Página de inicio » Mundo » Países desarrollados inyectan optimismo a la economía mundial en 2015, dice FMI

Países desarrollados inyectan optimismo a la economía mundial en 2015, dice FMI

Por Aldo Gamboa

Washington/AFP

El Fondo Monetario Internacional (FMI) mantuvo este martes su previsión de crecimiento económico global para 2015 en 3, seek 5%, guiado por el repunte de los países desarrollados en un contexto favorable de caída de los precios petroleros.

Tras registrar un crecimiento de 3,4% en 2013 y 2014, la economía mundial parece surcar un camino sostenido de ligera aceleración, con 3,5% en 2015, que debería seguir en 2016 con 3,8%, de acuerdo con el organismo.

Las estimaciones para este año del FMI, que empieza esta semana sus reuniones de la primavera boreal en Washington, siguen sin modificaciones respecto a la última revisión del organismo en enero.

«La previsión para las economías avanzadas está mostrando señales de mejora», redactó el organismo en su informe semestral.

El repunte de los países desarrollados, con Estados Unidos como actor principal y apoyado en el declive de los precios del petróleo, guiará el crecimiento de la economía global, afirmó el estudio.

Pero otros factores obstaculizan el impulso, como tensiones geopolíticas, desajustes en los mercados financieros, y las sombras del estancamiento y la baja inflación en los países desarrollados.

El PIB de las economías avanzadas crecerá 2,4%, frente al 1,8% del año pasado, apuntó el organismo.

En contraste, los países emergentes experimentarán en 2015 su quinto año de desaceleración, a un ritmo de 4,3%, frente al 4,6% de 2014.

Algunos países exportadores de crudo recibirán el embate de la caída de los precios, en especial aquellos con problemas internos como Rusia y Venezuela.

Mientras tanto, China se desacelera y en América Latina el fuelle de las materias primas, del que disfrutó en la última década, se desinfla.

Sin embargo, el FMI asume que como reflejo de mejores en la demanda interna y producción, y el alivio de tensiones geopolíticas, los países emergentes se recuperarán y ayudarán al impulso del crecimiento mundial en 2016.

Estados Unidos a la cabeza

Estados Unidos, a la cabeza de los países ricos, seguirá en su «sólida recuperación» con condiciones para un «robusto desempeño económico» en 2015, según el informe.

La economía norteamericana, la más grande del mundo, crecerá 3,1%, 0,5 puntos por debajo de enero, pero a los niveles previstos por el FMI en su última asamblea el pasado octubre.

La eurozona, que suscitó miedos de recesión durante la última asamblea del FMI en octubre, también se recupera -aunque levemente- a los ojos del organismo, que revisó en 0,3 puntos respecto a enero su estimación para este año de 1,5%.

«Los bajos precios del crudo, bajas tasas de interés y la devaluación del euro» se espera que impulsen la actividad en los países europeos, según el FMI.

Otro alumno caído en desgracia recientemente, Japón, la tercera potencia económica mundial, muestra tímidas señales de mejora: el FMI revisó en 0,4 puntos la estimación a 1%.

China desacelera

El informe del FMI observa que China, que en los últimos años avanzaba anualmente casi a ritmo de dos dígitos, deberá desacelerarse a 6,8% este año y 6,3% en 2016.

América Latina tendrá crecimiento ínfimo

América Latina tendrá en 2015 un segundo año consecutivo de crecimiento ínfimo, inferior a 1%, en un escenario marcado por el desplome de Venezuela y estancamiento del gigante brasileño, de acuerdo con las últimas previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Para la entidad financiera, la región terminará el año 2015 con un crecimiento mediocre de 0,9%, sensiblemente por debajo de la previsión de un decepcionante 1,3% que había sido lanzado en octubre del año pasado y mantenido en la revisión publicada en enero de este año.

Para la entidad, este escenario será definido por la ausencia «de un impulso aparente de recuperación de la actividad económica en el corto plazo», y la perspectiva de persistencia en la tendencias de baja de precios de las principales commodities exportadas por la región.

Por su escala, el caso de Brasil hace encender las luces de alerta para el FMI, ya que la entidad prevé que el gigante sudamericano terminará el año en recesión de 1%.

Para poner de relieve la magnitud del estancamiento brasileño es necesario recordar que en octubre del año pasado el mismo FMI había previsto que la mayor economía latinoamericana terminaría 2015 con crecimiento de 1,4%, pero en enero de este año ya rebajó drásticamente esa expectativa a un tímido 0,3%.

En la visión del FMI, en Brasil «la percepción del sector privado se mantiene persistentemente baja (…) en reflejo de los riesgos de un racionamiento de electricidad y agua en el corto plazo».

La otra preocupación del FMI para la región es claramente Venezuela, que según el FMI terminará el año 2015 con fuerte caída de -7%, que se sumará a otro retroceso de -4% en el próximo año.

«El colapso del precio del petróleo ha complicado una situación que ya era difícil», señaló el FMI en su nuevo conjunto de previsiones.

La economía de México, de acuerdo con el FMI, terminará 2015 con un crecimiento de 3%.

«Se trata de una posibilidad sólida, pero por debajo de lo que se esperaba», apunta el estudio con relación a México, donde observó trabas en la demanda doméstica que le impide aprovecharse del crecimiento en Estados Unidos.

No obstante, señaló la entidad, si bien las dificultades de la región se concentran en Sudamérica, «la producción de mantiene cerca de su potencial, como lo evidencia un desempleo todavía muy bajo en varias de las economías».

Nuevo ambiente externo

En general, apunta el FMI, los riesgos persistentes son «considerables y de alguna forma tienden hacia abajo», ya que la actividad exportadora de commodities podrá ser todavía más afectada «en especial por una reducción de inversiones más aguda de lo esperado en China».

Por eso, los técnicos de la entidad estiman que el principal desafío será «administrar los reajustes a un nuevo ambiente externo pero preservando sólidos fundamentos y elevando el potencial de crecimiento».

Al mismo tiempo, los países de América Central, como ya había ocurrido en 2014, parecen beneficiarse de la caída en los precios del petróleo y de la recuperación de la economía estadounidense.

«Remesas aumentaron 9% en 2014 y, junto a un crecimiento de las exportaciones, continuará a sostener la actividad doméstica y facilitar la tarea de fortalecer la posición fiscal» en los países de la región.

Este escenario terminó por aportar tranquilidad a los países del Caribe, apuntó el documento del FMI.

No obstante, la situación en Venezuela podría reducir la actuación de Petrocaribe en esa región, una ausencia que «pondría presiones sobre las finanzas públicas» de diversos países caribeños.

Ver también

Más de cinco mil migrantes murieron en el mar al intentar llegar a España

MADRID/Xinhua Un total de 5.054 migrantes murieron al intentar llegar a las costas españolas entre …