web analytics
domingo , 24 septiembre 2017
Inicio » Opiniones » Responsabilidad mediática

Responsabilidad mediática

@arpassv

La Dirección de Espectáculos Públicos, tadalafil Radio y Televisión del Ministerio de Gobernación impulsa una campaña que busca concientizar a los padres y madres de familia sobre el cuido de lo que sus hijos e hijas ven y escuchan en los medios de comunicación.

La campaña es oportuna, medicine ya que recuerda a los padres y madres su responsabilidad en la educación de sus hijos e hijas en casa; pero es insuficiente debido a que también los medios tienen la obligación de no difundir contenidos que atenten contra la salud mental de la niñez, promuevan antivalores, sean violentos o menoscaben la dignidad de las personas.

Por eso la campaña debería también promover la autorregulación de los medios a través de los códigos de ética y la figura del ombudsman, que son mecanismos de contraloría social de los medios orientados a promover las buenas prácticas mediáticas y nada tienen que ver con control o censura.

Los códigos de ética son elaborados y aplicados por los mismos medios, que los hacen públicos para que la población los evalúe a partir de los parámetros éticos que asumen; y el ombudsman o defensor del público tiene el mismo rol de verificar que los medios cumplan sus códigos éticos y hacer recomendaciones sobre buenas prácticas mediáticas.

En el país los grandes medios privados, respaldados por gremiales como ASDER y AMPES, se cierran a cualquier mecanismo de autorregulación; y cuando dicen que ya se autorregulan, asumen la autorregulación como ausencia de regulaciones y no como regulaciones establecidas por los mismos regulados, en este caso los medios de comunicación.

Lo mismo dicen sobre el derecho de rectificación y respuesta. Un sesudo entrevistador de televisión decía que no era necesaria la Ley de Rectificación y Respuesta porque ya los medios incluyen todas las opiniones sobre los hechos, confundiendo garrafalmente el ejercicio del derecho de rectificación y respuesta con el equilibro de fuentes en la labor periodística.

Por tanto, la campaña de la Dirección de Espectáculos Públicos, Radio y Televisión debería proponer también la autorregulación de los medios a través de códigos éticos y el ombudsman. Es incorrecto que los medios en su afán de lucro transmitan mensajes dañinos, y que se “laven las manos” dejando sólo a los padres y madres de familia la responsabilidad por lo que sus hijos e hijas escuchan y ven.

Un comentario

  1. Juan Leonardo Alvarenga

    La única regulación en la prensa mercantil es el dinero. Solo el la acumulación del dinero hace de estos ganster del periodismo autorregularse, de allí, todo tiene que ser libertinaje para sus intereses
    Cuando se refieren a la libertad de prensa, la visión de los comerciantes de prensa es la acumulación de capital..

A %d blogueros les gusta esto: