web analytics
Miércoles , 20 Septiembre 2017
Inicio » Deportes » Costa Rica y Campbell sorprenden a un Uruguay sin alma ni Suárez
Costa Rica y Campbell sorprenden a un Uruguay sin alma ni Suárez

Costa Rica y Campbell sorprenden a un Uruguay sin alma ni Suárez

Fortaleza/Brasil/dpa

Costa Rica sorprendió hoy por 3-1 a Uruguay en el partido inaugural del Grupo D del Mundial 2014, duelo en el que no estuvo el lesionado Luis Suárez y que en cambio consagró a un delantero hasta ahora desconocido en el primer mundo futbolístico: el costarricense Joel Campbell.

Campbell fue el artífice del histórico triunfo de Costa Rica, que hace recordar su debut triunfal en el Mundial de 1990, 1-0 ante Escocia.

El delantero del Olympiakos de Grecia convirtió el empate parcial en el minuto 54′, mientras que el defensor Oscar Duarte marcó de cabeza el 2-1 en el ’58 y Marcos Urena selló el resultado final en el ’84.

Uruguay, que se había puesto en ventaja en el ’23 a través de un penal convertido por Edinson Cavani, terminó el partido con diez jugadores por la expulsión de Maximiliano Pereira en el minuto ’94.

El equipo de Oscar Tabárez quedó con el futuro seriamente comprometido en un Mundial en el que defiende el cuarto puesto conseguido en Sudáfrica 2010. La “celeste” tendrá que vencer en sus próximos partidos a Inglaterra, el jueves 19, y a Italia, el martes 24.

Suárez, el delantero del Liverpool y máximo goleador de la última liga inglesa, fue operado de la rodilla izquierda el 21 de mayo. Hoy hizo ejercicios físicos al costado del campo de juego durante el segundo tiempo, cuando Uruguay ya estaba en desventaja. Sin embargo, el entrenador, Oscar Tabárez, nunca designó su ingreso.

Ante 58.679 espectadores en el estadio Castelao de Fortaleza y en un clima sofocante, con 30 grados y 58 por ciento de humedad, Costa Rica terminó recibiendo el “olé, olé” entonado por el público brasileño.

Uruguay comenzó a sentirse incómodo desde el comienzo. Acostumbrada a ser una selección que juega al contraataque, esta vez la “Celeste” debía salir a buscar el triunfo. Lo obligaban su historia y su necesidad de ganar el partido en apariencia más fácil.

En ese rol poco acostumbrado, Uruguay intentó ser paciente contra un rival que acumuló cinco defensores y apostó a la habitual receta uruguaya, la salida rápida. La primera situación de gol, a los ’14, terminó en la red del portero de Costa Rica, Keylor Navas, aunque el gol de Diego Godín fue anulado por posición adelantada.

El negocio de Uruguay estaba por la izquierda, en especial por las subidas de Martín Cáceres y la participación de Cristian Rodríguez. Y justamente desde ese sector llegó el tiro libre que terminó con el penal de Junior Díaz sobre Diego Lugano, una falta bien cobrada por el árbitro alemán Feliz Brych, que Cavani transformó en el 1-0.

El gol desestabilizó el plan original de Costa Rica, que en desventaja dejó atrás su cautela e intentó llegar hasta Muslera. El partido entonces ganó en intensidad, pese al calor, y los dos equipos tuvieron llegadas, en especial la selección centroamericana.

En el minuto 26, un zurdazo de Campbell desde 35 metros pasó a centímetros del arco de Muslera, mientras que a los 30 un intento de Giancarlo González dentro del área chica rebotó en Godín y terminó en el lado externo de la red. El portero uruguayo pasó un tercer susto seguido cuando salió mal y González no conectó por poco.

A Uruguay, un equipo más intenso que lucido, le faltó la creatividad que debía aportar Diego Forlán, que esta vez no actuó como delantero, sino abocado a la formación de juego. El delantero del Cerezo Osaka, elegido en Sudáfrica 2010 como el mejor jugador del torneo, casi convierte el 2-0 en el minuto 43, pero el buen arquero costarricense envió el balón sobre el travesaño.

Costa Rica no se desesperó por la desventaja parcial y en el segundo tiempo siguió apostando a la potencia de su mejor jugador, Campbell, que durante toda la tarde puso en aprietos a Lugano y Godín. El empate era cuestión de tiempo, solo que Muslera lo retrasó algunos minutos con una estupenda atajada ante Duarte.

Tantas situaciones de gol desperdiciadas eran un llamado de atención para Uruguay y en el minuto 54 llegó la justicia. Fue cuando Campbell conectó un zurdazo y dejó mirando a Muslera, que no pudo impedir el 1-1.

Cuatro minutos después, en el ’58, Costa Rica consiguió lo sorprendente pero merecido: ponerse en ventaja. Fue con la receta uruguaya, justamente: la pelota parada. Fue través de un cabezazo de Duarte que le ganó la posición a Christian Stuani y dejó otra vez parado a Muslera para el 2-1.

Aun con su equipo en ventaja siguió el show de Campbell, que estuvo cerca de convertir el tercer gol con otro remate desde 35 metros. El público comenzó a gritar “olé, olé” en favor de los costarricenses, mientras los uruguayos sólo intentaron una reacción con un cabezazo de Cavani que Navas mandó al corner.

Tabárez, desesperado, ordenó los ingresos de Nicolás Lodeiro y Alvaro González en lugar de Forlán y Gargano. Suárez también comenzó a moverse al costado del campo de juego pero nunca ingresó.

Ya sobre el final llegó el gol de Urena. No era la tarde de Suárez ni de Uruguay, sino de Campbell y Costa Rica.

A %d blogueros les gusta esto: