web analytics
Página de inicio » Mundo » Directora gerente FMI pide políticas sólidas para revertir gran divergencia entre países y dentro de ellos
La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, habla en una conferencia de prensa en Washington D.C., Estados Unidos, el 4 de marzo de 2020. (Xinhua/Liu Jie)

Directora gerente FMI pide políticas sólidas para revertir gran divergencia entre países y dentro de ellos

WASHINGTON/Xinhua

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, instó este miércoles a los Gobiernos a tomar medidas políticas firmes para evitar diferencias peligrosas entre los países y dentro de ellos cuando salgan de la pandemia de COVID-19.

“La mayor parte del mundo está afrontando un despliegue lento de las vacunas incluso a pesar de que se están propagando mutaciones nuevas del virus, y las perspectivas de recuperación divergen de forma peligrosa entre países y regiones”, dijo Georgieva en un blog, ante la reunión esta semana de los ministros de Finanzas y gobernadores de los bancos centrales del Grupo de los 20 (G20).

Resaltó que hay un gran riesgo de que las economías avanzadas y algunos mercados emergentes se recuperen con mayor rapidez mientras la mayoría de países en desarrollo “languidezcan en los próximos años”.

Según la última proyección del FMI, publicada en enero, el producto interno bruto (PIB) mundial va en camino de crecer un 5,5 por ciento este año y un 4,2 por ciento en 2022, aunque el ascenso será largo e incierto. “Antes de la crisis, pronosticamos que la brecha de ingresos entre las economías avanzadas y 110 países emergentes y en desarrollo se reduciría en el periodo 2020-2022. Ahora, sin embargo, estimamos que solo 52 economías se pondrán al día durante ese período, mientras que 58 se quedarán rezagadas”, dijo Georgieva. La jefa del FMI apuntó que las divergencias se deben en parte al acceso desigual a las vacunas, pues no en vano, incluso en el mejor de los casos, no se espera que la mayoría de las economías en desarrollo alcancen una cobertura generalizada hasta fines de 2022 o después. “Algunas -continuó- están especialmente expuestas a sectores muy afectados, como el turismo y las exportaciones de petróleo, y la mayoría están atadas por el espacio limitado en sus presupuestos”.

Según advirtió, no se trata solo de una divergencia entre países, sino también de una diferencia cada vez mayor dentro de los países, donde los jóvenes, los trabajadores poco cualificados, las mujeres y los trabajadores informales se han visto “afectados de manera desproporcionada” por la pérdida de empleos. Solo en lo que se refiere a las economías del G20 -excluidas la India y Arabia Saudita debido a la limitación de los datos-, se prevén para este año más de 25 millones de puestos de trabajo perdidos y, para 2022, cerca de 20 millones, dijo.

Para revertir esta peligrosa disparidad entre y dentro de los países, Georgieva instó a los Gobiernos a adoptar ya medidas políticas firmes que intensifiquen tres aspectos: los esfuerzos para poner fin a la crisis sanitaria, la lucha contra la crisis económica y el apoyo a los países vulnerables.

“Sabemos que la pandemia no habrá terminado en ninguna parte hasta que lo haya hecho en todas partes”, dijo y añadió que por eso “necesitamos una colaboración internacional mucho más fuerte para acelerar el despliegue de vacunas en los países más pobres”.

Es fundamental, recalcó, proporcionar financiación adicional para asegurar las dosis y pagar la logística, redistribuir de forma oportuna el exceso de vacunas de los países con superávit a los países deficitarios y aumentar de forma significativa la capacidad de producción de vacunas para 2022 y con posterioridad. Los países vulnerables van a precisar un apoyo sustancial dentro del esfuerzo integral, dijo la directora gerente, y añadió que los esfuerzos internacionales son fundamentales para seguir ampliando el financiamiento en condiciones favorables y apalancar el financiamiento privado.

Otra opción que se está considerando, dijo, es una nueva asignación de los Derechos Especiales de Giro (DEG) para ayudar a solucionar la necesidad mundial de reservas a largo plazo, algo que podría insuflar un impulso sustancial y directo de liquidez a los países sin aumentar la carga de la deuda.

“La asignación de DEG sirvió al mundo para hacer frente a la crisis financiera mundial en 2009; ahora podría volver a ser útil”, subrayó.

Ver también

Palabras de Carissa F. Etienne, Directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en la ceremonia del 120º aniversario de la OPS

Distinguidos invitados, embajadores, señor Secretario General de la OEA, amigos y colaboradores, y colegas de …