Página de inicio » Mundo » Termina sin acuerdo reunión en Hawai por zona de libre comercio TransPacífico

Termina sin acuerdo reunión en Hawai por zona de libre comercio TransPacífico

Por Jean-Louis Doublet/Washington/AFP

Los 12 países involucrados en las negociaciones para conformar una zona de libre comercio TransPacífico no lograron llegar a un acuerdo durante su reunión celebrada en Hawái y que culminó en la noche del viernes, indicaron los negociadores.

Según el representante especial estadounidense para el Comercio, Michael Froman, los países que intervinieron en las conversaciones decidieron continuar los diálogos a nivel bilateral para intentar superar sus diferencias.

No se fijó ninguna fecha para una nueva cita multilateral, lo cual deja entrever que aún persisten varios puntos sensibles de desacuerdo.

Pero el ministro japonés encargado de las negociaciones, Akira Amari, dio a entender que hay posibilidades de una nueva reunión ministerial a fines de agosto.

«Si no podemos cerrar un trato la próxima vez, entonces será muy difícil hacerlo», declaró a la radio japonesa NHK.

Este acuerdo, conocido por sus siglas TPP, incluye a Australia, Canadá, Chile, Brunei, Estados Unidos, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam, países que representan alrededor del 40% del PIB global. El acuerdo no incluye al gigante China.

Su objetivo es flexibilizar las barreras aduaneras y reglamentarias, así como armonizar las diferentes legislaciones para facilitar los intercambios comerciales.

«Tras más de una semana de reuniones productivas hemos logrado progresos significativos y seguiremos trabajando para intentar resolver un número limitado de asuntos y abrir el camino para concluir las negociaciones», dijo Froman en una rueda de prensa en la que estuvieron presentes los 12 representantes de los países que negociaron en Maui, Hawai.

El gobierno del presidente estadounidense Barack Obama quería llegar a un rápido acuerdo para que el Congreso pudiera ratificarlo antes de la campaña presidencial de noviembre 2016.

La administración Obama obtuvo en el Congreso, dominado por los republicanos, el procedimiento denominado «Autoridad de Promoción Comercial» (TPA), que obliga a los legisladores a votar a favor o en contra del texto del acuerdo en su conjunto, sin poder introducirle modificaciones.

La Casa Blanca tuvo que llegar a esa situación ante la fuerte oposición legislativa, inclusive en sus propias filas demócratas. Todo atraso en alcanzar un acuerdo podría impedir su ratificación por el Congreso antes de las elecciones estadounidenses.

Varias cuestiones dividían a los países negociantes antes de la reunión de Maui, como ser el acceso al mercado para diversos productos, especialmente lácteos, arroz y azúcar, así como cuestiones de propiedad intelectual, precios de los medicamentos y el acceso al mercado automovilístico, en especial el japonés.

Reunión crucial

La reunión de Hawái había sido presentada como crucial para llegar a un acuerdo luego de varios años de negociaciones, cuyas primeras reuniones se remontan al año 2008.

Al igual que para el acuerdo de libre comercio Transatlántico (TTIP), también en vías de negociación, los adversarios del TPP denuncian el secretismo que rodea a estas conversaciones y advierten que el tratado apunta sobre todo a favorecer los intereses de las grandes multinacionales.

«Es una buena noticia para los habitantes de este planeta que no se haya logrado un acuerdo en esta reunión debido a las amenazas que implica el TPP sobre los empleos, los salarios, la alimentación sana, los medicamentos baratos y otras cosas», comentó la noche del viernes Lori Wallach, director de la sociedad «Public Citizen’s Global Trade Watch» de Washington.

Pero los ministros eran más proclives a hablar de los resultados positivos.

El secretario australiano de comercio, Andrew Robb, estimó que las negociaciones estaban «muy cerca» de llegar a buen término. «Hemos tomado decisiones preliminares sobre más de 90% de los temas», añadió en un comunicado.

De su lado, el representante de Nueva Zelanda, Tim Groser, sugirió que los productos lácteos seguían siendo uno de los puntos de mayor fricción; mientras Froman afirmó que «en esta última etapa de las negociaciones, estamos más confiados que nunca de que el TPP está al alcance de la mano y favorecerá el empleo y el crecimiento económico».

«Como lo he dicho siempre, en las negociaciones comerciales ‘nada está terminado hasta estar terminado'», añadió el funcionario estadounidense.

Ver también

Rusia responderá recíprocamente a la confiscación de sus activos

Moscú/Prensa Latina Rusia se guiará por el principio de reciprocidad que prevé el derecho a …