web analytics
jueves , 19 octubre 2017
Inicio » Deportes » Real Madrid se monta en la ola buena con defensa, solidez y plantel
Real Madrid se monta en la ola buena  con defensa, solidez y plantel

Real Madrid se monta en la ola buena con defensa, solidez y plantel

Madrid/dpa

El Real Madrid se montó en la ola buena justo cuando comienza el tramo decisivo de la temporada de fútbol al consolidar virtudes tan importantes como la solidez, help la profundidad de plantel y una excelente defensa.

Tras múltiples dudas mostradas al comienzo del curso, pharmacy el entrenador italiano Carlo Ancelotti dio con la tecla justa en la elección de un esquema (4-3-3) y una alineación más o menos fija que aumenta su valor con la calidad de las rotaciones.

Su pase a la final de la Copa del rey fue más impresionante de lo supuesto en un principio, pues doblegó por un global 5-0 al rocoso Atlético de Madrid, actual campeón del torneo y líder de la Liga española junto a Barcelona y el propio Real Madrid.

El Real Madrid llegó a la final sin recibir un solo gol durante el torneo, algo insólito en la historia de la Copa. No sólo eso, sino que apenas le crearon oportunidades y cuando éstas llegaron se encontró con un Iker Casillas absolutamente resolutivo.

“Hace meses se hablaba de la ruina que había atrás y ahora de nuestra contundencia. Lo que está por encima de cualquier cosa es el equipo. Estamos compensados, tenemos las ideas claras”, afirmó Sergio Ramos al final de un clásico que sirvió para aumentar la racha del equipo a 24 partidos sin perder.

En este tiempo, al Real Madrid le alcanzó para borrar cinco puntos de desventaja en la Liga española respecto a los líderes, clasificarse para la final de la Copa del rey y ser el favorito claro en la eliminatoria de Liga de Campeones ante el Schalke 04 alemán. Y lo hizo ofreciendo una gran sensación de equipo.

Como sugería Ramos, el Real Madrid fundamentó buena parte de sus progresos en un orden defensivo extremo, que encontró la solidaridad de todo el grupo y el gran momento de la pareja de centrales compuesta por Pepe y el propio Ramos.

Ancelotti fortaleció la medular con Angel Di María, que aseguró el trabajo en la ayuda a los laterales, y sobre todo con Luka Modric. El croata es una de las sensaciones de la temporada después de reconvertirse a mediocentro tras forjar una carrera como mediapunta. De tal forma que hoy es uno de los grandes pilares del equipo y uno de los grandes ídolos actualmente para sus hinchas.

Además, el entrenador italiano está encontrando la profundidad de un plantel al que se sumaron nuevos futbolistas, con Jesé a la cabeza. El joven delantero pasó de semidesconocido a referencia en estas semanas y ya es un miembro habitual de la rotación.

Mientras, el Real Madrid encuentra las ayudas talentosas de futbolistas como Isco, Dani Carvajal, Asier Illarramendi o incluso Raphael Varane, quien regresó el martes después de tres meses sin jugar. Le viene muy bien a un equipo que próximamente reanuda el exigente reto de la Liga de Campeones.

Junto a estos aspectos, el Real Madrid mantiene su conocida explosividad en ataque y los números hablan por sí solos: es el máximo goleador de la Liga española con 65 goles en 23 partidos, con una media cercana a los tres tantos por encuentro.

La estadística de su tridente ofensivo en la Liga española es explícita: Cristiano Ronaldo hizo 22 goles, Karim Benzema anotó 13 y Gareth Bale hizo nueve.

El caso del galés es curioso. Recibió críticas por su aparente falta de actividad en el equipo, pero esos nueve goles en 15 partidos de la Liga española permiten hablar de lo contrario.

Mientras, Ancelotti relativiza los éxitos conseguidos por su equipo, incluida la final de la Copa del rey, y recuerda que el Real Madrid tiene retos mayores.

“La Copa tiene importancia porque todos los equipos han luchado mucho para llegar a la final. Nosotros vamos a disputar todas las competiciones. Es verdad que ésta es la menos importante de nuestro camino. Tenemos Liga y Champions, pero llegar a una final es siempre una cosa buena para el equipo”, explicó tras el clásico.

Lo que nadie puede negar es que el estado de ánimo del equipo es óptimo en el momento crucial de la temporada. Quién lo iba a decir el 26 de octubre, cuando el Real Madrid acababa de perder 2-1 ante el Barcelona y sumaba su segunda derrota de la temporada tras la cosechada en casa ante el Atlético de Madrid (1-0).

Entonces, Ancelotti no encontraba su equipo, sus experimentos no funcionaban y la defensa concedía mucho. Todo lo contrario de lo que ahora sucede.

A %d blogueros les gusta esto: