web analytics
viernes , 15 diciembre 2017
Inicio » Ocurrencias » La salvación del gordo y el flaco

La salvación del gordo y el flaco

Nelson López*

Años después…

En aquel desolado local oscuro como la noche en que parió la tunca, doctor entre muebles desvencijados y polvosos, cialis que mejor era no sacudirlos… se divisaba al fondo una bola humana sobre un taburete con estilo de trono, y empinándose una pacha de guaro.

De pronto a paso lento una silueta alta y delgada con un recorte de pelo estilo comics (Calvin y Hobbes) se desplazó hacia el trono y gritó – gordo ¿sos vos? aquí vengo para explicarte que no estoy tratando de joderte ni joderme yo. De todas maneras ya nadie se acuerda del video aquel que nos…

– ¡auuuudiooooo! – grito en tono de aullido, la gran bola sentada mientras lanzaba con furia el envase de vidrio que se hacía añicos contra el suelo de cemento.

– si, si, si, audio audio, audio – replicaba el flaco totalmente desconcertado como presentador de TV reprendido por confundir video con audio. Con paso lento y temeroso se fue acercando al territorio del ebrio y luego del error cometido le habló tratando de apaciguar las aguas que no tienen nada que ver con ¡date agua! Ni mucho menos con las aguas lluvias que nos quieren dar de beber algunos diputados con tal de que no les falte la coca, y que por eso no quieren aprobar la Ley del Agua.

– Yaaaa noooo habléeees deee laaa miiisma mier… piiiii – dijo balbuceando la enorme bola de cebo diluido con alcohol… y continuó haciendo ver al flaco que deberían estar contentos que a toda la gente ya se le olvidó el video de la negociación con las pandillas para ganar las elecciones con los votos de todas sus clicas a favor del partido.

– Mira gordo no te enojes por eso, la verdad es que estos locutores siempre me preguntan lo mismo y la verdad es que no puedo ocultar las reuniones y si me pongo tonto contra los muchachos a los dos nos van a dar en la neca y no sería justo después de que tanto hemos luchado por lograr esta unidad-.

– Nooooo flaaacooo tooontooo yoooo nooo teeeengo mieeedo y vooos no me lo vaaassss a meeeteeer-

dijo entre alterado y con poses de sabio el munícipe con más de diez dedos de frente quien siguió reclamando porque el flaco, después de que todo mundo está abatido por el cambio climático, la falta de agua, y por todo el desmadre de los Panamá Papers, – seeeeguíiiis hablaaaandooo de los mismo flaaacoo pend…-

– Mirá gordo es necesario defendernos y hacer ver que nosotros seguimos apoyando el diálogo con esos seres humanos que son los pandilleros, y que nosotros dos, el gordo y el flaco, somos seres pensantes y que creemos en la paz a través de las negociaciones y sigo diciendo que nosotros no tenemos nada que ver con eso que dicen de que somos mareros y que tenemos clicas en Apopa ¡es de parar eso!-

– A miiii noooo meeee vaaas a tooomaaar el peeelo – dijo de nuevo el pelón sentado en su trono oloroso a orines y alcohol.

– No mi gordo yo no quiero hacer eso lo que quiero es que me comprendas que la situación para mi es difícil y yo tengo que hablar de esto porque si no digo nada después acordate que no solo hay un vid… perdón audio, sino que son un montón que ya los han de tener bien custodiados para jodernos y por eso te juro que todo ha sido con buena intención y te voy a pedir que ya no nos reunamos aquí porque a mi me da miedo este lugar- el flaco calló y de pronto se escuchó en aquel acústico galerón un feroz ronquido… el flaco se quedó cuidándolo…

A %d blogueros les gusta esto: