web analytics
Página de inicio » Opiniones » Gobernar y saber

Gobernar y saber

José M. Tojeira

Gobernar un país como el nuestro ocupa conocer la realidad científicamente. Opiniones hay demasiadas. Pero la opinión no es normalmente ciencia. El dato es imprescindible. Y sobre el dato se necesita la crítica y la planificación. Algunos ejemplos que daremos a continuación nos ayudarán a pensar en la importancia del dato y en la necesidad de tomarlo en cuenta. El primero de ellos es el referido al bono demográfico. Se llama de esta manera a la situación poblacional en la que hay más personas en edad laboral que la suma de niños y jubilados. Es una situación beneficiosa para los países, puesto que al haber más gente productiva se puede invertir más en la preparación de nuevas generaciones. Eso si se sabe aprovechar la situación. Pero entre nosotros ni se habla del tema, al menos entre políticos, ni mucho menos se ha intentado aprovechar la situación. Y para colmo, alguna agencias, entre ellas algunas de las Naciones Unidas, están diciendo que el bono demográfico en El Salvador desaparecerá en torno al año 2030. Después tendremos más gente en el área no laboral, con una diferencia respeto a épocas pasadas. En el pasado, antes de tener bono demográfico, teníamos muchos más niños que ancianos. Cuando perdamos el bono demográfico la tendencia será a tener más ancianos que menores de 18 años. Los costos de mantenimiento de la población subirán, mientras las personas en situación productiva irán descendiendo. Aprovechar estos diez años que nos quedan con el bono, especialmente para conseguir calidad profesional y laboral de nuestros hoy jóvenes es indispensable si no deseamos que la crisis actual sea más fuerte en el futuro. Universalizar estatalmente tanto la atención y desarrollo de la primera infancia como el bachillerato, son dos tareas indispensables. El Plan El Salvador Seguro contiene un cálculo de los costos de esa doble responsabilidad del Estado. Pero los políticos no han respondido de hecho con la urgencia ni la generosidad que el tema exige. Todo lo contrario, en algunos presupuestos han reducido la inversión en educación.

En ese sentido da la impresión de que la política avanza en sentido contrario. Nuestros jóvenes no son bien tratados por nuestra sociedad. Son los que más mueren víctimas de la violencia imperante, los que tienen más dificultad para encontrar un trabajo digno, los que más emigran y los que más llenan nuestras cárceles. El trato penal a los jóvenes se ha endurecido. Y aunque hay algunas experiencias interesantes de rehabilitación, el exceso de penalización, la duración de las detenciones provisionales, la baja preparación de los jueces en temas de justicia juvenil, el “manodurismo” ignorante y trasnochado de muchos diputados, está maltratando severamente a muchos de los que en el futuro no lejano tendrán la tarea de mantener a un número creciente de ancianos en nuestro país, con menos brazos dispuestos al trabajo. ¿Tendrán los jóvenes mal tratados de hoy el deseo de mantener a quienes los maltrataron previamente?

Algo semejante pasa con el agua. Se diga lo que se diga, el deseo de quienes quieren que la empresa privada tenga un peso dominante en la administración del agua en El Salvador es claro. Tienen miedo de que a quienes utilizan el agua como un bien comercial se les exija responsabilidad. En un país como el nuestro, donde hay demasiada agua contaminada y donde mucha gente se ve obligada a comprar agua comercializada para consumo dada la escasez de acceso a la misma, la obligación fundamental del Estado no es proteger a quienes comercian con el agua. Lo primero es, simple y paladinamente, garantizar el acceso al agua potable a toda la población, así como el agua para saneamiento en el hogar. Y hacerlo sin fines de lucro. La Constitución de El Salvador, esa ley fundamental que con tanta frecuencia ignoran o desprecian algunos poderes del Estado, tiene como principio básico a la persona humana. Ella es “el origen y el fin de la actividad del Estado, que está organizado para la consecución de la justicia, la seguridad jurídica y el bien común” (Art. 1 de la Constitución). Amenazados por el calentamiento global, por la deforestación y la erosión, por el descenso de la capa freática y por la contaminación del agua, no tomar medidas que lleven prontamente a un servicio de calidad universal de agua y saneamiento a nuestra población es traicionar el bien común y preparar el terreno para nuevas confrontaciones y malestares sociales. Cuando estamos en tiempos electorales es imprescindible recordar a los candidatos a puestos estatales que gobernar no es simplemente mandar.

Es conocer la realidad y darle a la misma respuestas prácticas, inteligentes y que universalicen bienes básicos. Lo contrario es aumentar la crisis social salvadoreña, que ya es de por sí bastante grave.

Ver también

“Un antes y un después…”

El pastor Fredy Segovia fue el encargado de hacer un resumen del informe que el …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: