web analytics
Página de inicio » SAN ROMERO DE AMÉRICA » «EN SANTIAGO DE MARÍA ME TOPÉ CON LA MISERIA»

«EN SANTIAGO DE MARÍA ME TOPÉ CON LA MISERIA»

Dos años de la Vida de Mons. Romero (1975-1976)
¿Años del Cambio?

Entre la promoción humana y la evangelización, es lógico que nuestra fe nos inclina a preferir la segunda, como más necesaria, como más esencial, como el “unum necesarium”, porque, de acuerdo con el Divino Maestro, pensamos que “María optimam partem elegit”, pero esto no quiere decir en absoluto que descuidáramos el otro aspecto. También hemos atendido la promoción humana…

Lo que sí hemos lamentado, más con un comprensivo silencio de tolerancia y de paciencia que con una actitud de resentimiento polémico, ha sido la conducta manifiestamente materialista, violenta y descontrolada de quienes han querido valerse de la religión para destruir las bases mismas espirituales de la religión. En nombre de la fe han querido luchar los que ya han perdido la fe. Y esto es muy triste, verdaderamente triste.

Un fenómeno de nuestro tiempo, no lo negamos. Una crisis que, como el huracán, sacude a los árboles más altos para probar su fuerza, también esperamos que así sea. Lo que sí hemos afirmado nosotros, a la par de esos grandes fenómenos, es que por nuestra parte hemos preferido apegarnos a lo seguro, adherirnos con temor y temblor a la roca de Pedro, ampararnos a la sombra del magisterio eclesiástico, poner el oído junto a los labios del propio Papa, en vez de irnos por ahí como acróbatas audaces y temerarios por las especulaciones de pensadores atrevidos y de movimientos sociales de dudosa inspiración.

Que Dios sea el juez o de nuestro temor o de nuestra fidelidad. Si hemos hecho poco por conservar la fe, por lo menos nos alegramos de no haber contribuido culpablemente a desmoronar el edificio del cuerpo místico de Cristo ni a introducir en él gérmenes de la enfermedad…”.

Un documento muy interesante

En este pequeño recorrido narrativo, más o menos cronológico, de los hechos, testimonios, escritos e ideas que nos han ido manifestando el talante tradicional y conservador de Mons. Romero, hemos encontrado un documento que creemos trascendental en esta línea. Es un documento que lo ubicamos entre octubre y noviembre de 1975, ya que creemos es una aportación muy personal suya, (como se verá por el texto), y que hace referencia al tema de una de la reuniones de la CAL (Comisión de Obispos para América Latina) de la que Monseñor era consultor. La reunión de esa comisión se realizó en Roma el 5 de noviembre de 1975 con el tema sobre los movimientos políticos de los sacerdotes, o si quiere, sobre la política y el sacerdocio.

Vamos a transcribirlo íntegramente, respetando, inclusive los nombres que él cita. Se observará cómo ataca a los jesuitas y a otras personas, que para él eran el origen de las ideas nuevas, tanto teológicas como pastorales, educativas y sociales.

También habla de los centros de promoción campesina como “centros de subversión”, (aunque apostilla: “según dice el Gobierno”), en los que se propagan y enseñan estas nuevas ideas…, manejando el análisis marxista…”.

Este documento hay que leerlo detenidamente. Sobran los comentarios.

“TRES FACTORES DEL MOVIMIENTO SACERDOTAL POLÍTICO EN EL SALVADOR.

1.- Los jesuitas

A.- En la Universidad Centroamericana (UCA) “José Simeón Cañas”:

– Influencia de la “Teología política”. Su principal exponente el P. Ignacio Ellacuría. Propuso su doctrina en una conferencia de semana social en la catedral de San Salvador, la cual se publicó con nihil obstat de la curia arzobispal y el patrocinio económico del Secretariado Interdiocesano Social. Nueva reafirmación de la doctrina al responder a las observaciones que le hizo la Sagrada Congregación para la doctrina de la fe.

– Actuación en la UCA del seglar español Fernando Valero Iglesias. “Sus clases parecen mítines políticos contra el gobierno”, comentario de Casa Presidencial. Es también agresivo contra los obispos.

– Publicaciones de crítica a la política gubernamental: el libro que comentó las elecciones del actual presidente, la Revista ECA.

– La “educación liberadora” es una consigna de la Compañía en Centroamérica. Lo confesó el mismo Provincial P. Estrada en una reunión de superiores mayores en Guatemala, asegurando que si encontraba obstáculo en el seminario por parte de los obispos, seguirían su línea en los demás centros educativos.

– Otros problemas doctrinales de la UCA: la “nueva cristología”, la publicación semanal de “nuevos cristianos” en el diario El Mundo (ya no sale). Se enseña teología sin contar con el Episcopado, y sus estudios son válidos para sus estudiantes jesuitas.

B.-En el Colegio “Externado San José”:

– Varios padres de familia denunciaron al colegio por indoctrinación marxista. El escándalo fue nacional.

