web analytics
lunes , 25 septiembre 2017
Inicio » Deportes » Golpe de nocaut
Golpe de nocaut
Un jugador mexicano festeja uno de los seis goles que le endosaron a El Salvador. Foto Diario Co Latino/ CONCACAF

Golpe de nocaut

Santiago Leiva
@Santileij

La sub 20 salvadoreña sufrió un golpe de nocaut, un 6-1 ante la potente selección mexicana que dejó, virtualmente, firmado su boleto a la Copa del Mundo Corea del Sur, y muy lejos del sueño mundialista a los pupilos del cafetero Eduardo Lara.

México no mostró un fútbol arrollador en tenencia y traslado de pelota, pero si una almádana para derribar la defensa cuscatleca y sobre todo mucha puntería de frente al marco.

Apenas diez minutos aguantó la Azulita con el marcador en cero, tiempo que el cuadro azteca necesitó para calibrar y ajustar la mirilla de su rifle y celebrar. Justo al ´10, un balón quedó en los botines de Uriel Antuna y este sacó un remate pegado al poste derecho lo que hizo inútil la estirada del portero Mario Martínez.

El gol desestabilizó los nervios de la zaga cuscatleca y solo cinco minutos después se quedaron como estatuas ante el cabezazo de Antuna que gritó por todo lo alto del 2-0. Todavía con el asombro riéndoles en la cara, al ´17, el salvadoreño Walter Chiguila desvió una pelota hacia su propia portería y convirtió el 3-0 favorable a los aztecas.

Tocado en su orgullo el representativo salvadoreño intentó reaccionar y jugar de tú a tú, pero era una tarde-noche aciaga, hasta su capitán perdió el rumbo. Al ´30, Roberto Domínguez se paró frente al pórtico mexicano, pero no pudo vencer al portero José Hernández que voló para evitar el descuento.

El fallo se pagó caro porque tres minutos después Eduardo Aguirre aprovechó un centro para barrerse entre los defensas y mandar la pelota al fondo de la red. Era el 4-0, un marcador lapidario y con apelativos mayúsculos.

Para fortuna de la Azulita se bajó el telón de primer tiempo y tuvo la chance para ventilarse la calentura y la golpiza de los primeros 45 minutos.

En la etapa de complemento, México le bajó revoluciones a su maquinaria, le cedió el espacio y el balón al representativo salvadoreño y se quedó a especular con el contragolpe. Así, tuvo un poco más de posesión de pelota el equipo cuscatleco, pero no tuvo la capacidad para hacer daño.

Fernando Castillo, con un gol de peso pesado, intentó maquillar el resultado, pero ni eso se pudo porque los aztecas volvieron a pegar por partida doble.

La anotación azul llegó al ´63 en un cobro espectacular de tiro libre, pero el efímero festejo se acabó al ´77, cuando Ronaldo Cisneros de penalti lograba la manita azteca, es decir el 5-1.

Y quien abrió la cuenta también se encargó de cerrarla. Antuna volvió a parecer al ´88 para decretar el 6-1 definitivo, un resultado que realmente volvió el sueño mundialista en pesadilla.

A El Salvador le queda jugar ante Estados Unidos, pero no solo necesita ganar sino hacerlo con goleada, de lo contrario el sueño mundialista se quedará nada más en eso.

A %d blogueros les gusta esto: