web analytics

El saxofón mágico

Carlos Burgos

Fundador

Televisión educativa

[email protected]

 

Le decían: «Pato, case el saxofonista mágico de la orquesta de Lito Barrientos».

Era Fernando Macías hijo. Su infancia transcurrió en Cojutepeque, rx en la década de los años cincuenta. Cuando estudiábamos en las Alamedas de San Juan, lo veíamos pasar con su abuelo rumbo al colegio Luis Pastor Argueta.

En el colegio Santa Cecilia de Santa Tecla, estudió el bachillerato industrial de Artes Gráficas Publicitarias, con énfasis en la imprenta como quería su padre .También en el Conservatorio del colegio estudió el saxofón con el maestro Rafael Orellana y el profesor italiano Richi.

En la familia, su hermano Mario, el «Cuma», fue un excelente guitarrista y pianista; Ricardo, el «Caite», fue profesor y un percusionista extraordinario. Su padre era tipógrafo propietario de la Imprenta Iris.

Luego ingresó al instituto nacional de Cojutepeque para estudiar el bachillerato en Ciencias y Letras. En este centro educativo tenían una marimba embodegada. Obtuvo permiso para sacarla, la llevó a donde Manuel «Caquegallo» para que la limpiara y afinara, y con otros compañeros formó un grupo que amenizó eventos en la ciudad.

Nando se impregnó de la mágica tonalidad de su saxofón. Formó varios conjuntos en Cojute. Luego Beto Díaz, «El Zopilote», lo llevó a la orquesta Melódica de Luis Alonso Polío como saxofonista.

Después de algún tiempo con la Melódica, el mismo Beto Díaz le comunicó que en la orquesta de Lito Barrientos había una plaza. Lito le pidió que se incorporara de inmediato y no tuvo otra opción, la siguiente semana partieron en gira para Estados Unidos. Actuaron en México, luego en Miami. De aquí siguieron en bus para Los Ángeles, San Francisco, y otras ciudades.

En Los Ángeles compró un saxofón marca «Selmar Marck Two» por $2,500, el mejor de esa época. Lo trató con amor como si fuese una novia que acariciaba día a día. La orquesta causó sensación en su gira, por la nitidez en su ejecución. Nando llegó a dominar tanto el saxofón que en cada participación afloraba su sensibilidad de artista musical.

La Barrientos arrancaba emociones a los bailantes y a los que solo escuchaban.  Durante el traslado en bus, Nando aprendió  las melodías Bosanova y al llegar   ejecutó en «solos»: El desafinado, La chica ipanema, Brasil y otras. Lito le pedía que también ejecutara en «solos» melodías del Rock and roll, y con su saxo mágico lo lograba con profesionalismo.

Con la orquesta Lito Barrientos, Nando viajó cinco veces a Colombia, al Carnaval de Barranquilla donde demostraron calidad musical, de modo que los contrataban para el  siguiente año. Además, cumplían compromisos en otras ciudades de Colombia, y a veces hasta de Venezuela. La orquesta brillaba con la ejecución de: Lito con la batuta, Nando Macías, Liberato Quinteros, Julio Calderón, Carlos Quintanilla, Alex Henríquez, Jorge Chávez, Beto Díaz… y las voces de César Donald, Doris Elizabeth y otros.

Después de varios años de recorrer musicalmente ciudades del país y del exterior, Nando se dijo, basta con este trajín, hasta aquí voy a llegar, e inició su carrera de licenciatura en Laboratorio Clínico en la UES. Pero en la facultad de Medicina sonaba el conjunto Guanacatrán, formado por médicos y odontólogos, entre ellos Raúl Posas, Remberto Monterrosa, el bibliotecólogo José Luis Salazar y otros. Y Nando no pudo resistir, su saxo mágico lo empujaba, y se integró a Guanacatrán para amenizar eventos de la comunidad universitaria.

Enseguida se desempeñó como visitador médico a lo largo y ancho del país. Asistió a capacitaciones y congresos farmacéuticos, locales e internacionales.

Hoy, en el siglo XXI, continúa de visitador médico y no abandona su mágico saxofón «Selmar Marck Two». Ya es un clásico por el cual un norteamericano le ha ofrecido $30,000.oo y no  quiere separarse de él.

Este año, Nando nos obsequió a cada uno de los miembros del «Colectivo los Cojutes», cuatro CD con «Grandes Orquestas y Cantantes del Ayer en El Salvador». Una estupenda selección de melodías. Incluye la Orquesta Lito Barrientos, Orquesta Internacional Polío, Guanacatrán, Alfredo Mojica y su Orquesta, y las voces de César Donald, Max Victor, Pablo Ríos, Doris Elizabeth, Gil Medina, Berta Corado, Roberto Reyes, Carmen Gallardo, Carlos Artiga, Efraín Sánchez y Carlos Vilanova.

En las melodías en que interviene se advierte la sensibilidad melódica de Nando pegado a su mágico saxofón. Un orgullo cojutepecano.

Ver también

Sobre las pisadas del tiempo

SOBRE LAS PISADAS DEL TIEMPO Myrna de Escobar El tiempo nos nutre de vivencias que …