– Con esta ocasión se publicaron, de parte de los jesuitas, varios pronunciamientos sobre doctrina social, cuyas ambigüedades fueron refutadas por el jesuita sociólogo P. Rodríguez Jalón.

C.- En el Seminario San José de la Montaña:

– Politización de los seminaristas. No fueron al acto religioso del Día del Papa porque asistiría el presidente cuya elección consideraban como fraudulenta. El rector, P. Amando López defendió la actitud de los seminaristas como “objeción de conciencia”.

– En defensa de su sistema formativo escribieron un folleto con ambiguas interpretaciones del “Optatam Totius” y de la “Ratio Institutionis”.

– Las críticas contra los obispos por el problema del seminario fueron muy acres y prolongadas.

D.- En la parroquia de Aguilares confiada a los jesuitas:

– Se ha acelerado mucho el proceso de promoción. El periódico comentó la procesión del Corpus Christi como un mitin político. Pero el párroco P. Rutilio Grande, no está de acuerdo con muchas cosas de sus colaboradores.

E.- El influjo en las comunidades de religiosas y de colegios católicos.

– Se les ha oído comentarios despectivos a documentos del Papa, como la “Humanae Vitae” y la exhortación “Marialis Cultus”.

2.- Otro factor de problemas socio-políticos es el Secretariado Social Interdiocesano y la Comisión Justicia y Paz que están a cargo del Pbro. Juan Ramón Vega. También representa a “Misereor”.

– Allí se publica el boletín “Justicia y Paz”, con el apoyo económico de Misereor y el respaldo moral de Mons. Rivera; es una crítica mordaz y negativa contra los capitalistas y el gobierno. La Conferencia Episcopal ha rogado varias veces al Sr. Arzobispo que se suspenda; el gobierno se ha quejado varias veces por sus críticas tendenciosas, y son muchos los particulares resentidos. Su redactor es el P. Fabián Amaya, pagado por el P. Vega. El redactor es uno de los principales líderes de la línea politizante y de contestación. Lo distribuyen todos los sacerdotes de esa línea y también el partido político de oposición.

– De allí también salen para los órganos informativos internacionales las noticias de carácter polémico que tanto han contribuido a dar una imagen negativa de la Conferencia Episcopal. Me consta que L’Osservatore Romano no ha querido publicar estas colaboraciones.

– Son varios los obispos en C.A. que no se explican cómo puede representar este sacerdote a la comisión “Justicia y Paz”, pues no es de la confianza de los obispos ni puede lograr una colaboración sana con el gobierno civil en pro de los objetivos de dicha comisión. Al contrario, ha tenido serios problemas de migración por sus actuaciones políticas.

3.- Finalmente, como factores de politización de la Iglesia, están los grupos de sacerdotes, religiosos y religiosas y “cristianos comprometidos” de todas las diócesis pero en perfecta intercomunicación.

– Difunden sus ideas en los centros de promoción campesina, los cuales ya son señalados por el Gobierno como “centros de subversión”; en la radio católica YSAX, la cual ya fue misteriosamente quemada una vez; y sobre todo, en sus pequeñas comunidades de reflexión y concientización. En los centros de retiro espiritual como Domus Mariae y el Hogar Santa Teresita de Apulo, sirven frecuentemente para ello.

– Conocen y practican el “análisis marxista”.

– Entre sus decisiones más graves está la “toma de catedral” en agosto, como protesta contra el Gobierno por el atropello a la manifestación universitaria del 31 de julio.

– Publican pronunciamientos en circunstancias parecidas.

– Siempre actúan a espaldas de la Jerarquía, a la que acuden en sus situaciones de conflicto con las autoridades.

Sus convicciones

– Lo que más preocupa a los pastores es la ideología en que se respaldan estas actitudes sacerdotales. Entre otras sobresalen estas ideas:

– que la Iglesia no puede ser apolítica porque todos sus actos tienen siempre una repercusión política. Solo sería apolítica cuando esté de acuerdo en todo con el Gobierno constituido

– que su política no es de partido sino de bien común, en defensa del cual el Evangelio los obliga a hablar políticamente

– cuando su conciencia está contra una disposición de la Iglesia institución, reconocen que así debe pensar la Iglesia, pero ellos deben seguir su conciencia

– contra la acusación de subversión que frecuentemente se les hace, principalmente de parte del Gobierno, responden que solo promueven la conciencia crítica y ciudadana del pueblo, y que esto tiene que molestar al gobierno, sobre todo si es represivo.


48 «Orientación», 21 de octubre de 1974, nº 2089, pág. 3.

49 Estas ideas de Mons. Romero no eran exclusivas de él, las compartían varios obispos del país. Mons. Revelo las repetiría dos años después en Roma, en el Sínodo sobre la Catequesis, el 4 de octubre de 1977. Ver en J. R. Brockman, obra citada, págs. 82-85.

Ver también

«EN SANTIAGO DE MARÍA ME TOPÉ CON LA MISERIA»

Dos años de la Vida de Mons. Romero (1975-1976) ¿Años del Cambio? ¿O se quiere …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: