Página de inicio » Editorial » Ciudadanos con cultura y un gobierno cercano a la gente

Ciudadanos con cultura y un gobierno cercano a la gente

Desde hace un año, try illness cuando el presidente Salvador Sánchez Cerén fue investido con el cargo decidió no habitar la Residencia Presidencial, ask salve y en lugar de ello la convirtió en una Casa Abierta y de contemplación artística, prescription click donde, cada 15 días, se reúne para conversar con ciudadanos de sectores que históricamente fueron excluidos de los beneficios de las políticas públicas.

El más reciente encuentro en el recinto presidencial tuvo como protagonistas a más de una treintena de poetas salvadoreños de diferentes generaciones.

El evento no fue nada casual, tomando en cuenta que el pasado 14 de mayo se celebró, como cada año desde el 2013, el Día Nacional de la Poesía, en memoria de Roque Dalton, el más grande poeta salvadoreño.

Tampoco fue inusual porque, desde el inicio de su mandato, el presidente Sánchez Cerén se comprometió  con el desarrollo de la cultura en todos los ámbitos del país, e incluso aboga por la pronta aprobación de la Ley Nacional de Cultura y Arte, que está en estudio en el Congreso, y ha planteado la creación de un Ministerio de la Cultura.

Y es que una cosa es cierta, un país con ciudadanos educados e involucrados en el quehacer artístico y cultural son, dentro de la sociedad, agentes de transformación social y desarrollo humano.

Si desde mucho tiempo atrás en el país se le hubiera dado la importancia y apostado por el desarrollo y promoción de la cultura y el arte habrían más niños y jóvenes con pasión por un instrumento musical, por la lectura, las artes escénicas, por expresar en papel sus más profundos sentimientos, o trazar con pinceles su creatividad en lienzos, en lugar de usar su tiempo y mente para maquinar fechorías; ¿por qué?, porque la cultura crea valores en las personas.

Este gobierno ha dado luz verde a este tema, lo cual es aprovechado por los artistas, y en esta oportunidad por el gremio de poetas, quienes en su reciente diálogo con el presidente, le expresaron las necesidades para el desarrollo del sector.

Esto cae en la cuenta que, como ha dicho el mismo mandatario, “no se puede pensar en una cultura que se olvide de la verdad y la justicia social”.

En El Salvador nacieron dos personajes que, con sus palabras y escritos, despertaron en la población ese espíritu revolucionario, de querer transformar el país en un lugar de paz e igualdad de oportunidades: Monseñor Oscar Arnulfo Romero, próximamente beato, y el poeta Roque Dalton.

Sus memorias y legados siguen vivos, en gran parte por que han sido rescatados por los literatos nacionales.

Monseñor Romero convivió y vio el sufrimiento de los más desprotegidos y alzó su voz por ellos. Dalton, a través de su literatura, expuso los problemas sociales y políticos de aquel tiempo en el país.

No hay duda que si este gobierno tiene como referentes a estos personajes, le apuesta a la cultura, y continúa cercano y abierto a la gente,  se encamina en el rumbo indicado, y la población de los sectores olvidados tiene esperanza de un país con más oportunidades y, sobre todo, donde habite la paz.

Ver también

Bukele tendrá su batalla de Waterloo

El pasado 1 de junio, Nayib Bukele inauguró su dictadura. Ya en su periodo constitucional, …