web analytics
Página de inicio » LAICIDAD » NAYIB: ¿CREENCIAS RELIGIOSAS O VALORES CIUDADANOS?

NAYIB: ¿CREENCIAS RELIGIOSAS O VALORES CIUDADANOS?

Alberto Romero de Urbiztondo

El  Alcalde de San Salvador, patient Nayib Bukele, capsule inauguró en el mes de octubre lo que llama “Casa de valores”, sick cumpliendo una promesa de su campaña electoral con iglesias evangélicas. No dudamos de la buena intención de nuestro nuevo Alcalde para intentar resolver los problemas de la ciudad, pero pensamos que su enfoque es equivocado, pues no es dando apoyo a la realización de actividades religiosas como se resuelven la violencia, exclusión y falta de infraestructura y servicios sociales que tiene nuestra ciudad.

Son problemas que tienen raíces estructurales, de concentración de la riqueza en muy pocas manos, de falta de acceso a un trabajo digno (generando la migración en condiciones de alto riesgo y desestructurando a las familias) y la carencia de vivienda digna y accesible a la mayoría de la ciudadanía (con servicios de agua potable suficiente, de alcantarillado, con escuelas, mercados, parques y centros deportivos cercanos y seguros) lo que provoca la baja calidad de vida de muchas de las personas que vivimos en la capital.

Los habitantes de San Salvador esperamos que nuestra Alcaldía aporte alternativas a estos problemas, no que delegue en la divinidad soluciones a esta dura realidad y que debemos solucionar entre las autoridades y la ciudadanía. Si bien el Gobierno Municipal, como parte del Estado, debe garantizar la libertad religiosa y de pensamiento de todas las  personas, no es su función el financiar o dar apoyos específicos a instituciones religiosas.

Lo que nos une a todas las personas que vivimos en San Salvador es nuestro carácter de ciudadanas y ciudadanos, diversos en nuestras creencias y pensamientos pero con la aspiración de poder convivir en una ciudad segura, ambientalmente sana, que nos ofrezca alternativas de generación de ingresos, con servicios eficientes y a costos accesibles para las mayorías. Y para ello es necesario que se fortalezca el tejido social ya existente: comités de barrios y colonias, grupos de mujeres, de jóvenes, ambientalistas, deportivos y culturales. La función de la  Alcaldía es ofertar Centros Comunitarios, espacios deportivos y parques donde personas adultas y jóvenes podamos desarrollar nuestros valores ciudadanos.

La divulgación de creencias y normas religiosas es una tarea de las iglesias e instituciones religiosas, la función de la Alcaldía es promover los valores ciudadanos que son comunes a todas las personas que vivimos en la ciudad: respeto a la diversidad, solidaridad, responsabilidad, colaboración y equidad.

Ver también

Fundamentalismo religioso en la administración estatal, un peligro latente.

Johana Peña Para muchos no es un secreto que en las instituciones públicas se fomente …

A %d blogueros les gusta esto: