web analytics
Página de inicio » Nacionales » ORMUSA demanda políticas de seguridad en respuesta a la violencia contra las mujeres
Foto Diario Co Latino/Archivo

ORMUSA demanda políticas de seguridad en respuesta a la violencia contra las mujeres

Gloria Silvia Orellana
@GloriaCoLatino

La Organización de Mujeres Salvadoreñas por la Paz (ORMUSA), ante los últimos hechos sobre los hallazgos de feminicidios múltiples, violencia sexual, desapariciones y otras expresiones de violencia contra mujeres, demandaron de la instituciones gubernamentales “fortalecer las políticas de seguridad ciudadana” y atender de forma diferenciada la violencia misógina contra las niñas, adolescentes y mujeres, en general, en el país.

En un pronunciamiento, ORMUSA expresó su preocupación en diversos casos de violencia como la del exagente de la Policía Nacional Civil (PNC), en Chalchuapa, Santa Ana, por los señalamientos de feminicidios y violaciones múltiples.

“Esto evidencia que las desapariciones deben investigarse como violencia por razones de género y en consonancia, poner en práctica protocolos y recursos estatales idóneos para dar una respuesta pronta y adecuada a las familias y víctimas de estos delitos”, dice ORMUSA.

“Crímenes como los relatados fueron cometidos con ensañamiento, violencia por medios sexuales, tortura, vejación y ocultamiento de los cuerpos, y deben ser considerados como alertas de la necesidad de erradicar las prácticas sociales de tolerancia a la violencia contra las mujeres, típicas del patriarcado imperante en la sociedad salvadoreña”, cita ORMUSA.

Cifras del Instituto de Medicina Legal (IML) dan cuenta que los feminicidios en el primer trimestre de 2021 (47 casos) dobla al 2020 (28 casos), lo que valoró ORMUSA, como “evidencia que no son casos aislados”, que su frecuencia es real y no son hechos espontáneos o emergentes, como se ha pretendido normalizar, cuando señalan que es el “clímax de un ciclo continuo de violencia”.

“Con relación a la violencia sexual, la Fiscalía General de la República (FGR) registra al menos 8 denuncias diarias por estos delitos en el primer trimestre de 2021, en el mismo período del año 2020, recibió 980 denuncias en promedio más de 10 casos cada día. Con base a las encuestas sobre violencia sexual, se conoce que buena parte de las víctimas no denuncian, pese a las graves consecuencias físicas, emocionales y sociales del abuso sexual, entre ellas los embarazos impuestos”, indica.

Las estadísticas reportadas por el Ministerio de Salud (MINSAL) indican que en el primer trimestre del presente año “138 embarazos en niñas entre 10 a 14 años y 3,555 adolescentes entre 15 a 19 años”. ORMUSA considera que es una “Alerta” que debe alarmar a la sociedad en general y en especial al sistema de protección de la niñez y adolescencia. Asimismo, en términos porcentuales, los embarazos de niñas y adolescentes representan el 22.8 % del total de embarazos inscritos en 2020, mientras que en lo que va de 2021, representaron el 22.45 %, según los datos tomados del Observatorio de la Niñez y Adolescencia con datos del MINSAL. No obstante, que reconocen un leve disminución en el primer trimestre del 2021, en los embarazos de niñas en el rango de los 10 a 14 años y el rango de los 15 a 19 años , ORMUSA dice estas cifras no son significativas.

“Los embarazos en niñas y adolescentes representan sistemáticas violaciones a sus derechos humanos. Una vez son madres, las niñas y las adolescentes no vuelven a ser tratadas como tales, sino como adultas y sus derechos continúan siendo vulnerados en el ámbito familiar y comunitario, principalmente. Por tal razón, es urgente que se impulsen los recursos y enfoques necesarios, la Estrategia Nacional Intersectorial de Prevención del Embarazo en Niñas y en Adolescentes (2017-2027”, reitera.

Esto involucra intervenciones intersectoriales articuladas desde un enfoque de derechos humanos, género e inclusión, que facilitaría el empoderamiento de niñas y adolescentes a su pleno desarrollo y superar los obstáculos y desafíos planteados en la estrategia.

“Estos hallazgos motivan la necesidad de abordar el problema de la violencia contra las mujeres desde sus más profundas raíces: la desigualdad y la prevención desde subsistemas de protección que garanticen la vida y la seguridad de las mujeres incluyendo sistemas de alerta y detección temprana del riesgo feminicida y sexual”, acota ORMUSA.

Ver también

CESTA: por la agroecología para fortalecer la resiliencia ante Cambio Climático

Gloria Orellana @DiarioCoLatino Walter Gómez, del programa de Soberanía Alimentaria del CESTA, reside en el …