web analytics
Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » Poesía de Rigoberto Góngora

Poesía de Rigoberto Góngora

POETAS INVITADOS

     Testimonio

Las verídicas piernas de un mamey tierno

hace cosquillas en el hueco del hambre

cuando mis padres aúllan el deseo.

Un dedo pinta innumerables puertas de amistad y

dominios estrictamente prohibidos

a los netamente naturales peces del aire

colándose en las entrañas de un olor tremendo

en los días que tenemos sarna y

acostumbramos rascar las mentiras.

Esta noche tendré que contar historias

de hormigas que preñan a los hombres que

gustan de tristezas.

 

       POEMA

Bueno no necesito enfrentarme a la ortografía de los académicos

ni mejorar la cortesía para escribir cartas como de costumbre.

Aquí

destrabamos al menos nuestros prejuicios a solas

porque el silencio es un espejo

esperamos salir a caminar y

nos atan las costumbres familiares

sensiblerías paja y

otras cosas pero

estoy seguro que en un momento estallará la

protesta de labios del calcañal.

Estos barcos esperan

vagan

esperan.

El calor nos devuelve la realidad de una América enferma y

nos decidimos a degenerar Millerianamente este sistema.

Pongámosle los cuernos a la civilización.

Espero al día que se acerque a mi fe

cuando ya no mire de buen modo las costumbres supremas.

Espero se comprenda esta manera de vociferar y

aguantar por un minuto más el silencio…

 

     POEMA

Esperar en altamar mis profecías

embarco en la noche que estupidiza a mis hermanos.

Parto desde el insomnio.

Un show

flor barata

alquilada conciencia

hipocresía.

Retorno a mis indiadas de pobre cazador de mariposas.

Esquelético espejo de la sangre golpeada.

Llamarse simplemente

salvaje.

Creo despertar con ustedes.

Y si el cerdo vuelve a1 fango ustedes y yo

volcaremos la

P 0 E S I A.

 

MOMENTOS SIN PAN Y SIN DINERO

Tomen mi sombra y cobren, remedy

salgan a caminar por los portales

Deshagan las últimas gotas de vida en mi silencio.

Desahoguen su lupa de impulsos y

descubran el minuto.

Y tú, ailment

desaforada bestia,

diviértete,

duerme en el el rebaño y

juega con la hierba.

Después, mucho tiempo después,

despertarás con un grito…

Verás que tu espalda se acomoda lentamente….

Tumbarás las piedras del sofisma, . . .

Después hundirás tus dientes..

Y CUANDO LO HAYAS SABOREADO,

SABRÁS,

sabrás a pura sangre.

 

     POEMA

Aquí está mi mano

si sirviera para apoyar a los últimos

si despegara la pistola del hombre

esta vez grito

¡Pero en fin

estar cansado con la vida es una buena manera de llorar!

Pero si decimos

l u n a m o r i t e

son ustedes capaces de denunciarme al astronauta y

él me dará un trompón de esos que traen piedras del país del

barranco

¡Sí, ustedes! ¡No se hagan!

A ustedes los vi ayer untándose billetes

vuestras caras me recordaron un animal de raza que tuve en el chiquero

Estas cosas pasadas viven en el presente pero ustedes dicen

que tengo envidia miento y escupo la saliva ausente

Así se pasan la vida discutiendo por un pedazo de periódico

para caminar de boca en boca como los chistes colorados

Seguís mintiendo me dicen

Bien recojo vuestras gracias

me voy

ya nos conocemos ………..

LOS ACTORES CAMINAN

Una manera de decirte adiós mi perro vagabundo

una manera de llorar mirando a1 cielo

como si dijeran que la mente se pudiera meter en el bolsillo

La desesperación

quiebra cánones

apariencia

mitos

Constantemente estamos en el viaje

morimos y anclamos

aún así nuestro silencio traga historia

se mete en el rincón más oscuro a escupir

Orina las flores

allí por ahí como quien dice juguemos una pequeña aventura

Dicen algunos poseer la verdad pero

esta no se compara ni se dialoga

simplemente los actores caminan

queriendo desquitarse la patada

Los pantalones vuelan porque no hubo reloj desayuno

golpe de doce ni zope de cena

Alguien dice actuamos sólo fuera del escenario

cierto

la piedra duele al mostrarla y

mejor la aventamos

escondemos las uñas

aullamos

maullamos

pero no somos perros ni gatos……

NUEVE Y CINCO 

DE LA NOCHE

Estoy cono si tal

por dentro mi voz tiembla

cobardía de hombre que quiso le siguieran contando

el último capítulo del cuento

Las tazas de café me alteran

Zumbo como organillo

En los libros sitúome tambaleante

trato de mantener la rectitud y exploto

Los días se alargan y no quiero perecer con máscara

discreta sonrisa

La mágica y ultrasecreta seriedad se la debo a los traumas de mi bigote

El dominio crece cuando en los ojos aumenta la lectura

A veces la comida oblígame arrinconar el despecho

por hoy no quiero posición nombre ¡NADA!

Tengo que regresar al PAÍS de donde vengo

donde no creen los honorables mercaderes de la palabra

que comercian hasta con el viento

En ocasiones silbo canto y divágome en lugares donde perros

y humanos acompañan a mojar la tembladera del diablo

Es la desesperación en el valle de lo desconocido

Quisiera ser brujo

mirar con el ojo tercero las otras dimensiones de

mi estupidez clara y maligna de

vivir en el país de los ratones

donde los agujeros saltan con la expresión más simple

Mi carcomida piel de no humano cruza la humorada que no regresa

al nervio de rosas extrañas

en la mañana donde el gringo habla en reuniones secretas

aullando por no serlo pero

ahí están james bond el wiski la coca cola en cada paso

como si nada cual si 1a vida se nos saliera por la gabela

como si dios fuera yanki

Estaba lejos ayer del soliloquio

mis parientes reclaman

Miro y los olvido

Marcho cansado de ver que oportunizan el dolor que

ríe así como agonía en vuelo y

desangra así como sustancia malévola

canción de malditos ….

POEMA

Testigo el agua de que me gustan las frutas después

del baño

de abrasar las espumas de su fuente

de oír la risa de los muertos que

reclaman la siesta en el descanso de los árboles.

Orino en e1 bosque cuando lloran las piedras.

Testigo el agua de que ustedes son

los infieles buscadores de juventud que

les gusta jugar sucio

culebras autonombrados genios en fin

los dejo

no sé nada de intrigas

nos vemos chao nos vemos..

Tomado del poemario TESTIMONIO

DE RIGOBERTO GÓNGORA

 

Ver también

Antes que te digan otra cosa

  La vida y obra de Edgar Mauricio Vallejo Marroquín fue truncada por personas que …