web analytics
Página de inicio » Rosa Cruz » CONCEPTO MÍSTICO ROSACRUZ DE DIOS

CONCEPTO MÍSTICO ROSACRUZ DE DIOS

Gabriel Gálvez Schriber, F.R.C. (No. 1)
Disputa entre la magia y la religión

¿Existe Dios? ¿Quién es Él? ¿Cómo es? ¿Dónde está?

Los más grandes pensadores de la historia de la Humanidad, en todos los tiempos, han intentado buscar una explicación de su posible existencia, de sus planes para con el hombre y sus castigos y recompensas.

¿Ha traído algún beneficio indagar tan a fondo sobre estos temas?

¿Qué concepto ha tenido el hombre de Él a través del tiempo y de las civilizaciones donde a menudo la religión y la magia se disputan el derecho de la Suprema Verdad?

El hombre ha caminado desde que es tal por estos dos caminos.

En la magia hay dos principios básicos. Uno, que lo semejante produce lo semejante, o un resultado o efecto se asemeja a su causa; segundo, que las cosas que han estado en contacto continuo afectándose mutuamente a distancia después que el contacto ha sido cortado.

Los hombres se sienten inclinados a buscar enlaces causales en el mundo externo de la experiencia. Cuando creen percibir la causa de algún fenómeno, algún suceso, tal causa parece prestarle un orden comprensivo a la experiencia, así también el salvaje, la mente primitiva, razona de lo conocido a lo desconocido. Trata de explicar lo no solucionado por medio de algo que le es conocido.

Así, entonces, vemos que los primeros hombres al ver un relámpago pensaban que alguien en el cielo ejecutaba una acción parecida a la que ellos hacían cuando creaban chispas para encender un fuego.

También tenemos el caso típico de aquellos muñecos de paja y tela que el mago clava con agujas en los lugares donde están localizados los órganos vitales. Él cree que hay una relación entre sus actos y el efecto que producirá en su enemigo, quien sufrirá alguna enfermedad y dolor en los lugares señalados por las agujas. O aquel “hueso de la muerte” en que el curandero de una tribu primitiva señala a un individuo con dicho hueso invocando al mismo tiempo las fuerzas de la Naturaleza para producir la muerte de esa persona.

La magia sigue viva

En general, la magia todavía prevalece en todo el mundo. Es un intento del hombre de invocar a la Naturaleza por coacción para que se obedezcan sus demandas. El hombre aspira a controlar las fuerzas ocultas, de manera que ellas ejecuten sus mandatos, sin importar el propósito que lo mueve.

¿Y qué es la religión?

Se puede decir en los términos más amplios y generales posibles, la vida religiosa consiste en la creencia de que existe un orden invisible y que nuestro bien supremo consiste en ajustarse a él armoniosamente.

Al principio, el hombre primitivo no hacía una clara distinción entre lo objetivo y lo subjetivo, y llegó a pensar que cada cosa tenía su espíritu interno o vida, como él. Así, por ejemplo, se creía que un arroyo tenía vida, lo mismo que las nubes y el viento. Esta creencia de que todas las cosas están vivas es una de las formas más tempranas de religión y se le llama “animismo”.

Hay dos elementos fundamentales en todas las religiones. Uno, es la creencia en poderes más elevados que el hombre: el segundo, es el intento del hombre de propiciar, es decir, tratar de apaciguar el poder trascendente que él cree existe.

En consecuencia, en la magia existe la creencia de que los dioses pueden ser obligados a hacer la voluntad del hombre. En la religión, sin embargo, el hombre hace apelación a la voluntad de Dios en su favor.

Hay dos formas de religión natural practicada por gente primitiva que dejó un impacto sobre las religiones más grandes del mundo. Una es la “adoración de la Naturaleza”. Por ejemplo, l veneración al Sol, las estrellas, el viento, la noche. Recordemos que los babilonios, sirios, caldeos y egipcios fueron grandes adoradores de los cuerpos celestiales desde donde surgió la astrología y, finalmente, la astronomía.

La otra forma de religión natural es la “adoración de los muertos”. Esta veneración se basó en la creencia de la inmortalidad de la consciencia humana, o el espíritu, o alma de los difuntos.

Ver también

REFLEXIONES SOBRE EL MISTICISMO

Delia Weber, S.R.C. (No. 2 y último) (De la Revista El Rosacruz, Enero de 1962) …

A %d blogueros les gusta esto: