web analytics
Página de inicio » LAICIDAD » EL ESTADO LAICO ES CONVENIENTE PARA LAS RELIGIONES

EL ESTADO LAICO ES CONVENIENTE PARA LAS RELIGIONES

Fidelina Martínez Castro

A diferencia de un Estado confesional (que acepta suscribir una determinada religión en su carta constituyente, lo que le permite privilegiar una religión sobre otras e incluso matizar sus regulaciones estatales con principios de la religión que oficialmente confiesa), un Estado laico se compromete a garantizar la democracia y las libertades humanas, entre ellas, la de adscribirse a la religión que cada persona considere de su gusto y satisfacción.

Formalmente hablando, el Estado salvadoreño es un ejemplo jurídico de lo que aquí se afirma, pues el Inc. 1º. del Art. 85 de nuestra Constitución dice: ”El Gobierno es Republicano, Democrático y Representativo”. O sea que el respeto a la democracia es un mandato constitucional, que se violenta cuando se quiere gobernar basándose en creencias religiosas particulares.

Puede ser que los normativos religiosos sean de obligada aceptación para las personas que creen y aceptan la religión que los dicta, pero ello no autoriza a las personas que se desempeñan como funcionarias a decidir lo público con base a sus creencias religiosas personales.

El Estado debe gobernar para toda la ciudadanía, y dado que una caracterización de nuestro Estado es ser laico, ello está garantizando a la totalidad de la ciudadanía la libertad de aceptar o no cualquier religión, así lo dice el Art. 25 de la Constitución.

La diversidad de religiones que están proliferando en nuestro país deberían defender con mucho empeño la laicidad de nuestro Estado, pues ello garantiza su expansión y adoctrinamiento sin privilegios para alguna de ellas en especial.

Las personas que se desempeñan como funcionarias deberían entender que una cosa es su responsabilidad para con TODA LA CIUDADANÍA (que les ha mandado a ejercer sus cargos) y otra es su preferencia religiosa particular, que nada tiene que ver con ese mandato público.

El sentir religioso de cada persona es tan respetable como el sentir no religioso de otras, y, con base a ese respeto, no deben tratar de imponer sus creencias religiosas a la generalidad de mujeres y hombres.

Movimiento por una Cultura Laica (MCL), Correo: [email protected]

Ver también

La Sala Constitucional y “el instante de la concepción” (III)

Alberto Romero de Urbiztondo [email protected] @aromero0568 En anteriores columnas abordé el término “desde el instante …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: