web analytics
lunes , 18 diciembre 2017
Inicio » Internacionales » Francia y Alemania piden a Rusia que evite violencia en Ucrania

Francia y Alemania piden a Rusia que evite violencia en Ucrania

Por Béatrice Le Bohec y Michel Viatteau
Kiev/AFP

Rusia, stuff Ucrania, Francia y Alemania llevan a cabo este lunes consultas telefónicas para prolongar el alto el fuego entre el gobierno ucraniano y los separatistas prorrusos del este del país, que vence a las 19H00 GMT.

“La decisión sobre la prolongación de la operación antiterrorista será tomada antes de las 22H00 (19H00 GMT)”, afirmó en Kiev el portavoz del Consejo Nacional de Seguridad, Andrei Lysenko, según la agencia Interfax-Ucrania.

Angela Merkel, Vladimir Putin, Petro Poroshenko y François Hollande llevarán a cabo otra teleconferencia este lunes, a una hora que no ha sido precisada, después de haber discutido la situación durante dos horas el domingo.

La canciller alemana y el mandatario francés aprovecharon esa ocasión para pedir nuevamente al presidente ruso que se esfuerce en calmar los ánimos en el este separatista prorruso.

A pesar de que Estados Unidos y la Unión Europea (UE) amenazan a Rusia con sanciones económicas, Putin es partidario de una prolongación del alto el fuego.

Sin embargo, en Ucrania, la opinión pública y los medios de comunicación son favorables al levantamiento del alto el fuego y de una operación militar para recuperar el control de los bastiones separatistas y de la frontera con Rusia.

Moscú pide investigación sobre muerte de periodista ruso

El domingo, Hollande y Merkel abogaron en favor de que Ucrania y Rusia se esfuercen en instaurar un mecanismo de verificación, bajo la égida de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), del alto el fuego y del control efectivo de la frontera, que sean colocados nuevamente bajo el control de las autoridades ucranianas los tres puestos fronterizos tomados por los separatistas, y por la apertura de negociaciones sobre la aplicación de paz del presidente Poroshenko.

Por su parte, la asamblea parlamentaria de la OSCE votó por unanimidad el lunes en favor de una propuesta rusa de crear un “grupo de contacto parlamentario internacional” sobre la crisis.

Las negociaciones telefónicas de las cuatro partes fueron decididas el viernes en Bruselas, cuando el presidente ucraniano pro occidental firmó un histórico acuerdo de asociación con la UE que provocó la cólera de Rusia.

Desde el comienzo de una operación militar en el este ucraniano el 13 de abril para reprimir la insurrección separatista, más de 450 personas murieron y decenas de miles escaparon de la región industrial de lengua rusa del Donbass. Algunas se dirigieron a Rusia, y otros al centro y al oeste de Ucrania.

La fragilidad del alto el fuego fue puesta en evidencia el domingo, cuando un periodista de la televisión pública rusa fue asesinado a balazos en la región de Donetsk. Moscú pidió a las autoridades ucranianas “una investigación objetiva” sobre los disparos, que aparentemente procedían de las posiciones de los militares ucranianos.

Moscú, acusado por los occidentales de armar a los rebeldes, afirmó que apoya el alto el fuego y el plan de paz de Kiev, y pidió que los derechos de los habitantes de lengua rusa sean respetados y que se inicie un “amplio” diálogo con los insurgentes.

Sin embargo, todavía falta mucho para aplicar un plan de paz entre Kiev y los rebeldes, que reivindicaron su independencia en dos regiones, creando las “repúblicas populares” de Donetsk y Lugansk.

El alto el fuego decretado por Kiev el 20 de junio estaba destinado a proponer a los rebeldes que no cometieron “ni asesinatos ni torturas” un plan de paz de 15 puntos, y a salvaguardar la integridad territorial de Ucrania, pocos meses después de la incorporación de Crimea a Rusia.

A %d blogueros les gusta esto: