web analytics
Viernes , 22 Septiembre 2017
Inicio » Deportes » Barcelona empata con Atlético y avanza a la final de Copa
Barcelona empata con Atlético y avanza a la final de Copa
El Barcelona clasificó ayer a la final de la Copa del Rey. Foto Diario Co Latino/LaLia.

Barcelona empata con Atlético y avanza a la final de Copa

Barcelonadpa

El Barcelona se clasificó para la final  de la Copa del Rey del fútbol español al empatar 1-1 con el Atlético de Madrid tras un duelo trepidante que tuvo de todo, incluso tres expulsados.

El empate en el Camp Nou se sumó al 2-1 logrado en la ida en el Vicente Calderón por el equipo catalán, que avanzó con un 3-2 en el global de la eliminatoria a su cuarta final consecutiva del torneo copero. Su rival saldrá del duelo de hoy entre Alavés y Celta de Vigo.

El esperado combate entre azulgrana y rojiblancos por un puesto en la final de Copa comenzó a resolverse con un tanto de Luis Suárez en el minuto 42 de partido en un choque cargado de incidencias y de tensión copera: dos expulsados del Barcelona, uno del Atlético de Madrid, un penal fallado por los rojiblancos, dos goles anulados -uno por cada bando- por supuesto fuera de juego y hasta un intruso que se coló en la cancha para intentar abrazar al argentino Lionel Messi.

La acción, sin embargo, se concentró toda en una segunda parte intensísima, que comenzó con dominio inicial del Barcelona. Luego mudó con la expulsión del azulgrana Sergi Roberto y del rojiblanco Yannick Carrasco por doble amarilla, pero volvió a hacerlo con el penal fallado por Gameiro. Más tarde se animó con el tanto con el que se redimió el delantero francés (82’) y aun más con la expulsión de Luis Suárez, también con doble amarilla, a un minuto para la conclusión y cinco más añadidos.

La hiperactividad de los segundos 45 minutos ilustraron la intensidad y la emoción de la Copa. Y también el espíritu combativo del Atlético que, esta vez, fue insuficiente.

Nada de eso le sirvió. Si bien los dirigidos por Diego Simeone saltaron a la cancha decididos a voltear la eliminatoria presionando a los dirigidos por Luis Enrique y acaparando la posesión del balón, su dominio durante buena parte del duelo fue estéril.

Incluso cuando la expulsión con doble amarilla de Sergi Roberto a media hora para la conclusión del choque modificó el panorama y revitalizó a los rojiblancos, justo cuando parecían asumir su condena.

Fue, sin embargo, cuestión de minutos. La segunda amarilla al belga Yannick Carrasco, que tuvo una noche muy gris, niveló de nuevo las fuerzas y devolvió el duelo a donde lo quería Luis Enrique.

El entrenador azulgrana dio entrada entonces a Sergio Busquets y a Andrés Iniesta -recibidos con una gran ovación- para intentar controlar el juego, dormir el partido y sentenciar el pase.

Conseguiría la clasificación, a la postre, pero no dominar el partido. Sufrió de lo lindo el Barcelona, que cometió un penal -de Gerard Piqué a Gameiro-, recibió el gol del Atlético y fue incapaz de enlazar cuatro pases seguidos.

La expulsión de Suárez sólo agravó la angustia azulgrana, que ya en la primera parte había pasado malos momentos.

Sin el brasileño Neymar -sancionado-, Busquets ni Iniesta en el once inicial, el Barcelona había protagonizado una mala primera parte de la que, sin embargo, salió indemne, con su arco a cero y hasta victorioso.

Messi y Luis Suárez, que apenas habían conectado con el equipo durante la primera media hora de partido, se las ingeniaron justo antes de la pausa para batir a Miguel Ángel Moyá. El delantero uruguayo no desaprovechó el despeje del arquero rojiblanco tras un potente disparo del astro argentino para subir el primer gol al marcador y colocar la eliminatoria en un cómodo 3-1.

El tanto fue todo un jarro de agua fría para el Atlético, que, durante los primeros 45 minutos, dominó la posesión de manera infructuosa.

Apenas generaron peligro los de Simeone, pese a que la primera mitad se jugó, sobre todo, en cancha azulgrana.

Jasper Cillessen se lució a los cinco minutos de juego ante un buen disparo de Yannick Carrasco, cuando el partido era un ida y vuelta en el que el Barcelona no encontraba su sitio.

A partir de entonces, las intervenciones del arquero azulgrana fueron mucho menos exigidas. El Atlético no aprovechó los reiterados errores de los de Luis Enrique para anotar al menos un gol que sembrara las dudas en su rival y eso lo condenó.

La trepidante segunda parte, con todas sus incidencias, acabó clasificando al Barcelona para su cuarta final de Copa consecutiva.

A %d blogueros les gusta esto: