web analytics
Página de inicio » Editorial » El sinsentido de los diputados de la derecha

El sinsentido de los diputados de la derecha

Inaudita. Sí, así puede calificarse la decisión de los diputados de la derecha de la Asamblea Legislativa de desaforar al general retirado Atilio Benítez, quien es el Embajador de El Salvador en Alemania, cargo que ha sido afectado por el proceso de desafuero y ahora una investigación judicial.

Y es que lo inaudito está en el sentido de que los diputados que conformaron la Comisión Especial en el parlamento, resolvieron que “no había pruebas fehacientes” que el general Benítez haya cometido el delito del que lo acusa la Fiscalía, posiblemente por presiones de la Embajada de los Estados Unidos.

Inaudito porque los mismos diputados que opinaron que en la Comisión no encontraron evidencias del delito, en la plenaria votaron a favor del desafuero, no sin antes deshacerse en lisonjas a favor del militar, a quien calificaron de “caballero”, “valiente”, “respetuoso”, entre otros calificativos que cualquiera pensaría que favorecería al militar y diplomático.

Al general Benítez, otro militar de bajo rango, mediante la trampa del “criteriado”, y quien se encuentra en prisión por extracción y ventas de armas de forma ilegal, acusó a su ex jefe, dado que Benítez era el ministro de defensa, de ser el autor intelectual del tráfico y de la venta de armas ilegales en el país.

Tras la denuncia del oficial en prisión, la Fiscalía inició el proceso de desafuero, que todos rechazaron en primer momento, porque, el informe fiscal era inconsistente.

No obstante, semanas después se supo que la propia embajadora de los Estados Unidos, Jean Manes, habría llamado telefónicamente a los jefes de fracción en la Asamblea Legislativa para que revirtieran su decisión y desaforaran al militar.

Como prueba de que la Embajada estaba hablando en serio, se le retiró la visa estadounidense al embajador y a su familia. Por cierto, la esposa del general Benítez denunció ante los medios de comunicación que Estados Unidos actuó de forma bochornosa el retiro de la visa, pues, lo hicieron en el aeropuerto de Panamá, donde la esposa del diplomático, de nacionalidad alemana, y los hijos, se disponían a viajar a San Salvador.

De forma sorprendente, los diputados que antes habían negado votar en contra de Benítez, en un santiamén cambiaron de opinión, y pronto manifestaron ante los medios que votarían en contra el militar. El lunes se realizó la Plenaria Especial para el desafuero del general Benítez, cuya actuación novelesca de los diputados de doble discurso, casi rindieron pleitesía al militar antes de empujar el puñal en la espalda.

ARENA, que desde el primer momento abanderaba el desafuero, no lo hizo porque tuviera pruebas ni por la presión de la Embajada de los Estados Unidos, sino, por venganza a la Fuerza Armada, por prestar servicio y ser leal a un Gobierno de Izquierda, y de paso desprestigiar al Gobierno.

Hasta donde se conoce, Benítez es inocente, pero hay que esperar que la jueza o juez que lo juzgue en una Cámara de Segunda Instancia, no se deje llevar por las presiones foráneas, y se apegue a las evidencias o falta de las evidencias de la Fiscalía General de la República.

Esperemos pues, que el sinsentido de los políticos de derecha, no sea inoculado en los servidores judiciales, que la independencia y la balanza de la Justicia sobresalgan.

Ver también

“Sin ideologías”: la ideología del neoliberalismo

Desde los años 90s del siglo pasado, los intelectuales de la derecha y todo su …