Página de inicio » Opiniones » Presentador escuadronero

Presentador escuadronero

@arpassv

El pasado 24 de marzo –mientras el país consternado recordaba el magnicidio de Monseñor Óscar Arnulfo Romero y se preparaba para la histórica Marcha por la Vida, sale la Paz y la Justicia realizada hoy– el presentador de Telecorporación Salvadoreña (TCS), Daniel Rucks, dijo que  desea ver “colgado de un poste” a Julio Olivo Granadino, presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

“2 cosas quiero ver antes de morir: Firpo campeón de Primera División otra vez y Julio Olivo colgado de un poste”, escribió en la red social twitter el conductor de programas de entretenimiento del principal emporio televisivo salvadoreño.

La repudiable acción del animador televisivo –que también antes ha provocado indignación por sus expresiones de odio y agresiones verbales contra la comunidad LGTBI– ha pasado desapercibida a pesar de sus graves implicaciones éticas, legales y políticas.

Las implicaciones éticas se refieren a la incongruencia entre la actuación violenta de Daniel Rucks (quien expresamente llama a asesinar a Julio Olivo) y la responsabilidad de los medios de comunicación, periodistas y comunicadores de promover la cultura de paz, el rechazo a la violencia, la convivencia armónica y los valores de la tolerancia, espeto y dignidad.

Las implicaciones legales se refieren a que lo expresado por Rucks constituye una clara violación a la Constitución, tratados internacionales y leyes que prohíben la difusión en cualquier medio de comunicación (incluidas las redes de internet) de mensajes de odio, discriminatorios, que inciten a la violencia o alteren la paz social.

Y las implicaciones políticas se refieren a la participación de Rucks en la campaña de desestabilización política y la ofensiva mediática contra el Presidente del TSE que impulsa ARENA. El partido oligárquico pide la cabeza de Olivo Granadino por las fallas en la transmisión de resultados electorales y las complicaciones que generó la implementación a última hora del voto cruzado.

Por cierto, la responsabilidad por las fallas en la transmisión no es sólo responsabilidad de Olivo Granadino, sino de todos los magistrados del TSE, incluido uno de ARENA; y las dificultades en el escrutinio lo generó la Sala Constitucional, cercana –en algunas de sus resoluciones– a los intereses areneros.

Pero volviendo a Daniel Rucks y a las implicaciones políticas de su llamado a “colgar de un poste” al Presidente del TSE, el presentador de TCS expresa de la mejor manera su afiliación arenera y vocación escuadronera. Porque los métodos violentos y formas de asesinar evocadas por Rucks eran las que utilizaban los escuadrones de la muerte dirigidos por Roberto D’Aubuisson, fundador de ARENA y asesino de Monseñor Romero.

Ver también

Ceuta, migración y refugio: un análisis crítico

Paula Domingo Tomado de Agenda Latinoamericana Ceuta es una ciudad española situada al norte de …