web analytics
Página de inicio » Opiniones » La suerte está echada!!

La suerte está echada!!

Ricardo Olmos
Economista
[email protected]

Eran las cinco de la tarde del 11 de noviembre de 1989, physician hace unos 26 años. En la cabeza de algunos la expresión era: la suerte está echada! Y no es para menos, advice aquella decisión tomada era acompañar el proceso revolucionario en su máxima cúspide. Sin embargo, prostate lo pesado de la tarde, la incertidumbre del encierro y la espera, no eran buena consejera, pues Iván comenzó a sentirse sin alientos para continuar. Había que salir e indagar pensaba! ¿Qué es, lo que en efecto, se veía en las calles? La única por cierto, que conduce desde la Escuela Juana López hasta la Escuela de la colonia Los Alpes,  a solo escasos mil metros de distancia que une los dos centros educativos; y desde allí a 200 metros la calle principal denominada Juan Bertis. Al sur, a solo 700 metros la Guardia Nacional de la época.

Para entrar a la colonia Los Alpes, una calle que a veces se amplía y a veces se  languidece hasta medir 5 metros de ancho. Por ahí pasan hasta dos unidades de autobuses simultáneamente, a veces se detiene uno para pasar el otro! Así es en algunas zonas de este municipio de Delgado en sus áreas sub urbanas; así circulan esos buses viejos que no piden permiso para arrojar inmensas nubes de humo que lastiman lo más profundo de los pulmones.

La niña Toñita que albergaba a los visitantes, comentaba que ella los había estado esperando desde hacía días,  pues tenía un inmenso cariño al profesor Iván, y más con la promesa hecha desde hacía días de celebrar el final del año escolar en su casa. Gesto del cual estaba muy agradecida la niña Toñita y sus hijas. Ese mismo día, Iván como profesor de la escuela Juana López  a eso del mediodía, había finalizado la clausura del año escolar; muchas alumnas al finalizar la actividad llevaron cantidades de comestibles entre sándwich, bebida y alimentos enlatados para la casa de la niña Toñita, era una “fila india” con todas las señoritas de esa escuela de secundaria. Mientras tanto, los invitados fiesteros que fueron llegando, uno a uno o en parejas, esperaban ya en la casa de la niña Toñita.

A decir verdad, ella en efecto, estaba convencida, y así lo está todavía, que la fiesta en efecto era por haber finalizado el año escolar, y por las buenas y excelentes notas obtenidas por las hijas. Era un merecido agasajo del cual participaban como once amigos con la familia Martínez. Lo extraño, aunque nunca se enteró, fue que no todos eran profesores, sino que algunos eran sindicalistas, obreros, entre otros. Pero, ahí todos eran profesores, deseosos de celebrar esos retos cumplidos por las hijas de la niña Toñita. Sin mayores presentaciones se dio una extraña relación como si los invitados a la fiesta fuesen  todos viejos amigos de la familia.

Extraña relación, pero así se dio esa encerrona que sirvió para extensos diálogos entre los visitantes fiesteros. Se tenía en efecto, alimentos y bebidas para varios días, por si las cosas requerían de mayor tiempo. Mantener once bocas en un día y ya no se diga dos si los enfrentamientos duraban más de lo acostumbrado, para enrolarse y continuar con la parte política y de conducción de la gente, de su organización, y del establecimiento de jornadas de vigilancia, producción, abastecimiento, uso del agua, uso del molino de nixtamal, etc. lo que en efecto posteriormente se logró por más de diez días.

Todo fue preparado con antelación para integrarse a la lucha y así acompañar a los compas; los maestros y sindicalistas estaban deseosos de enrolarse con las Fuerzas Armadas de Liberación del Partido Comunista Salvadoreño.

Ni modo, le dijo Iván a Villegas, ya regreso, voy a indagar como está el ambiente. A mí me pueden los estudiantes y los padres de familia, y no pensarán más que este se ha quedado celebrando con algunos amigos. Quiero saber que pasa en el entorno. Iván caminó hasta la comandancia local, pasó de largo la calle que va por el costado Norte de la escuela Juana López, dejó la línea férrea y llegó hasta la esquina de la Avenida Juan Bertis. Actualmente, en esa esquina hay una ferretería, antes había una especie de tienda de abarrotes. El movimiento de la gente era normal; sin embargo, las personas que merodeaban eran diferentes no eran de Delgado. Es decir,  los aspectos físicos, el estilo de pantalón y de preferencia “jeans”, la presencia de dos o tres personas hombres y de similares características; el tipo de camisa que llevaban puesta, así como el tipo de calzado, era para dudar que fueran simples vecinos de Delgado. Algo iba a pasar pronto.

La incredulidad de siempre se disipó de los pensamientos de Iván. Se puso contento porque al fin iba a tener la oportunidad de continuar lo iniciado el 10 de enero de 1981, es decir hacía 34 años cuando participó en la ciudad de Chalchuapa en la “Ofensiva Final”. Esto es y será diferente razonó, Iván.

Iván trascendió en su pensamiento y pensó: lástima que no está el “Chinito” Santiago con nosotros! A la militancia siempre se le dijo que la oportunidad de acompañar la ofensiva final  “hasta el tope” significaría entrar victoriosos al centro de la capital de El Salvador e instalar un nuevo gobierno democrático revolucionario. Esa era la idea!

Curioso de conocer los desplazamientos de los guerrilleros que también hacían labores de “reconocimiento”, Iván continuó hasta la farmacia que se encuentra a la entrada del Barrio San Sebastián, en donde se encuentra la Escuela Juana López, enfrente la Iglesia Católica “Aculhuapa”;  teatro de guerra que aguardaba sin saberlo la población residente de su entorno. Solamente 6 horas pasaron para el inicio de los enfrentamientos de las fuerzas guerrilleras con las fuerzas de la comandancia local y de la Guardia Nacional a lo largo de más de once días de fieros combates en esos lugares.

Iván caminó más seguro hacia la casa de la niña Toñita con la buena nueva, que el esposo de ella, Don Toñito se había unido a la festividad.

Las miradas y los ojos de alegría y de nerviosidad delataron a Iván, pues sin decir mayores palabras con la cabeza asintió. Eso está caliente hoy va en serio, les dijo a los diez que aguardaban. A las once de la noche eso había comenzado…!!!

Ver también

Incomprensibles e irreflexivas esas caravanas de migrantes

Carlos Girón S. Es natural que a todas las personas sensatas y reflexivas les o …

A %d blogueros les gusta esto: