web analytics
Martes , 19 Septiembre 2017
Inicio » Nacionales » Arzobispado de San Salvador inicia Novena al Beato Monseñor Oscar Romero
Arzobispado de San Salvador inicia  Novena al Beato Monseñor Oscar Romero
El Arzobispado de San Salvador inicia la Novena al Beato Monseñor Oscar Arnulfo Romero en Catedral Metropolitana. Este año una representación de la Iglesia Católica y el gobierno visitarán al Papa Francisco en Roma, Italia, para solicitar la canonización de Monseñor Oscar Arnulfo Romero, que lo convertiría en el primer Santo de El Salvador. Foto Diario Co Latino/Archivo.

Arzobispado de San Salvador inicia Novena al Beato Monseñor Oscar Romero

@SilviaCoLatino

El Arzobispado de San Salvador inició este día a las once de la mañana, la Novena al Beato Monseñor Oscar Arnulfo Romero en Catedral Metropolitana, que culminará con una misa solemne el próximo  24 de marzo, a las diez de la mañana, para honrar el Trigésimo Séptimo Aniversario a la memoria de su muerte martirial.

Este año, su aniversario reviste de mayor relevancia, luego que el Arzobispo, Monseñor José Luis Escobar Alas informara que una representación de la Iglesia Católica y el gobierno visitarán al Papa Francisco en Roma, Italia, para solicitar la canonización de Monseñor Oscar Arnulfo Romero, que lo convertiría  en el primer Santo de El Salvador.

Asimismo, la organización “Un Siglo con Romero” inició también la Novena para el Beato Monseñor Oscar Romero, en la Parroquia San Pedro Apóstol, en Ciudad Barrios, San Miguel, que culminará el próximo 23 de marzo con una misa solemne, presidida por una peregrinación en la “Ruta Interna” del casco urbano del municipio.

Conocido y recordado como “La Voz de los sin Voz”, Monseñor Romero comenzó una Pastoral a favor de las mayorías que sufrían la agresión sistemática del Estado y grupos fácticos, que inició con amenazas a su vida hasta su magnicidio, el 24 de marzo de 1980, cuando celebraba una misa en la Capilla del Hospital La Divina Providencia. Los asesinos fueron parte de un comando de sicarios de la Guardia Nacional (GN). Ahora sus restos descansan en la Cripta de Catedral Metropolitana.

El Papa Francisco, en el año 2015, sobrepasando las trabas que históricamente la Iglesia conservadora había puesto a la figura de Monseñor Oscar Romero, anunció su beatificación, luego de cumplirse  todos los requerimientos que exige la Congregación para la Causa de los Santos. Declarándolo  “Mártir de la Iglesia Asesinado por Odio a la Fe”.

Monseñor Oscar Arnulfo Romero Galdámez nació 15 de agosto de 1917, en Ciudad Barrios, San Miguel, a 157 kilómetros de distancia de San Salvador, era miembro de una numerosa y modesta familia. Su madre Guadalupe de Jesús Galdámez cuidaba de él y sus siete hermanos, mientras su padre Santos Romero era empleado de correos.

Datos biográficos señalan que a sus 13 años comunicó sus deseos de ser sacerdote y un año después entra al Seminario Menor de San Miguel donde permanece seis años.

En 1937 ingresó al Seminario Mayor de San José de la Montaña en San Salvador, donde cursa sus estudios superiores antes de proseguir su preparación espiritual y académica en Roma, Italia, donde le tocó vivir la experiencia de la Segunda Guerra Mundial. El 4 de abril de 1942 a sus 24 años de edad Monseñor Romero es ordenado sacerdote en Roma, a su regreso al país, es recibido por su familia y  pueblo con alegría, su primera Parroquia fue en Anamorós, La Unión;  luego le trasladan a San Miguel y pasa 20 años de su labor pastoral.

Designado como Secretario de la Conferencia Episcopal de El Salvador, el 3 de mayo de 1970, le notifican también su nombramiento como Obispo, ceremonia que se realizó el 21 de junio de 1970, para luego ocupar el cargo de Obispo Auxiliar de Monseñor Luis Chávez y Gonzáldez, trasladándose  al Seminario Mayor dirigido por Padres Jesuitas y es ahí, donde conoce y hace amistad con el Padre Rutilio Grande.

A la edad de 59 años, Monseñor Oscar Romero es nombrado Arzobispo de San Salvador, era el 3 de febrero de 1977, momentos en el cual, El Salvador se encontraba en un contexto de represión y persecución política contra la población. Esta época es considerada la antesala del conflicto armado de los años ochenta, que duró doce años hasta la firma de los Acuerdos de Paz el 22 de enero de 1992.

A %d blogueros les gusta esto: