web analytics
Página de inicio » Opiniones » La Escuela de las Oportunidades. Desafío para las escuelas públicas salvadoreñas

La Escuela de las Oportunidades. Desafío para las escuelas públicas salvadoreñas

Edit Esmeralda Alas Luque de Vásquez

Escuela de las Oportunidades, una propuesta de Francois Dubet para sistemas educativos.

En ese contexto Dubet plantea una pregunta ¿cómo es una escuela justa? Él visualiza la escuela de oportunidades como alternativas para construir una escuela justa. Esta visión promueve cambios en los paradigmas sobre la aplicación de ese principio moral. Por tal razón, se pretende analizar la pertinencia de su propuesta en el contexto salvadoreño. La propuesta de Dube podría ser considerada como utopía para algunos, porque la escuela actual en El Salvador está inmersa en un ambiente de carencias que en algunos casos no son tomadas en cuenta. Sin embargo, esa propuesta podría ser una esperanza de transformación social, si los actores clave se comprometen y participan con responsabilidad. Esa transformación podría concretarse mediante una Política Educativa de Escuela de Oportunidades que tenga a su base la participación de los actores clave. Una Política Educativa sobre las Escuelas de Oportunidades en el sector público debe promover la participación de estos actores, a fin de identificar las necesidades, intereses y problemas reales de cada nivel educativo y sector territorial. Promover la participación requiere claridad de lo que se necesita e interesa aprender. También es necesario que los actores clave conozcan los problemas a los que se enfrentan los educandos. Para ello debe capacitarse a estos actores sobre las formas de participación ciudadana y sus respectivos mecanismos de participación.

La participación en las escuelas del sector público debe ser integral e integradora. En el primer caso se requiere una visión holística que permita encontrar su identidad, valorar el sentido de la vida y facilitar la adaptación a nuevas situaciones. En el segundo caso se trata de ayudar a comprender que existe conectividad entre la persona en sí misma y con su entorno. La participación de los actores clave en el diseño de una Política Educativa de Escuela de Oportunidades debe reflejarse en el diseño, implementación y evaluación. Estos actores son: personal directivo, docentes, estudiantes, padres y madres de familia. La participación es determinante en la construcción de la política. Participar contribuye al desarrollo de perspectivas de cambio y transformación. Estas perspectivas incluyen una visión holística que aportaría a las escuelas públicas el componente de justicia para humanizar la educación rural y urbana. La participación en la escuela demanda espacios de diálogos y oportunidad de ser parte activa en la toma de decisiones, de tal forma, que es  un factor de garantía para transformar las escuelas públicas en verdaderos espacios de aprendizaje y oportunidades. En ese sentido, las escuelas públicas deben tener claro para qué están educando y conocer quienes se educan en el sector público.

En el primer caso la interrogante conduce hacia los fines de la Educación Nacional. En el segundo caso a reconocer que los estudiantes no son los únicos destinatarios de la formación. También se educan los docentes, los padres y madres de familia, y los agentes de la comunidad. Se educa con el modelaje y el trato cotidiano, con la coherencia entre el discurso y la práctica, con las experiencias inclusivas y respetuosas, en fin, con todo lo que se muestra y observa.

Para finalizar, se considera que la Escuela de Oportunidades facilitaría que las escuelas públicas caminen hacia una propuesta educativa racional y crítica, que permita descubrir la oportunidad que el entorno le ofrece, aún en medio de las adversidades. En tal sentido, es imperante que las escuelas rurales y urbanas tengan la audacia para abrir los espacios de participación necesarios, con el propósito de proteger una propuesta novedosa que emerja de un compromiso colectivo y que represente el anhelo de una comunidad educativa. La novedad radica en que debe nacer y desarrollarse con acompañamiento comunitario para que las escuelas públicas sean el reflejo de la sociedad que los salvadoreños y salvadoreñas deseamos. Por tanto, la Escuela de Oportunidades son un desafío para las escuelas rurales y urbanas del Sistema Educativo Salvadoreño.

Bibliografía

Dubet, Francois. (2004) La Escuela de las oportunidades. ¿Qué es una escuela Justa? Editorial Gedisa. España.

Ellacuría, I. (2007). Filosofía de la Realidad Histórica. San Salvador: Talleres Gráficos UCA.

MINED. (2001). Comunidad,Participación y Escuelas en El Salvador. San Salvador: Sin nombre.

MINED. (2017, p6). Organización y participación comunitaria. Obtenido de Organización y participación comunitaria.: http://minedupedia.mined.gob.sv/lib/exe/fetch.php?media=files:director_mod8.pdf

Morin, E. (octubre de 1999). Los siete saberes necesarios para la educación del futuro. Obtenido de Los siete saberes necesarios para la educación del futuro: http://www.ideassonline.org/public/pdf/LosSieteSaberesNecesariosParaLaEdudelFuturo.pdf

Usagui Basosabal, E. (s.f.). Durkheim: Conflicto y Educación. Obtenido de Durkheim: Conflicto y Educación: http://institucional.us.es/revistas/cuestiones/17/art_17.pdf

Ver también

HACE 60 AÑOS JULIÓN RIVERA LLEGÓ A LA GUAYABA Y AL ZAPOTE

Víctor M. Valle Monterrosa Los pueblos son ingeniosos e irreverentes por naturaleza. A veces esgrimen, …