web analytics
Página de inicio » Articulos » Gloria, a él no le gusta trabajar – historia

Gloria, a él no le gusta trabajar – historia

GLORIA Éramos muy jóvenes. Yo había acabado la secundaria y Rafo recién había empezado la universidad. Estábamos enamorados y sólo queríamos casarnos.

GLORIA Te amo, thumb mi Rafito.

GLORIA Mi madre no quiso saber nada del asunto.

MADRE Gloria, look no te cases. Eres muy joven y Rafo está empezando sus estudios. Además, cialis tú debes estudiar también.

GLORIA Estudiaré, mamita. Estudiaremos y trabajaremos. El amor todo lo puede.

MADRE ¿Y de qué van a vivir?

GLORIA Ay, mamá, ¿no dicen “contigo, pan y cebolla”?

GLORIA Y nos casamos. Fuimos felices y comimos perdices durante unos meses. Mi madre nos dio un espacio en su casa, pero…

MAMÁ Gloria, ¿qué pasa con Rafo? No lo veo muy colaborador.

GLORIA Habían pasado seis meses y mi Rafo no daba señas de querer trabajar.

RAFO Tengo que estudiar, Gloria. ¿Y si buscas trabajo tú?

GLORIA ¿Yo?

RAFO Recuerda eso de “hoy por mí, mañana por ti”.

GLORIA  Mi mamá me dio empleo en su pequeña tienda. Yo ganaba poco y el dinero se iba en los estudios de Rafo. Así que no pude entrar a la universidad. Pero no importaba, Rafo sería profesional y todo se arreglaría. Estábamos en eso cuando me embaracé y…

GLORIA  Rafo, tienes que buscar un trabajo. Con lo que gano no alcanza para el bebé. Además, ¿no te gustaría que tuviéramos nuestra propia casa?

RAFO ¿Y dejar a tu mamá sola en esta casa tan grande? ¿Dejar al bebé sin abuela?

GLORIA Busca algo. Ya me da vergüenza ante mi mamá.

GLORIA Y se puso a trabajar. Es decir, comenzó como almacenero en un supermercado. Todo parecía bien, hasta que…

GLORIA  Rafo, no te veo estudiar.

RAFO Es que no me da tiempo, Glorita.

GLORIA Pero, ¿cómo vas a dejar la universidad?

RAFO ¿Qué quieres, que estudie o que trabaje?

GLORIA Puedes hacer ambas cosas. Estudia en las noches.

RAFO ¡Imposible!

GLORIA En resumen, dejó la universidad. Y pronto dejó también el supermercado.

GLORIA ¿Qué pasó, Rafo?

RAFO Glorita, no te dije nada para no preocuparte, pero el supervisor es un déspota. Yo no estoy para aguantar abusos.

GLORIA ¿Y ahora?

RAFO No te preocupes. Buscaré otra cosa.

GLORIA ¿Y si hablo con mi padrino? Él tiene un hotel y necesita un recepcionista para las noches.

RAFO ¿Trabajar en las noches?… ¿Quieres que me enferme?… No, yo veré algo mejor…

GLORIA Sea por el horario, por el supervisor, o por no encontrar nada digno de él, el caso es que no trabaja. Ni en la calle ni en la casa.

GLORIA (GRITA) ¡Rafo, atiende al niño, estoy ocupada!

RAFO Suegrita, ¿puede ver a su nietito?… Gracias, usted es un ángel.

GLORIA El tiempo pasa y las cuentas no esperan. El único que no tiene apuro es Rafo.

GLORIA (REVER) Rafo, hay que pagar la luz.

RAFO (REVER) No tengo, mi amor…

GLORIA (REVER) Rafo, la leche del niño…

RAFO (REVER) No tengo, Glorita…

MAMÁ (REVER) No te preocupes, hija. Yo te presto.

GLORIA Rafo dice que el dinero no es lo principal en la vida.

RAFO Glorita, te he traído este ramo de flores. ¿Te gusta?

GLORIA Nos han cortado el teléfono.

RAFO Por favor, mi amor, no pierdas el romanticismo.

GLORIA Así es mi vida. Han pasado cinco años y Rafo no asume ninguna responsabilidad económica ni doméstica. Tengo que reconocer que es un hombre alegre y cariñoso. Pero…no le gusta trabajar. ¿Qué hago? ¿Qué harías tú en mi lugar?

Ver también

Un 26 con Fidel en Sevilla

Por Pedro Martínez Pírez Vivía en mi ciudad natal, Santa Clara, tenía 16 años de …