web analytics
lunes , 11 diciembre 2017
Inicio » Nacionales » “Y perezca primero la patria que humillarse sin brío ni honor…” La guerra centroamericana contra los filibusteros.

“Y perezca primero la patria que humillarse sin brío ni honor…” La guerra centroamericana contra los filibusteros.

Ramón D. Rivas*

Ramón D. Rivas*

Ramón D. Rivas*

Carlos Pérez Pineda, purchase cialis recientemente presentó en el Museo Nacional de Antropología “Dr. David J. Guzmán”, healing un interesante libro que se titula…  “Y perezca primero la patria que humillarse sin brío ni honor…”La guerra centroamericana contra los filibusteros. El aporte que hoy nos hace el autor sobre la Guerra Nacional librada contra los filibusteros en Nicaragua, health nos permite analizar con detalle, las causas que produjeron el conflicto centroamericano, los momentos que se vivían en esos años en el istmo y los verdaderos intereses políticos, económicos y sociales que predominaron en el siglo XIX. En sus cinco capítulos, el libro presenta aspectos importantes de la cultura y la política de ese siglo: la invención de la identidad salvadoreña, las memorias históricas de la guerra, las finanzas y la construcción del Estado, el temor al imperialismo estadounidense en el país y la región, así como la vida cotidiana de los salvadoreños, entre otros.  Además, el libro ha sido escrito por Pineda desde una perspectiva centroamericana, recurriendo a una diversidad de fuentes bibliográficas para entregar al país, una visión más estructurada sobre los temas que entusiasman a los historiadores: el militarismo, historia de las relaciones centroamericanas y los orígenes del Estado. Tres razones de peso, que a mi juicio, deben ser consideradas por el lector antes de leer el libro: La primera razón es que a través de este libro, podemos observar la construcción del Estado-Nacional salvadoreño a mediados del siglo XIX. Los Estados-nacionales en América Latina no solo se construyeron con base en monumentos, himnos, emblemas y símbolos. Lo hicieron también por medio de las guerras, pues éstas fomentaron un espíritu patriótico entre los habitantes de un territorio, generando lazos de identidad en oposición a enemigos reales o inventados. Las guerras fueron así, a lo largo del siglo XIX, en coyunturas muy comunes en la vida cotidiana centroamericana y, además, en situaciones que moldearon la edificación de un poder central frente a poderes paralelos, llámese pueblos, municipalidades, Iglesia, etc. No está demás decir que un libro como este, ayudará a repensar en la vertebración de una cultura política en el país y cómo esta sigue impactando en la vida nacional: ¿qué prevalece más, la negociación o el sometimiento?  La segunda razón por la cual se debe leer este libro es porque nos señala que la violencia, en todas sus formas y manifestaciones, no es algo nuevo. Más bien, es un fenómeno social e históricamente construido. A lo largo del siglo XIX, las guerras fueron, a juicio de muchos políticos e ideólogos centroamericanos, el camino más fácil y expedito para resolver conflictos internos, conflictos con los vecinos, pugnas entre facciones o partidos, sometimiento a pueblos rebeldes, entre otros argumentos. La guerra, como una de las manifestaciones de la violencia, se impuso, a tal punto que era obligación de todo hombre mayor de edad, prestar su servicio militar para obtener su carta de ciudadanía; era invocada como “santa” desde palcos presidenciales, tribunas universitarias y púlpitos. Asimismo, fue considerada como una forma natural como el género humano podía seguir en la línea de la supervivencia evolutiva. La cultura de la sangre, del heroísmo, del sacrificio en el campo de batalla por los ideales de un Estado o una Nación fueron discursos comunes en El Salvador del siglo XIX. Sin embargo, sus precios no fueron ponderados lo suficiente y miles de habitantes perdieron la vida en los campos de batalla, dejando huérfanos, viudas y campos sin producción.

Este libro, entonces, debe llevarnos a repensar en la actualidad, en los costos de la violencia y la guerra como medios para solucionar los conflictos que cotidianamente nos aquejan. Y por último, esta investigación es de suma importancia porque ofrece al lector la perspectiva del aspecto central en la vida social, política y económica de Centroamérica y del país. Se trata de la influencia de los Estados Unidos de América. El libro trata de cómo, guiados por la doctrina del Destino Manifiesto, la cual declaraba que la Providencia Divina había destinado al país del Norte como gendarme (protector) del continente americano, un grupo de hombres se aventuraron a invadir Nicaragua, invitados por políticos de ese Estado. La presencia manifiesta y virtual del vecino del Norte ha sido una constante a lo largo de nuestra vida republicana. Desde injerencias políticas o ayudas militares hasta el impacto cultural, tecnológico y económico que ha ejercido sobre el país. A nadie escapa que el fenómeno migratorio hacia los Estados Unidos ha venido a desencadenar un conjunto de comportamientos y formas de entender nuestra realidad de modos muy novedosos. Y aunque el libro destaca aspectos de carácter militar, es decir, del enfrentamiento armado entre las fuerzas centroamericanas en contra de los invasores estadounidenses bajo el mando de William Walker, nos deja la reflexión  de cómo nuestra cultura continúa constantemente cambiando a partir de la recepción, asimilación y expresión de  influjos de diversa índole del coloso del Norte.    De eso se trata, queremos que en los próximos cinco años la DPI y el equipo de investigadores se conviertan en un tanque de pensamiento, para que la investigación y el diseño de pautas y directrices de pensamiento favorezcan y apoyen a la academia y al gobierno mismo, a fin de apoyar al fortalecimiento de nuestra democracia, la cual debe estar basada en el respeto y conocimiento de nuestro pasado. “Y perezca primero la patria que humillarse sin brío ni honor…”, la guerra centroamericana contra los filibusteros. En buena hora un importante documento que viene no solo a engrandecer nuestra bibliografía nacional sino que a la vez servirá de consulta para los investigadores nacionales y extranjeros para profundizar en un tema poco escudriñado en la historia centroamericana.

*Secretario de Cultura de la Presidencia

A %d blogueros les gusta esto: