web analytics
sábado , 21 octubre 2017
Inicio » Opiniones » De Nuestra Realidad Nacional

De Nuestra Realidad Nacional

Jaime Granados
Psicólogo

Apartir de los Acuerdos de Paz de 1992 nace la esperanza de la reconstrucción nacional, clinic este sueño de todos los salvadoreños involucraba una reconstrucción integral de todos los aspectos de la vida nacional, rx   es decir, sick el crecimiento económico, la convivencia social, la reconstrucción de los valores sociales, el fortalecimiento del aparato del estado, la educación formal e informal, la infraestructura en lo urbano y lo rural, la resolución pacífica de conflictos, el fortalecimiento de la unidad familiar,  etc, etc.-

A 22 AÑOS DE ESE MOMENTO, SI HACEMOS UN ANÁLISIS DE LO QUE TENEMOS AHORA EN CADA UNO DE ESOS ASPECTOS SOÑADOS, ¿QUÉ ES LO QUE ENCONTRAMOS?

LA ECONOMIA NACIONAL NUNCA ESTUVO TAN EN CRISIS COMO AHORA, instituciones como la CEPAL dan cuenta del enorme retroceso de la economía en los últimos años.

La convivencia social, es hoy por hoy una jungla en donde la intolerancia, la corrupción, el irrespeto por las normas y leyes, la violencia desenfrenada son la conducta que prevalece en nuestra sociedad. Y en ella participan encumbrados funcionarios corruptos, narcotraficantes, empresarios abusadores y evasores de impuestos, maestros, curas y pastores acosadores sexuales y pederastas, ciudadanos violentos e intolerantes, hasta la máxima expresión actual centrada en la violencia juvenil pandilleril

La reconstrucción de los valores sociales, en este aspecto habrá que preguntarnos que hemos mejorado o reorientado en nuestros ciudadanos; fuera de las escuelas en el ciudadano común ¿quien se ha encargado de reorientar los valores, las iglesias? ¿Los cultos? ¿Los medios de comunicación, ventas y entretenimiento? ¿Quien ha evaluado alguna vez la forma o la calidad de sus enseñanzas, de su influencia, y de sus discursos como instancias que moldean las actitudes y la percepción del mundo? Si ellos tienen una gran participación en la educación no académica de valores sociales y en la  conducta del ciudadano, nos preguntamos…. ¿hemos mejorado la reconstrucción de valores sociales en estos 22 años? ¿Hemos mejorado o estamos peor?  A lo mejor solo hemos engordado las arcas de algunas empresas e instituciones en detrimento de un crecimiento en la calidad de vida de nuestra sociedad.

La política y sus políticos se ha convertido en un enorme mercado de oportunistas que venden quimeras en sus discursos por atraer votantes para perpetuarse en el saqueo de las arcas nacionales y se venden como los grandes estrategas y tanques de pensamiento que no producen nunca un plan o una visión integradora y de verdadero desarrollo del camino que debe seguir el país; parece que nadie leyó nunca el mínimum vital de don Alberto Masferrer para tener el mínimo de sensibilidad por las necesidades más sentidas de la población.

Desde 1821 los políticos jamás nos unieron y por el contrario nos enseñaron a despreciarnos el uno a los otros y después comenzaron a hablar de odio de clases cuando lo que hubo fue el desprecio eterno de una clase hacia la otra; jamás nos vimos como hermanos de nación como lo hacen Japón, Suecia y otros países que se han levantado de la destrucción o la pobreza con decisiones para todos y visión social unitaria pensando en todos Y RESPETANDO Y CUMPLIENDO TODOS ESAS DECISIONES.  Muchos pueblos han tenido una historia de violencia como el nuestro, pero en un momento de su tiempo comprendieron que el único camino para avanzar como país era la visión unitaria, la vocación de paz y la comunidad de ideas abrazadas por la solidaridad y la educación masificada y democratizada a disposición de todos.

Todavía no encontramos el camino y no se vislumbra un horizonte común; La comisión nacional de seguridad y convivencia ciudadana puede constituir un esfuerzo esperanzador, siempre que la visión sea más social que individual o sectaria y la actitud sea de sacrificio y no de ganancia a corto plazo. Habrá que ubicar social e históricamente las verdaderas causas de la crisis y no distraerse con los efectos .

Un diagnótico científico e integral debe ser el punto de arranque para definir las estrategias de país y enrumbarlo al camino de la paz, la transformación y modernización.

A %d blogueros les gusta esto: