web analytics
Página de inicio » Mundo » Cuba apuesta por inversión extranjera en medio de pandemia de COVID-19

Cuba apuesta por inversión extranjera en medio de pandemia de COVID-19

Por Alien Fernández
LA HABANA,/Xinhua)

El gobierno cubano ha dado nuevas señales de su apuesta a la inversión extranjera como estrategia para enfrentar la crisis económica generada por la pandemia del nuevo coronavirus y el recrudecimiento del bloqueo económico que impone Estados Unidos a la isla.

Con el propósito de insertar la economía nacional en el mercado global y mejorar la competitividad de sus productos, la nación caribeña lanzó recientemente una ventanilla única para el comercio exterior, plataforma en línea que se propone agilizar los procesos de importación y exportación para inversionistas locales y extranjeros.

El titular del Ministerio de Comercio Exterior e Inversión Extranjera (Mincex) de Cuba, Rodrigo Malmierca, expresó que la implementación de la ventanilla única permitirá atender mejor los procesos de registro, permisos y pagos de las empresas extranjeras.

“Después de manejar con éxito la crisis del coronavirus, el gobierno implementará una estrategia de desarrollo social y económico en el contexto de una crisis económica prolongada”, dijo Malmierca a la prensa durante la presentación de la ventanilla la semana pasada.

El funcionario ratificó que Cuba, aún en el contexto de la pandemia de la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19), no renunciará a la promoción del desarrollo social y económico, ni a la informatización de la sociedad.

Un hombre porta una mascarilla mientras camina frente a una pintura de una parada de autobús en el barrio El Vedado, en el municipio Plaza de la Revolución, en La Habana, capital de Cuba, el 10 de agosto de 2020. (Xinhua/Joaquín Hernández)

La ventanilla única se lanza justo cuando el gobierno de Estados Unidos aplica medidas sin precedentes contra Cuba, con el propósito de asfixiar la economía de la nación caribeña.

Entre las sanciones más importantes de Estados Unidos está la negativa a que cruceros estadounidenses toquen puertos cubanos, la imposición de límites a las remesas que los cubanoamericanos pueden enviar a sus familias y la prohibición a las aerolíneas estadounidenses de volar a las principales ciudades cubanas.

Al referirse a la hostilidad de la Casa Blanca, el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, sostuvo recientemente que Estados Unidos está molesto por la efectiva lucha antiepidémica de Cuba.

El mandatario cubano agregó que se adoptan además “nuevas medidas no solo para resistir, sino también para avanzar y desarrollar con éxito el país”.

Cuba importa en lo fundamental maquinaria, combustibles y tecnología, así como entre el 60 y el 80 por ciento de los alimentos que consume, según cifras oficiales.

“Tenemos que acostumbrarnos a vivir con menos importaciones y más exportaciones, promoviendo la producción nacional para satisfacer la demanda interna”, dijo el mandatario en la reunión del Consejo de Ministros en que se aprobó el Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta el 2030.

Entre las principales fuentes de divisas del país se encuentran los servicios médicos, el turismo, los productos biofarmacéuticos, el níquel, el ron y los puros cubanos, cuya producción siguió en aumento incluso en medio de la pandemia.

Cuba decidió también en octubre de 2019, reintroducir el uso del dólar y otras monedas internacionales en el comercio interno, al permitir que los ciudadanos compren con esas divisas productos importados como alimentos, artículos electrónicos o repuestos para automóviles.

Como parte de la estrategia socioeconómica de la isla para recuperar la economía de los efectos del nuevo coronavirus, el gobierno levantó además a principios de julio pasado el impuesto del 10 por ciento sobre dólares.

Cuba también ha ofrecido incentivos para atraer inversionistas a la Zona Especial de Desarrollo del Puerto del Mariel, a unos 45 kilómetros al oeste de La Habana, que está lista para jugar un papel destacado en el desarrollo del país con una zona franca y una terminal de contenedores.

Hasta el momento, 55 empresas de 21 países del mundo, entre ellos China, han sido aprobadas en Mariel.

La directora general de comercio exterior del Mincex, Vivian Herrera, dijo a Xinhua que la ventanilla única de comercio permitirá reducir la interacción física entre empresarios, dando paso a un entorno empresarial más favorable para el país.

“Cuba tiene la intención de impulsar la colaboración con importantes socios comerciales como China, que es un país muy distante geográficamente, y esta ventanilla acorta los tiempos para los tramites de futuros negocios”, señaló.

Los recientes proyectos para estimular la inversión extranjera en Cuba están amparados en la Ley de Inversión Extranjera que entró en vigor en 2014, en medio de las reformas económicas y sociales lideradas por el Partido Comunista.

A pesar de las garantías de esa ley, los inversionistas extranjeros interesados en hacer negocios con Cuba se tropiezan con obstáculos bancarios y financieros que impone la política del bloqueo estadounidense.

En un paso más en la escalada agresiva contra Cuba, la administración de EEUU promulgó en mayo del año pasado el Título III de la Ley Helms-Burton, otorgando a los ciudadanos estadounidenses el derecho de demandar a ciudadanos y empresas que inviertan en la isla.

Entre las empresas extranjeras que se han enfrentado a esas demandas se encuentra Melia Hotels International, una cadena española con casi tres décadas de presencia en Cuba.

El subdirector general de Meliá Hotels International en Cuba, Francisco Camps, dijo a Xinhua que la cadena hotelera europea está comprometida a seguir invirtiendo en la nación caribeña durante los próximos años a pesar de las presiones de Washington.

Imagen del 10 de agosto de 2020 de la playa El Mégano vacía, en el este de La Habana, capital de Cuba. (Xinhua/Joaquín Hernández)

“Queremos seguir expandiéndonos en la isla, y en 2021 esperamos abrir un nuevo y moderno hotel de cinco estrellas, que cumplirá con los protocolos de salud para prevenir la COVID-19”, explicó el empresario español.

Los proyectos de inversión extranjera en la isla cubren una gran variedad de áreas económicas y sociales, que van desde la construcción o las fuentes renovables de energía, hasta la extracción de petróleo y la producción de bienes de consumo.

Cada año, miles de empresarios y emprendedores llegan a Cuba para presentar sus proyectos en La Feria Internacional de La Habana que se realiza desde 1983, cuya edición de 2020 fue cancelada debido a la pandemia.

A su vez, la economista de la Empresa para la Gestión del Conocimiento y Tecnología, Teresa Lara, expresó a Xinhua que para alcanzar éxito en la inversión extranjera, Cuba necesita incorporar cada vez más las capacidades del emergente sector privado.

“Las empresas estatales, las empresas mixtas y el sector privado pueden trabajar juntos, compartir tecnología e innovar. La inversión extranjera puede mejorar el desarrollo local y funcionar como una importante fuente de empleo para miles de cubanos, incluidos los jóvenes”, precisó Lara.

Ver también

El G7 promete apoyar mecanismo de OMS para vacunas antiCovid-19

Londres/Prensa Latina El Grupo de los Siete (G7) se comprometió el miércoles aportar más fondos …