web analytics
domingo , 22 octubre 2017
Inicio » Nacionales » Salvadoreños compran productos tradicionales, mientras vendedores esperan aumentar ventas
Salvadoreños compran productos tradicionales, mientras vendedores esperan aumentar ventas

Salvadoreños compran productos tradicionales, mientras vendedores esperan aumentar ventas

@OscarportilloD

Mujeres con cestas, purchase vendedoras anunciando los productos y su precios, here cargadores llevando los productos a los puestos en las carretillas y compradores que buscan la mejor oferta es lo que a diario se ve en el mercado central, que ofrece para esta Semana Santa los tradicionales productos de consumo familiar.

Las tradiciones religiosas no son las únicas de la Semana Santa, los platillos de temporada también lo son.

El Mercado Central, ubicado en el municipio de San Salvador, es uno de los principales abastecimientos de insumos alimenticios para comerciantes y el publico en general. La venta estrella de este mes son los productos relacionados con la elaboración de platos típicos, jocotes, mangos, tortas para elaborar torrejas y pescado seco.

El consumo de estos platillos proviene de las tradiciones que nuestros antepasados heredaron al pueblo salvadoreño y debido a eso, hay comerciantes que llevan años vendiendo estos productos.

María Estebana, una veterana de la venta de pescado seco, dijo que la venta de este año ha estado calmada y que, ya sea en temporada alta u otra época del año, siempre vende lo mismo, aparte que los precios del pescado han aumentado, comentaba esto, mientras atendía su abastecido puesto de diferentes tipos de pescado, que según ella comenta la Macarela, el Róbalo, la Curvina y el Boca Colorada son los pescados que mas se venden.

“La venta ha estado más o menos, es mi primer año vendiendo mangos y la gente me dijo que era un buen producto para vender” declaraba Wilber, un joven vendedor de mangos que con su colorida carreta de mangos, elegía los más sazones para un cliente. Wilber antes trabajaba en agricultura y con la esperanza de tener mejores ingresos se lanzó a la venta de fruta para la temporada de Semana Santa. Jessica, otra vendedora de mangos, coincidía con la declaración de Wilber, diciendo que la venta de mangos no ha estado tan buena como años anteriores y que esperaba que a partir del día lunes, sus ventas empezaran a subir.

Los grandes canastos, llenos de jocotes rojos y verdes de María González eran presa para las pequeñas moscas y mosquitos del lugar. María comenzó la venta de jocotes desde principios de marzo y asegura que la venta ha estado bien, no como otros años, “pero lo suficiente para ir pasándola”, a su vez los clientes se acercaban a su puesto para comprar pequeñas cantidades, ya fuera “una cora” ($0,25 ) o $1, al igual que muchos de los que venden mangos, o jocotes.

Las torreja también son de los platillos predilectos de los salvadoreños en estas fechas, ya fuera, con dulce de atado o miel de azúcar, siempre son bien recibidos. Según Wendy Yamileth, una joven que se dedica a vender tortas para la elaboración de torrejas, la venta de este año ha estado mala, “los clientes han bajado y ya no vienen”, a pesar que los precios de la torta se han mantenido. Una pareja vendedores , con el objetivo de aumentar sus ventas, tienen el dulce de atado y la torta de torreja en su carreta, a las afueras de los edificios del marcado, pero al igual que muchos de los vendedores del lugar, concuerdan que la venta ha estado baja “primero Dios, ya para mañana en adelante, ya va a estar más concurrido”.

José y su compañera de vida, que tenía en brazos a un niño, venden el pan para torrejas y el dulce de atado solo para suplir la necesidad de las siguientes semanas que vienen, porque con la venta de estos productos “no alcanza para más”. Carretas, canastos, cajas y mesas llenas de frutas, pan y pescado, son testigos, junto con los dueños de los puestos, de la baja en la compra de los alimentos, tradicionales de Semana Santa, y es que el bolsillo de los salvadoreños se ha visto afectado desde ya años atrás, con la alza de los precios de la canasta básica, combustible y de los servicios básicos y es que comprar lo anterior, ya “es un lujo”, como comentaba un comprador.

A %d blogueros les gusta esto: