web analytics
domingo , 17 diciembre 2017
Inicio » Letras y Arte » Así fue la restauración del cráneo de venado, Patrimonio Cultural de la Humanidad
Así fue la restauración del cráneo de venado, Patrimonio Cultural de la Humanidad
El conservador especialista en cerámica Henry Sermeño durante la restauración del cráneo de venado.

Así fue la restauración del cráneo de venado, Patrimonio Cultural de la Humanidad

Colaboración Secultura

Cráneo de venado de la especie cola blanca incompleto y con restauración previa. El cuerno derecho presenta leves rastros de pintura azul maya; posee áreas quemadas en la base y punta del cuerno, la parte superior del ojo y parte de la dentadura. El cuerno izquierdo es más claro y sin rastros de humo o incineración”, describe la ficha clínica —elaborada en el Departamento de Conservación— del cráneo de venado encontrado en 1992, en Joya de Cerén, durante las excavaciones dirigidas por el arqueólogo norteamericano Payson Sheets.

La pieza fue descubierta en la Estructura 10 de Joya de Cerén, la aldea agrícola habitada por pobladores de origen maya entre el 400 y el 650 d.C., año en el que fue sepultada por las cenizas de la erupción del volcán Loma Caldera.

Se cree que el cráneo era un tocado o una máscara usada con fines rituales. Según el informe preliminar, al momento de encontrarlo el cráneo “estaba cubierto con fragmentos de arcilla de la pared divisoria, paja y madera del techo. Al parecer estaba descansando en el tabanco y se vino abajo con él”.

El proceso de recuperación de la pieza inició en el mismo lugar donde fue encontrada y fue el conservador Mark Fenn quien procedió a  levantar, limpiar y secar las superficies del hueso. En 1993, más fragmentos fueron ensamblados por H. Lundberg. En 1994, los fragmentos restantes se limpiaron de cenizas y tierra, y la pieza quedó lista para mostrarla.

El cráneo estuvo en exhibición en el museo del Parque Arqueológico Joya de Cerén desde 2010 hasta mayo de 2017, fecha en la que fue trasladado al Laboratorio de Conservación  de la Dirección Nacional de Patrimonio Cultural y Natural para una nueva intervención.

“Lo primero que hicimos fue el diagnóstico de la pieza. Recopilamos antecedentes históricos, de materiales y tratamientos de conservación empleados hace 22 años y contactamos a las personas que habían trabajado en el cráneo para preguntarles qué materiales habían usado,  para así nosotros saber cómo tratar el cráneo en esta oportunidad”, dijo el conservador especialista en cerámica, Henry Sermeño.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: