web analytics
Sábado , 22 Julio 2017
Inicio » Articulos » LA FUERZA DE LA PALABRA Y EL PERDÓN (1) Jorge Roble Jofre, F.R.C.

LA FUERZA DE LA PALABRA Y EL PERDÓN (1) Jorge Roble Jofre, F.R.C.

ANTIGUA Y MISTICA ORDEN ROSAE CRUCIS, remedy AMORC

En el ejercicio de nuestras vidas hacemos un camino Extenso de aprendizaje. Una actividad de vital importancia en este desarrollo, capsule es el pensamiento. Cada vez que traducimos los pensamientos, look con los mecanismos de las cuerdas vocales, más el aire impulsado por los pulmones, los transformamos en vibraciones y sonidos; estos sonidos toman forma de palabra y cuando a estas palabras les agregamos emociones, como rabia, odios, venganza y se las enviamos a seres humanos o a seres del reino animal o vegetal, estamos prendiendo el detonador de una de las bombas más silenciosas y letales que podamos producir.

L energía que viaja desde nuestro ser hasta el otro ser, deja un registro cargado de materia física, tangible. No hace mucho tiempo, culturalmente la palabra tenía fuerza de ley, los compromisos tomados por nuestros ancestros se sellaban con un apretón de manos, así fuera un compromiso de compra, respeto, amor; la palabra no se quebrantaba, se cumplía.

La fuerza de la palabra la vemos en las oraciones, súplicas, invocaciones, declaraciones de amor, etc. hay palabras conocidas y que tienen la fuerza del tiempo, al ser repetidas una y otra vez por la Humanidad, palabras cargadas de misterios de amor de vida.

 

Una palabra puede cambiar el mundo de un ser

Una palabra de cariño lleva en sí una idea, un concepto, una energía, que puede cambiar el mundo de un ser.  Conocidos son aquellos oradores que con la fuerza de la palabra, han cambiado el rumbo de nuestra historia. Grandes seres de la historia mística: Moisés, Jesús, Buda y otros luchadores como Gandhi, apuestan a la fuerza de la palabra y el perdón. Gandhi dijo cierta vez: “No dejes que se muera el Sol sin que hayan muerto tus rencores”. Martin Luther King comentó: “Si ayudo a una sola persona a tener esperanza, no habré vivido en vano”. Ellos utilizan la palabra como herramienta en el proceso de mostrar sus verdades.

Muchas veces juramos, realizamos oraciones, sin saber el real fin de aquellas ´palabras y adquirimos compromisos que trascienden el tiempo y el espacio. Me refiero a ciertos rituales o pactos que realizamos en la vida cotidiana. Uno de los más conocidos es el que realizan los enamorados. Son pactos que no pierden vigencia en la vida planetaria y nos llevan a reencuentros forzados por aquellas energías amarradas a una idea equívoca de amor.

La historia de la Humanidad está llena de hechos de violencia, que encarnan mucho dolor. Las guerras, las  disputas entre tribus por territorios, llevan en sí mucha fuerza.  La palabra ha juzgado u rol muy importante en todo esto. Entonces, la conocida Ley del Karma juega un rol fundamental  al restablecer los equilibrios necesarios en el Cosmos y lo seguirá haciendo hasta que aprendamos y reconozcamos los hechos.

¿Cómo se materializan las palabras emitidas? Esta es una muy buena pregunta.

Cuando tomamos la forma de un nuevo cuerpo para vivir la experiencia que nos corresponde en este período, nuestro ser adquiere primero la forma física, luego se adhieren los cuerpos etéreo, emocional y mental. A una edad establecida por el Cósmico tenemos todos los elementos para enfrentar el camino y el libre albedrío que nos permite tomar el camino: el ancho, el angosto, el más largo, el más corto.

(continuará)

A %d blogueros les gusta esto: