web analytics
Página de inicio » Editorial » En el inicio de las vacaciones “agostinas”

En el inicio de las vacaciones “agostinas”

Los empleados públicos iniciaron este uno de agosto las vacaciones llamadas “agostinas”, que están dedicadas al Patrono de El Salvador, El Salvador del Mundo, cuyas fechas son el 5 y 6 de agosto, y que se gozan a escala nacional. Mientras que San Salvador también celebra sus fiestas patronales, del uno al seis de agosto. El sector privado solo goza de vacaciones el tres de agosto, por ser el día dedicado al Comercio.

Desde la parte religiosa, responsable de la celebración del Patrono Nacional, dos eventos son de suma importancia: la tradicional “Bajada” en la tarde del 5 de agosto, que consiste en la procesión de la imagen del Divino Salvador desde la Basílica del Sagrado Corazón hasta Catedral Metropolitana, y donde se realiza la tradicional y popular “Bajada”, que es el recordatorio de lo sucedido en el Monte Tabor, donde Jesús transformó su vestimenta a “un blanco como la nieve”, según la Biblia.

El segundo evento es la Santa Misa, que esta vez será presidida por el Cardenal Gregorio Rosa Chávez, junto a los obispos y el Nuncio Apostólico, donde se da un mensaje a la nación.

El resto del tiempo es entretenimiento. Para los capitalinos y para quienes visitan la ciudad capital, hay dos importantes ferias ya tradicionales: la de Consuma, que se instaló desde el viernes de la semana pasada en el CIFCO, y la popular, que se desarrolla también, desde finales de la semana pasada en el parqueo del Estadio Cuscatlán.

Luego, en horas de la mañana, en la capital, concretamente desde el Monumento al Salvador del Mundo hasta el Parque Cuscatlán, los citadinos pueden gozar de desfiles organizados por la comuna capitalina y los diferentes sectores de la vida económica y social: empresa privada, PNC, Fuerza Armada, entre otros. Así como otras actividades para el sano esparcimiento.

Los salvadoreños, en general, pueden gozar también de los centros turísticos que el Ministerio de Turismo, con el acompañamiento de otras entidades pone a disposición para el libre esparcimiento: playas, ríos, montaña, entre otras.

Tanto para el goce de la vida religiosa como para el entretenimiento es necesario poner en práctica la tolerancia y la convivencia pacífica. Hay que disfrutar con medida, sin excesos, sin exabruptos.

Es importante, sin lugar a dudas, con la reflexión religiosa, los destinos de este país hay que ponerlos en las manos de Dios, a través de la intercesión de nuestro Beato Oscar Arnulfo Romero, para que prime la cordura, que elimine la soberbia de la oligarquía y la cúpula arenera, reflejada en la prepotencia de los cuatro magistrados de la Sala de lo Constitucional, que tanto daño le están haciendo a la institucionalidad de El Salvador.

Ver también

Que no nos enferme esta campaña

Nelson López* [email protected] Ya es tiempo que los salvadoreños pensemos de un solo modo y …

A %d blogueros les gusta esto: