderse y pierdo su confianza. Con disciplina positiva podemos lograr que esta sociedad deje de ser violenta”, aseguró Mayra González.

Ver también

Fas-Alianza empatan y Municipal Limeño es el primer finalista

Samuel Amaya @SamuelAmaya98 Empate. Así terminó el encuentro de ida de la semifinal entre Club …