web analytics
martes , 17 octubre 2017
Inicio » Internacionales » Perú protesta por espionaje, llama a embajador en Chile y se tensa relación bilateral

Perú protesta por espionaje, llama a embajador en Chile y se tensa relación bilateral

Lima/AFP

El buen momento de las relaciones que sostenían Perú y Chile se alteró el viernes tras la decisión de Lima de llamar en consulta a su embajador en Santiago y de protestar por supuestas acciones de espionaje practicadas por el gobierno chileno.

La acusación peruana contra el vecino país, pharm con el que perdió una guerra que le costó territorio en el siglo XIX y al que ganó una porción de mar en un litigio diplomático en 2014, prescription se basa en el testimonio de dos marinos peruanos que son investigados por el delito de “traición a la patria” en el fuero militar.

La protesta de Lima se cocinó durante la jornada del viernes luego que el gobierno chileno negara formalmente haber promovido acciones de espionaje en Perú.

En nota diplomática al gobierno de Chile, cure Perú expresó “su más enérgica protesta y rechazo por acciones de espionaje en contra de la seguridad nacional”.

La cancillería peruana le pidió al gobierno chileno que realice “una rápida y profunda investigación para procesar a los responsables de estos actos”, que se informe de los resultados al gobierno peruano, y solicita que “se brinden las seguridades que dichas acciones de espionaje no se habrán de repetir”.

Tras ello, confirmó que el embajador en Chile, Fernando Rojas, era llamando en consulta a Lima. El anuncio luego fue replicado por la primera ministra, Ana Jara, en su cuenta de Twitter.

Con esa decisión pareciera haberse aplicado la advertencia lanzada por el presidente Ollanta Humala sobre las repercusiones que tendría el caso.

“Sería gravísimo para la relación bilateral”, había dicho el jueves.

El llamado en consulta de un embajador es una acción diplomática que se asimila como una señal de descontento con una medida o acción del estado con el que mantiene relaciones.

Para analistas, la reacción de Humala, un excomandante del ejército que antes de llegar al poder en 2011 era percibido en Santiago como antichileno, habría tenido en cuenta un antecedente: En noviembre de 2009, Perú denunció que un agente de su Fuerza Aérea recibía dinero por espiar a favor de Chile, algo que su vecino negó siempre. El militar recibió 35 años de prisión por traición a la patria.

Chile niega espionaje

El caso de espionaje se hizo público el miércoles luego que un canal de televisión peruano denunciara que los marinos Alfredo Domínguez y Johnny Philco, estaban detenidos desde octubre pasado tras confesar que fueron contactados por supuestos empresarios italianos, quienes en realidad habrían sido agentes chilenos.

Los dos militares habrían recibido pagos a cambio de información de las labores de supervisión de la Marina de Guerra de Perú sobre pesca de altura, entre 2005 y 2012. El jueves la justicia militar admitió que había un tercer investigado.

“Ante la situación planteada en Perú, el Gobierno de Chile señala que no promueve ni acepta acciones de espionaje en otros Estados ni en su propio territorio”, señaló una nota de la Cancillería chilena el viernes. La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, aún no se ha referido al tema.

Humala recibió el jueves el respaldo de todas las fuerzas políticas, mientras que el viernes el expresidente peruano Alan García también arremetió contra Chile.

“Tome usted Michelle Bachelet, la iniciativa para hacer una investigación profunda sobre este azaroso tema del presunto espionaje, para fortalecer nuestra buena vecindad”, dijo el viernes por la noche durante un mitin por el aniversario de su partido, el Apra.

Perú y Chile, con relaciones marcadas por altibajos desde la Guerra del Pacífico (1879-83), habían logrado estrechar lazos en la última década gracias al comercio y a su proyección en la cuenca del Pacífico y a través de la alianza con México y Colombia.

Ambos aceptaron y aplicaron muy rápido el fallo de la Corte de la Haya, que en enero de 2014 reconoció para Perú más de 50.000 km2 de mar en disputa y trazó en definitiva la frontera marítima entre ambos.

Chile tiene invertidos en Perú 14.000 millones de dólares, en tanto que los capitales peruanos en tierras chilenas suman 8.000 millones de dólares, según cifras oficiales de 2014.

A %d blogueros les gusta esto: