web analytics
Página de inicio » Editorial » Capturas masivas, un castigo a los delincuentes y algo que decir el 1 de junio

Capturas masivas, un castigo a los delincuentes y algo que decir el 1 de junio

Como expresamos en el editorial anterior, nadie sabe, hasta la fecha, o por lo menos a la hora de escribir este editorial, qué hizo romper el diálogo o negociación entre el Gobierno y uno de los grupos “terroristas” que llevó, por un lado, a una alza histórica de homicidios al final de marzo pasado y, luego, a las capturas masivas como respuesta, amparado a un innecesario Régimen de Excepción, y mucho menos la amordaza a los periodistas.

Varias investigaciones periodísticas de los periódicos El FARO y FACTUM, entre otros, han demostrado, con evidencias fehacientes, incluidas investigaciones del ente fiscal, que sí hubo negociaciones desde antes de iniciar el Gobierno del presidente Nayib Bukele con los grupos delincuenciales, para disminuir los homicidios de 8 o 9, que había en el último años del gobierno del Presidente Salvador Sánchez Cerén, a 4 en el primer mes del gobierno de Bukele.

Y aunque el presidente Bukele lo presentó como un hecho inimaginable, gracias al Plan Control Territorial, muchos salvadoreños, sobre todo los analistas, no creyeron en ese “milagro”, y se comenzó a sospechar de la existencia de otra “tregua”.

Luego en las redes sociales aparecieron fotos de dos funcionarios del Gobierno reunidos con igual número de cabecillas de grupos delictivos. La BBC de Londres ha publicado, recientemente, dos sendos reportajes de una entrevista con miembros de un grupo delincuencial en el que acepta que “están en negociaciones”, este grupo, por cierto, no ha sido perseguido con toda la fuerza de la autoridad como lo han hecho con la otra, la responsable de los más de 80 homicidios de marzo.

Los salvadoreños, sobre todo, los que tienen uso de razón, no despegarán su interés de saber qué pasó o por qué uno de los grupos “terroristas” alzaron los homicidios, por qué una ley mordaza para que esos grupos no cuenten lo que pasó, entre otras preguntas. Lo que sí está claro hasta el momento es que tras el rompimiento del trato, evidenciado con los 80 homicidios, el presidente Bukele lanzó la “guerra contra las pandillas”, y ordenó la captura de “todos”.

No sabemos si capturarán a todos, pues de acuerdo con informes policiales, hay cerca de 80 mil pandilleros activos entre los tres grupos o facciones. Además, hay entre tres y cinco miembros “de base” o la base social de estos grupos, según la misma autoridad.

Hasta hoy, por lo menos hasta la hora de escribir este editorial, 28,500 capturados, aunque hay muchas denuncias que muchos de esos no son delincuentes, según los familiares.

Y la Fiscalía General y los Juzgados masivamente decretan la detención de los capturados. Es decir, de aquí a junio, el presidente Bukele tiene garantizados 44 mil capturados, con los 16 mil que ya guardan prisión desde tiempos atrás.

Estas capturas masivas, sin lugar a duda, serán el principal logro que Bukele presentará el primero de junio próximo, al cumplir su tercer año de gobierno, y gracias a su capacidad comunicativa y propagandística, hará creer a los salvadoreños que el tema de las pandillas terminó en El Salvador, y la gente aplaudirá. Sobre todo, aquellos salvadoreños que viven en comunidades de alta vulnerabilidad, donde el jefe de la pandilla hacía el trabajo del alcalde, de la policía y hasta de salud, pues eran ellos los que tenían el control territorial, a pesar del plan del gobierno, propietario nada más del nombre.

Y hay que decirlo, la gente que vive en esos lugares de alta vulnerabilidad se ha tomado en serio la guerra contra las pandillas del gobierno, pues hasta delataban las casas o donde se escondían reconocidos pandilleros.

Lo que no sabe nadie es si en realidad el gobierno condenará a 30 o 45 años de prisión a todos los capturados, o si después del uno de junio comenzará a poner en libertad masivamente a los capturados y poner en bartolina solo aquellos que rompieron el paco y los responsables del asesinato de los 80 salvadoreños de finales de marzo.

De lo contrario, el gobierno tendrá que decir, el uno de junio, de dónde sacará los 60 mil dólares diarios que necesitará para darle un plato de comida diario a los 44 mil capturados hasta hoy, o los dos millones de dólares al mes, aproximadamente. En fin, hay tantas dudas que vienen a futuro, sin dejar de pensar en las del pasado, arriba establecidas. Ojalá y no termine en que todo, incluidos los muertos, sean otra performance construida en el mundo de la virtualidad del líder “más cool del mundo”.

Ver también

La PNC debe apegarse a su ley, pero sobre todo a la Constitución

El inciso tercero del artículo 159 de la Constitución de la República reza: “La Defensa …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.