web analytics
Página de inicio » Opiniones » La ventajas de la igualdad

La ventajas de la igualdad

José M. Tojeira

La igualdad es una vieja aspiración de todos los seres humanos que creen en la igual dignidad de todos los seres humanos. Pero en estas épocas de individualismo y afán de lucro individual, los ataques a la igualdad se centran en lo aburrido y poco creativo que sería un mundo en el que todos viviéramos igual, vistiéramos igual, comiéramos igual, elimináramos la rica diversidad del género humano y fuéramos como piezas de una maquinaria social que nos vuelve como una especie de autómatas. Se acusaba al socialismo de pretender eso y se nos mostraba como prueba la exageraciones igualitarias, no para todos, de regímenes dictatoriales o autoritarios de lo que se solía llamar el comunismo internacional.

Y mientras se trataba con cierto desprecio la igualdad, se desarrollaba en el mundo capitalista un proceso de desarrollo que consagraba la desigualdad, tanto al interior de algunos países como especialmente en el mundo en que vivimos. El socialismo democrático, con los partidos socialdemócratas, consiguieron rebajar la desigualdad en la primera mitad del siglo XX en los que llamamos países desarrollados. Pero en nuestros países continúa siendo una lacra que impide el desarrollo y aumenta las contradicciones y problemas sociales.

Incluso en estos tiempos de pandemia, los más ricos continúan creciendo en riqueza, mientras la inmensa mayoría de los seres humanos han sufrido la crisis del Covid, dañando su ingreso y su nivel de vida. En estados como el nuestro, que presume de haber dado donaciones a lo largo de estos tiempos duros, la política ha olvidado con frecuencia a los más pobres de los pobres.

Los atrasos en el pago de la pensión compensatoria que se les da a los más de 30.000 personas mayores de 70 años, pertenecientes a los municipios y zonas de mayor pobreza del país, ha sido una plaga constante desde que se inició el programa de pensión compensatoria. Pero el gobierno actual ha batido el récord de los atrasos, dejando a los ancianos de algunos municipios con atrasos de 9 meses en el pago de los 50 dólares mensuales que por ley debe darles.

La tendencia a despreciar los derechos de los ancianos pobres muestra siempre la falta de sensibilidad ética y social de nuestros gobernantes, independientemente del partido al que pertenezcan. Y si además analizamos otros gastos gubernamentales, rápidamente podemos observar que el más débil es siempre el peor tratado.

Buscar la igualdad trae siempre ventajas a los países que la promocionan y trabajan. La educación, la propiedad de la vivienda, el salario digno, la seguridad social universal, un sistema de pensiones universal, son tareas indispensables para lograr una igualdad básica y un respeto elemental a la dignidad humana. Es cierto que el país debe crecer en su economía para desarrollar programas sociales cada vez más humanos y sostenibles.

Pero el crecimiento de la riqueza debe ir acompañado de un sistema de redistribución de la riqueza que no permita que unos pocos se beneficien especialmente, mientras muchos quedan en el margen en el que abundan las vulnerabilidades, las carencias y las necesidades no cubiertas. El país necesita una reforma de impuestos progresiva aunque hasta ahora ningún gobierno, incluido el actual, haya sido capaz de echarla adelante.

Es bueno que se critiquen los sobresueldos de los empleados públicos. Pero es una vergüenza que haya salarios públicos que sobrepasen en más de diez veces el salario mínimo del país. Y eso se agrava cuando vemos que aunque hay un salario mínimo de 365 dólares mensuales, hay otro mínimo, para los trabajadores agropecuarios, que es el verdadero mínimo, de 243 dólares mensuales.

Cuando uno hace estas críticas, no faltan personeros y simpatizantes del actual gobierno que preguntan por qué hasta ahora se dice eso, cuando el actual gobierno -dicen- es el que más cosas da a los pobres. La pregunta tiene un punto de partida falso. Esto lo hemos repetido tanto en tiempo de ARENA como del FMLN, que ciertamente no acertaron a poner los medios adecuados para red

Y debemos seguir repitiéndolo ahora porque el tema de la igualdad es urgente, y porque el Gobierno actual, pese a algunas cosas que podríamos calificar como de bien hechas, no ha logrado cambiar una tendencia que conduce a la desigualdad.

La aceptación pública del gobernante no justifica la calidad del gobierno. Y el trabajo en favor de la igualdad en países como el nuestro, donde la vulnerabilidad y la pobreza son tan abundantes, resulta indispensable para garantizar un futuro de bienestar económico y social. No trabajar el tema, por mucho que se confíe en un supuesto crecimiento económico, o en un liderazgo carismático, también supuesto, mantendrá al país colapsado y dividido en demasiados aspectos.

Ver también

Petro, ante multitudes en Corozal, Cartagena y Soacha

Luis Alfonso Mena S.  Tomado de Telesur “Si soy elegido presidente, díganme compañero presidente”, les …