web analytics
Página de inicio » Internacionales » Putin y Merkel defienden su proyecto de gasoducto ante las amenazas de Estados Unidos

Putin y Merkel defienden su proyecto de gasoducto ante las amenazas de Estados Unidos

Sochi/AFP

Maria Panina

El presidente ruso, Vladimir Putin, y la canciller alemana, Angela Merkel, defendieron el viernes su proyecto de gasoducto submarino Nord Stream 2, amenazado por sanciones estadounidenses, tras un encuentro celebrado en Rusia en el que también abordaron el acuerdo nuclear con Irán.

En su encuentro celebrado en Sochi, a orillas del mar Negro, ambos líderes hablaron también del conflicto en Siria y la crisis ucraniana, dos temas que han distanciado aRusia y Alemania en los últimos años.

Varios países europeos, entre ellos Polonia, se oponen al proyecto Nord Stream 2, que debe dar lugar a una reducción del tránsito de gas a través de Ucrania, denunciando su alcance político.

Putin prometió, no obstante, este viernes que el gas ruso seguirá circulando por Ucrania a condición de que sea rentable, tras el lanzamiento del nuevo gasoducto que unirá directamente a Rusia y Alemania a través del mar Báltico.

El Congreso estadounidense votó en agosto sanciones contra Rusia que permiten a Washington sancionar a las empresas, incluidas las europeas, implicadas en proyectos de gasoductos con Rusia.

“Consideramos que ese proyecto [Nord Stream 2] es rentable para nosotros y lucharemos para que se lleve a cabo”, dijo Putin, que vinculó las amenazas estadounidenses con la voluntad del presidente Donald Trump de “defender los intereses de su negocio” al obligar a Europa a abastecerse con gas de su país, en lugar del gas ruso, que cubre actualmente gran parte de las necesidades europeas.

Merkel pidió por su parte “garantías” de que Ucrania no quede excluida del tránsito de gas tras el lanzamiento del nuevo gasoducto, que aspira a duplicar de aquí a finales de 2019 la capacidad de su predecesor, Nord Stream 1.

Acuerdo nuclear iraní

Ambos dirigentes hablaron también del acuerdo nuclear iraní, que los rusos, los chinos y los europeos intentan salvar después de que Trump decidiera retirar a su país de él y restablecer próximamente las sanciones contra Irán.

“Alemania, Reino Unido, Francia y todos nuestros colegas de la Unión Europea apoyan este acuerdo y seguiremos respetándolo”, afirmó Merkel. “Este acuerdo no es perfecto, pero es mejor que una ausencia de acuerdo (…) Este acuerdo garantiza un mayor control, una mayor seguridad. E Irán cumple con sus obligaciones”, añadió.

En el marco del acuerdo firmado en 2015, Irán aceptó limitar su capacidad nuclear y se comprometió a no tratar de obtener el arma atómica, a cambio del levantamiento de una parte de las sanciones internacionales.

Los europeos intentan evitar que Teherán abandone el acuerdo y retome su programa para lograr el arma nuclear. Y para proteger sus inversiones en Irán, lanzaron un procedimiento oficial para contrarrestar los efectos extraterritoriales de las posibles sanciones estadounidenses contra empresas europeas que quieran invertir en la República Islámica.

“No hay que engañarse”, avisó la canciller alemana, que considera que ese mecanismo no será suficiente para convencer a las empresas de invertir en Irán.

Siria y Ucrania

El programa nuclear iraní es una de las pocas cuestiones en que los europeos y Moscú están de acuerdo tras el deterioro de sus relaciones en los últimos años por culpa del conflicto sirio, la anexión de Crimea por Rusia y la guerra en el este de Ucrania.

Esas tensiones se agravaron recientemente a raíz del envenenamiento del exespía ruso Serguéi Skripal en Inglaterra, que provocó una histórica ola de expulsiones de diplomáticos.

Putin deseó este viernes “buena salud” a Skripal, tras su salida del hospital británico en el que llevaba meses ingresado, pero siguió desmintiendo cualquier implicación de Rusia en su envenenamiento.

El presidente ruso y la mandataria alemana abogaron asimismo por reactivar el proceso político en Siria, donde Rusia ocupa un papel clave desde su intervención en apoyo del régimen de Bashar al Asad en 2015.

Antes de su encuentro con Merkel, Putin recibió el jueves a Asad, con el que abordó el futuro del país en guerra y la necesidad de encontrar una solución política al conflicto y preparar la reconstrucción y el regreso de los refugiados.

Los dos dirigentes también abordaron la situación en Ucrania, donde el conflicto que opone desde hace cuatro años al gobierno prooccidental y rebeldes prorrusos ha experimentado un repunte en los últimos días.

Ver también

Primera gran caravana migrante centroamericana cumple un mes de camino a Estados Unidos

Guadalajara / AFP Yemeli Ortega Sin ánimo de festejo, la primera gran caravana migrante que …

A %d blogueros les gusta esto: