web analytics
jueves , 14 diciembre 2017
Inicio » Deportes » Milán o fracaso: el «destino muniqués» de Guardiola
Milán o fracaso: el «destino muniqués» de Guardiola
Josep Guardiola, técnico del Bayern Múnich. Foto Diario Co Latino

Milán o fracaso: el «destino muniqués» de Guardiola

Múnich/dpa

Injusto o no, remedy con Josep Guardiola no hay término medio. O todo o nada. O gana la Liga de Campeones en Milán el 28 de mayo o su paso por Múnich será calificado como un fracaso. Da igual si cierra sus tres años en el Bayern con tres Bundesligas y dos Copas alemanas, clinic para el técnico español sólo hay un camino.

“Sé que si no gano dirán que el trabajo no está completo. No me queda otra que aceptarlo”, physician dijo el catalán en la rueda de prensa previa al partido de ida de las semifinales de la Champions en el estadio Vicente Calderón, antes de perder 1-0 con un Atlético de Madrid que puede arrasar mañana con lo que el semanario “Der Spiegel” describió como “el destino muniqués” de Guardiola.

No era la primera vez que lo decía. Antes de medirse al Benfica en Lisboa en cuartos lanzó el mismo mensaje, un mensaje de resignación pero también de reproche a quienes exigen de él únicamente levantar la sexta Copa de Europa para los alemanes.

Mañana no se juega en el Allianz Arena la final de la Liga de Campeones, pero por la cara de preocupación que pone cada fan bávaro cada vez que se le pregunta por el Atlético de Madrid, el partido se presenta como una prueba que puede marcar el recuerdo del entrenador estrella en Alemania.

En los dos años anteriores, el Bayern de Guardiola cayó en semifinales, en ambos casos zarandeado por equipos españoles: el Real Madrid en 2014 y el Barcelona en 2015. Ahora se mide a su reverso. El estilo de pase corto y posesión del balón que define al técnico español deberá tumbar a la mejor defensa del mundo, inexpugnable desde hace seis partidos.

Es, pues, el definitivo desafío táctico para el catalán de 45 años, que a final de mayo dejará el Bayern para llevar su idea del fútbol al Manchester City. El cambio de aires, anunciado en diciembre, no cayó demasiado bien en la conservadora capital de Baviera, donde el Bayern es una institución identificada con los valores tradicionales de la región, muy lejos de los petrodólares que representa el City.

Transformar el juego del equipo y hacerlo justo después de que Jupp Heynckes lograra el triplete, consumió mucha energía de Guardiola, que encontró la simpatía del jefe del club, Karl-Heinz Rummenigge, pero también fuertes resistencias en figuras clave como la del presidente de honor, Franz Beckenbauer.

“Terminarán jugando como el Barcelona, que uno ya no puede ver porque cuando llegan a la línea de gol vuelven a pasar la pelota hacia atrás”, disparó en 2014 el gran ídolo del fútbol alemán.

El técnico español calificó hoy de “contracultural” su trabajo en el Bayern, donde trató de inculcar su filosofía de toque y control en el corazón mismo del vertiginoso fútbol germano. “No siempre jugamos como había soñado. Eso necesita tiempo”, admitió. “Pero si dejamos a los jugadores otra manera distinta de ver el fútbol, ya mereció la pena venir”.

Guardiola libró y ganó batallas internas -como la que acabó con la salida del médico Hans-Wilhelm Müller-Wohlfahrt- pero tiene muchos críticos que esperan su derrota en Champions para caerle encima. “El Bayern con miedo al Atlético”, tituló hoy el diario de masas “Bild”, uno de lo más beligerantes con el técnico.

Guardiola halagó al gigante alemán eligiéndolo entre todos sus pretendientes tras un año sabático en Nueva York, después de su brillante etapa en el Barcelona.

Sin embargo, no consiguió hacerse un hueco en el corazón bávaro. No abrazó el estilo abierto del club, hizo subir la verja del campo de entrenamiento y guardó distancias con fans y prensa. Su obsesión fue dejar una huella en el juego, pero en Múnich, como en todos los clubes grandes, lo más importante son los títulos, y hace tiempo que la liga no es suficiente.

“En caso de perder en semifinales, seguro que se dirá que fracasó en el Bayern”, escribió “Der Spiegel”. “Por supuesto es una tontería, pero ese es el destino muniqués de Guardiola”.

A %d blogueros les gusta esto: