web analytics
Página de inicio » Nacionales » Comunidades e Iglesia celebran al “más universal de los salvadoreños”
La comunidad católica en el país celebra este día el 102 aniversario del nacimiento en Ciudad Barrios, San Miguel, del profeta salvadoreño san Óscar Arnulfo Romero. Foto Diario Co Latino/Guillermo Martínez.

Comunidades e Iglesia celebran al “más universal de los salvadoreños”

Gloria Silvia Orellana
@GloriaCoLatino

San Óscar Arnulfo Romero nacido el 15 de agosto de 1917 en Ciudad Barrios, departamento de San Miguel, vivió una infancia junto a sus otros hermanos en un entorno acentuado por la sencillez, la humildad y el fervor a la Virgen María y Dios, como se afirma en datos biográficos. Valores morales que sumados a los votos sacerdotales de pobreza y obediencia, selló el destino del más universal de los salvadoreños.

En el aniversario de su natalicio, comunidades, organizaciones sociales e Iglesia prepararon una serie de actividades en honor a su memoria y legado a los derechos humanos, que prevalecen a casi cuarenta años de su asesinato en la Capilla del Hospitalito “Divina Providencia” el 24 de marzo de 1980.

“La Voz de los sin Voz”, como fue conocido en las vísperas del conflicto armado interno, que dejó la muerte de más 70,000 personas, así como otros miles de desaparecidos; fue asesinado por miembros de un escuadrón de la muerte que el Informe de la Comisión de la Verdad consigna en su página 155, fue respaldado por Roberto d’abuisson quien dio la orden del magnicidio.

La canonización de monseñor Romero llegó de la mano del papa Francisco I, quien también es el primer pontífice procedente de América Latina. Él fue el encargado de avalar el decreto entregado por la Congregación para las Causas de los Santos y elogió al ahora santo por su entrega a su pueblo, sin importarle la comodidad o riesgo de su vida.

“Es hermoso que junto a él y a los demás santos y santas de hoy se encuentre monseñor Romero, quien dejó la seguridad del mundo, incluso su propia incolumidad, para entregar su vida según el Evangelio cercano a los pobres y a su gente”, señaló en una homilía el 14 de octubre de 2018 en Roma, Italia.

Este día la Comunidad Monseñor Romero de la Cripta de Catedral realizará una serie de actividades enmarcadas en resaltar la vida del obispo Mártir, iniciando a las ocho de  la mañana con el canto de las “mañanitas” en su mausoleo y luego la visita del museo de monseñor Romero al interior de la cripta.

Posteriormente, habrá un espacio para dar testimonios, cantos y el sacerdote Roque Regalado tendrá a cargo la ponencia “La espiritualidad de monseñor Romero”, para luego culminar con la eucaristía a las cuatro de la tarde y compartir un pastel entre las comunidades por su cumpleaños.

Mientras el Arzobispado de San Salvador ofrecerá la santa misa en Catedral Metropolitana a las cinco de la tarde, y será presidida por el arzobispo José Luis Escobar Alas para concluir con las actividades. Las actividades se realizan en espera del primer aniversario de su canonización el próximo 14 de octubre.

Ver también

Recesión internacional podría golpear al país si no se toman medidas

Mirna Jiménez @DiarioCoLatino Economistas debatieron sobre los posibles efectos que pudiera tener en el país …

Un Comentario

  1. San Romero, encarnó el dolor del pueblo

    EGOISMO  Y  DOLOR

    Hay  buen  dolor,  y  mal  dolor. El  que  es  desgraciado  en  sí,  es  ciego,  y  no  recobrará  la  visión  mientras no  transporte  su  dolor  a  un  plano  más  alto  y  más  extenso. ¿De qué  viene  el egoísmo?  De  que  uno  es  demasiado  sensible  al  sufrimiento  personal;  de  que uno  sufre  por  su  propio  dolor.  El  que  ha  renunciado  a  su  yo,  el  que  se  ha desprendido  de  sí  mismo,  ya  no  puede  sufrir  sino  por  los  demás.  Cuanto  mas impersonal  sea  el  dolor,  cuanto  mas  abarque,  mas  puro  será,  y  menos  ceguera traerá  para  la  mente;  hasta  que  lleguemos  a  un  punto  en  que  nuestro  sufrir ya  no  será  el  nuestro,  sino  el  de  todos,  de  Todo;  y  entonces,  con  el  dolor vendrá  la  paz. Mas  aún,  este  dolor  impersonal  ha  de  ser  regido  por  nuestra  voluntad, a  fin  de  que  no  perturbe  nuestra  acción;  pues  si  nos  dejamos  dominar  por  él, ya  no  podremos  actuar.  Entonces,  hemos  de  considerar  el  sufrir  como  una disciplina  necesaria;  como  un  ejercicio  indispensable  para  ver  y  comprender la  vida  de  las  demás  criaturas.  A  cierta  hora,  en  ciertos  días,  asi  como  el  creyente  va  al  templo,  yo  me  internare  en  mi  corazón,  descolgare  el  cilicio  y  el ramal,  y  me  flagelare,  para  abrirle  a  mi  alma  los  ojos  empeñados.  Traeré  a mi  consideración  el  inmenso  dolor  de  la  vida:  de  los  hombres,  de  los  pájaros, de  los  reptiles,  de  las  plantas;  lloraré  por  los  malvados  y  por  los  buenos,  por los  humildes  y  por  los  soberbios,  por  las  víctimas  y  por  los  verdugos,  por  los miserables  y  por  los  opulentos,  por  los  que  saben  y  por  los  que  ignoran:  me anegaré  en  dolor,  me  saturaré  de  dolor,  y  cargaré  sobre  mis  hombros  la  cruz inmensa  del  vivir. Después,  guardaré  el  cilicio  y  las  espinas,  serenaré  mi  alma,  y  volveré a  la  vida,  y  sonreiré  a  la  vida,  para  que  mi  visión  sea  diáfana,  y  mi  voluntad libre,  pueda  inquirir  y  remediar… »

    Por Alberto Masferrer.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.