web analytics
Página de inicio » Internacionales » La desconfianza rige el mundo, 75 años después de la creación de la ONU

La desconfianza rige el mundo, 75 años después de la creación de la ONU

Naciones Unidas / AFP

Philippe Rater

Setenta y cinco años después de la creación de la ONU, la desconfianza domina el mundo. Estados Unidos sigue siendo la primera potencia, pero su dominio está menguando, mientras Asia avanza ante una Europa desunida y un Oriente Medio explosivo.

Los conflictos pocas veces se solucionan en Naciones Unidas, e incluso cuando el planeta está al borde de un nuevo estallido -como entre Estados Unidos e Irán en enero- el Consejo de Seguridad de la ONU, que debería garantizar la paz y prevenir los enfrentamientos, parece ausente.

«La confianza en el seno de los países y entre ellos está en declive», afirma el secretario general de la ONU, Antonio Guterres. «Vemos ese déficit de confianza en las calles del mundo entero, mientras la gente expresa sus frustraciones y el sentimiento de que la clase política está desconectada y es incapaz o se niega a cumplir sus promesas», añade.

«Lo vemos en el Consejo de Seguridad cuando sus miembros se disputan o fracasan a la hora de encontrar acuerdos razonables», dice.

– Conflictos asimétricos –

Para algunos, la fractura comenzó en 2011 con la guerra en Siria, donde se estableció el récord de 14 vetos presentados por Moscú, y el derrocamiento de Muamar Gadafi en Libia. Para otros, la invasión de Irak por Estados Unidos y Reino Unido en 2003 fue el punto de no retorno.

El mundo está salpicado de conflictos asimétricos, atentados frecuentes en África, Asia, Europa y Oriente Medio, la proliferación nuclear y el calentamiento global.

La retirada estadounidense en los asuntos mundiales desde hace unos 15 años, que se suma a una Europa dividida, dejó una vía abierta a una Rusia expansionista que se volvió ineludible en varios frentes: Siria, Libia, Venezuela o Corea del Norte.

«En la ONU, el enfoque de Rusia es a menudo tácticamente más inteligente que la diplomacia occidental», dice a la AFP Richard Gowan, del centro de reflexión International Crisis Group. «Estadounidenses y europeos ven a menudo el Consejo de Seguridad como una tribuna para declaraciones morales, en lugar de una plataforma para los acuerdos diplomáticos», añade.

La pérdida de referencias es innegable respecto a hace 75 años. Y la promesa de un foro mundial que permitiera prevenir los conflictos, una idea concebida en febrero de 1945 en la conferencia de Yalta sobre las ruinas humeantes de la Segunda Guerra Mundial, nunca se ha concretado realmente.

– «Mundo de egos» –

La ONU quedó configurada con cinco miembros permanentes con derecho a veto y su visión del mundo depende de ello. El sur «nunca ha sido integrado realmente en el juego mundial» y «hay un nuevo orden que las viejas potencias no ven», lamenta Bertrand Badie, del Instituto de Estudios Políticos de París (IEP).

«Durante la Guerra Fría, la ONU adoptó pocas resoluciones», mientras que ahora son «enormes», «tan largas y complejas» que «hasta los responsables de la ONU consideran que no se pueden aplicar», precisa Gowan.

Eso sin mencionar las resoluciones que no se respetan o las retiradas de acuerdos internacionales (clima, programa nuclear iraní, desarme, etc.) en un contexto de creciente violación de los derechos humanos.

«El Consejo de Seguridad perdió su credibilidad que ya antaño sólo era formal puesto que únicamente reflejaba el enfrentamiento (a veces la connivencia) entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Hoy ha perdido incluso ese sentido, debido a la naturaleza anárquica del juego de las potencias», resume Badie.

El planeta «se convirtió en un mundo de egos que utilizan las crisis para demostrar su fuerza», mientras que, «durante la Guerra Fría, se preocupaban más por lo esencial, proteger a las poblaciones y los derechos humanos», lamenta un embajador bajo anonimato.

«También era más fácil hacer negociar a los adversarios», explica.

Para Guterres, existe el riesgo de «una gran fractura» en el futuro, con «un planeta dividido en dos», dependiente de la rivalidad entre Estados Unidos y China. Dos mundos, «cada uno con su lema dominante, sus reglas comerciales y financieras, su internet e inteligencia artificial, y sus estrategias geopolíticas y militares en un juego de suma cero».

Ver también

Alemania conmocionada por ataques «racistas» que dejaron nueve muertos

Hanau / AFP Mathieu Foulkes / Yann Schreiber Alemania estaba conmocionada el jueves por un …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *