web analytics
Página de inicio » Nacionales » Parroquia El Calvario conmemora a los fieles difuntos
Con un altar de la imagen de Jesús Yacente que representa el momento de la muerte del Hijo de Dios y en un ambiente de oración, la parroquia El Calvario, de San Salvador, conmemoró a los fieles difuntos. Foto: Diario Co Latino /Alma Vilches.

Parroquia El Calvario conmemora a los fieles difuntos

Alma Vilches
@DiarioCoLatino

Con un altar de la imagen de Jesús Yacente que representa el momento de la muerte del Hijo de Dios y en un ambiente de oración, la parroquia El Calvario, de San Salvador, conmemoró a los fieles difuntos. El 2 de noviembre la iglesia católica recuerda que Cristo ha vencido a la muerte y todos, gracias a él, peregrinan hacia la patria celestial.

Los cristianos no dan culto a la muerte, sino a Dios que es la fuente de la vida, pues Cristo se ha hecho hombre para demostrar que el ser humano puede trascender si vive el amor y está tomado de la mano de Dios, quien es inmortal, eterno y puede hacer que la vida continúe en el más allá

 Según el sacerdote Narciso Bordignon, de la parroquia El Calvario, el Día de los difuntos es para elevar una oración por los familiares y amigos que ya partieron al encuentro con el Señor, que Dios los tenga en su gloria y brille para ellos la luz perpetua. Los cristianos han mantenido fuerte la fe en la resurrección y por eso el respeto a los cuerpos.

“El culto a los difuntos es muy antiguo. En la iglesia se ha fomentado por la creencia y nuestra fe que el cuerpo resucitará con Cristo, por eso los primeros cristianos tenían un respeto a los difuntos, es así como en Roma hay evidencias en las catacumbas fueron guardando los cuerpos de los mártires. Actualmente se pueden ver los lóculos donde ponían los cuerpos”, detalló.

 Para disfrutar de la visión beatífica, es decir, ver a Dios cara a cara, es necesaria una purificación, que en la iglesia católica es interpretada a través del “purgatorio”, que es un momento por el cual el alma pasa para expresar su opción definitiva y libre de condicionamientos materiales después de la muerte y antes de recibir la vida eterna.

 “Nuestros seres queridos necesitan oración para que ese momento de purificación interior se desarrolle satisfactoriamente y puedan gozar en paz con Dios, por eso las misas y oraciones, ya que por ellos mismos no pueden hacer nada, solo interceder por los vivos, pero nosotros en cambio podemos orar por ellos para que este proceso se de satisfactoriamente”, sostuvo el religioso.

 Los vínculos familiares no se rompen a través de la muerte, el hecho de recordar a los familiares y amigos es una forma de mantenerse unidos y ayuda a mitigar el dolor de la pérdida y separación física, sin embargo, paralelamente se han desarrollado formas de comunicarse con el alma y sentir la cercanía de la persona querida, en lo cual no deben creer los cristianos católicos.

 “Cuando uno se va espera no ser olvidado, pero a los que siguen viviendo mantener la memoria de sus seres queridos les da una sensación de no abandono y pérdida irreparable, sino todavía ser parte de una familia, además, ayuda desde el punto de vista psicológico y emocional”, señaló el padre Bordignon.

 El Papa Francisco manifestó que en la iglesia católica la conmemoración del 2 de noviembre es orar por quienes han fallecido, pero en especial por aquellos que aún no pueden gozar de la presencia de Dios, porque están purificando en el purgatorio los efectos que ocasionaron sus pecados.

“Así como los santos interceden ante Dios por nosotros, también se puede rogar al Señor por las almas del purgatorio. Todos los bautizados en la tierra, las almas del purgatorio y todos los beatos que están ya en el paraíso forman una única gran familia, esta comunión entre tierra y cielo se realiza sobre todo en la oración de intercesión”, enfatizó el Pontífice

 Fue a partir del 2 de noviembre del año 998 cuando se creó un día especial para los difuntos, instituido por el monje benedictino San Odilón de Francia; su idea fue adoptada por Roma en el siglo XVI y de ahí se difundió al mundo entero. Mientras que, el Día de Muertos es una celebración originaria de las culturas prehispánicas y en ella se honra la memoria de los difuntos por medio de ofrendas, altares y comida, pues de esa forma se ilumina el camino del que muere, para que no se pierda en el otro mundo.

Ver también

“El Cipitío” será “Hijo Meritísimo de El Salvador”

Redacción Nacionales @DiarioCoLatino Los diputados de Nuevas Ideas presentaron una pieza de correspondencia que contiene …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.