web analytics
Página de inicio » Nacionales » Presidente asiste a reunión tripartita sobre implementación de la Declaración de Managua
El Presidente de la República Salvador Sánchez Cerén visita Nicaragua para participar en una reunión con los mandatarios Daniel Ortega de Nicaragua y Juan Orlando Hernández de Honduras, donde abordarán la implementación de la Declaración de Managua, adoptada en 2007. Le acompaña el ministro de Relaciones Exteriores Hugo Martínez. Foto Diario Co Latino.

Presidente asiste a reunión tripartita sobre implementación de la Declaración de Managua

Yaneth Estrada/Agencias
@caricheop

El Presidente de la República Salvador Sánchez Cerén llegó a la ciudad de Managua, Nicaragua, para participar en una reunión tripartita junto a sus homólogos Daniel Ortega, y Juan Orlando Hernández de Honduras, y tratar la implementación de la Declaración de Managua, adoptada en 2007, que define al Golfo de Fonseca como una zona de paz, desarrollo sostenible y seguridad.

A su llegada, en el Aeropuerto Internacional Augusto César Sandino, el Mandatario salvadoreño fue recibido por el canciller nicaragüense Denis Moncada Colindres; la embajadora de Nicaragua en El Salvador Gilda Bolt; y el embajador de El Salvador en Nicaragua Carlos Ascencio.

“Arribamos a la hermana República de Nicaragua. Nuestro objetivo común: consolidar el Golfo de Fonseca en zona de paz, desarrollo sostenible y seguridad”, manifestó el Gobernante a través de su cuenta en Twitter.

Asimismo, el Jefe de Estado será acompañado en la sesión de trabajo programada hoy miércoles, por el canciller salvadoreño, Hugo Martínez.

La Declaración de Managua, suscrita el 4 de octubre de 2007, establece la realización de programas y proyectos conjuntos entre los países, dirigidos a reducir la vulnerabilidad de los ecosistemas y poblaciones, así como proyectos y empresas binacionales o trinacionales con énfasis en planificación regional y desarrollo sostenible.

También, plantea el aprovechamiento sostenible, justo y solidario, de los recursos naturales, el turismo, fortalecimiento de los gobiernos locales, la pesca artesanal, la acuicultura, entre otros temas estratégicos para las tres naciones hermanas.

Golfo de Fonseca

Situado en el océano Pacífico, ese espacio de tres mil 200 kilómetros cuadrados compartido por las tres naciones ha sido centro de viejas diferencias entre Managua, Tegucigalpa y San Salvador.

En 2007, Ortega y los entonces mandatarios de Honduras, Manuel Zelaya, y El Salvador, Antonio Saca, establecieron por primera vez posiciones comunes y el compromiso de paz, desarrollo y seguridad en la zona, caracterizada por su biodiversidad y potencialidades en otros ámbitos.

Sin embargo, ese gran potencial no ha podido aprovecharse, y en contraste, existen comunidades muy pobres de los diferentes municipios de los países que convergen, advirtió recientemente el canciller salvadoreño Hugo Martínez.

Ahora, los jefes de Estado suscribieron un documento en el que convinieron promover proyectos en los sectores turístico, de infraestructura, agroindustria y energía renovable, y que a juicio de muchos otorga nuevos bríos al acuerdo trinacional.

La declaración, leída por el dignatario nicaragüense, recoge un total de 12 acuerdos, entre los que sobresale la elaboración de un plan maestro con proyectos de inversión y desarrollo económico de carácter trinacional.

Este deberá comprender, además, una iniciativa de transporte que comunique a los tres países, así como el desarrollo e implementación de una zona de empleo y desarrollo económico que incluya un parque logístico, anunció Ortega.

El propósito, aseveró, reside en convertir el Golfo en una zona de libre comercio y turismo sostenible.

Los tres mandatarios instruyeron a los delegados presidenciales para contactar con los organismos multilaterales de financiamiento, comunicarles los resultados de la reunión celebrada en Managua y pedir el acompañamiento de las iniciativas.

Además, los jefes de Estado orientaron a los ministros de Energía y a los directores de puertos reunirse con dichos delegados para presentar proyectos a los organismos multilaterales y a representantes del sector privado.

Como parte de los acuerdos, los directores de aduanas y zonas francas deberán sostener encuentros con los delegados presidenciales a fin de analizar y definir el marco legal para el funcionamiento de una zona económica especial.

Los titulares de Medio Ambiente y Turismo, mientras tanto, deberán analizar el potencial del Golfo, con el propósito de transformarlo en un espacio de turismo sostenible.

A los ministros, delegados presidenciales y cancillerías de cada país les corresponde elaborar un cronograma de trabajo que contemple todas las acciones necesarias para el avance de las iniciativas.

En otros temas, Daniel, Sánchez Cerén y Hernández orientaron a los jefes de las fuerzas navales de las tres naciones, presentar en 30 días la propuesta de addendum al protocolo de actuación de esos entes en esa área del océano Pacífico.

También, se dispuso que los titulares encargados de la integración regional y de las aduanas estructuren un programa de comercio seguro que posibilite y facilite el intercambio de mercancías entre los tres estados.

Los presidentes ordenaron una comisión transnacional garantizar el avance de los demás acuerdos en el marco de declaraciones anteriormente suscritas y trabajar para su respectivo seguimiento y ejecución.

Inversión y desarrollo

Al referirse a los acuerdos, el mandatario de Honduras manifestó que el Golfo de Fonseca representa una enorme oportunidad de inversión y desarrollo para los pueblos vecinos del área, pero también para toda América Central.

“Aprovecho para decirle al mundo y particularmente a los organismos multilaterales, a la cooperación internacional, a los institutos de previsión de nuestros países, que esta es una enorme oportunidad de inversión: la Zona Económica Especial en el Golfo de Fonseca”, subrayó.

Tal área, explicó, tiene un enorme potencial turístico y en otros sectores como la pesca.

Con respecto al mismo tema, el Presidente salvadoreño comentó que se trabajó muy fuerte para favorecer a las zonas aledañas al Golfo, y expresó el interés de las tres naciones en aliviar la situación de pobreza que afecta a esa región.

Hemos dado un gran avance después de la declaratoria de 2007 que convirtió el Golfo en zona de paz y de desarrollo sostenible y seguridad, sostuvo.

Por otro lado, consideró, el documento firmado en Managua constituye un compromiso de continuar trabajando para que esa área sea parte del proceso de integración de América Central.

Con la mirada puesta, precisamente, en aprovechar las potencialidades de ese entrante en el Pacífico, los gobiernos continuarán promoviendo que el Golfo se erija espacio de beneficio, paz y unidad para estas naciones centroamericanas.

Ver también

Reyes del balompié estudiantil

Diego Guzmán @Diegoolguzman El Colegio Emanuel, en masculino, y el Instituto Nacional de Apopa, en …

A %d blogueros les gusta esto: