web analytics
Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » CON LA MÚSICA EN LAS VENAS

CON LA MÚSICA EN LAS VENAS

Marlon Chicas,

El tecleño memorioso

La música debe hacer saltar fuego en el corazón del hombre, y lágrimas de los ojos de la mujer” Ludwig Van Beethoven.

La música, el lenguaje universal de las almas, ha logrado extraer del ser humano sentimientos y emociones expresadas en notas musicales, deseo referirme a un personaje que de joven hizo de la música su fiel compañera. Su nombre Ernesto Antonio Rodríguez, artista quezalteco de extracción humilde con deseos de superación y metas por cumplir, Tony como es conocido se desempeña como baterista de un grupo de música del recuerdo.

Entre los años 93 y 94. Antonio Rodríguez comenzó su carrera ejecutando la güira en casa de don Toño conocido como “Tontón”, en ese lugar descubre la pasión por la música; en el área de la percusión, no había experimentado la emoción de estar sentado ante una batería, la que años más tarde se convertirá en su fiel amiga de toda la vida.

En sus inicios Tony aprecia la pericia de dicho instrumento de su mejor amigo Franklin Ruíz sobrino de Toño Tontón, percusionista de la orquesta San Vicente, propiedad del maestro Tito Flores.

A principios del año 2000, Tony Rodríguez decide probar suerte y demostrar a propios y extraños sus capacidades en la percusión, conociendo al señor Antonio Portales, conocido en el medio artístico como “Tony Portales”, quien casualmente en esas fechas carecía de un conguero en la agrupación, Tony decidió probar suerte en la audición para ocupar ese puesto.

Tony Rodríguez había manifestado ejecutar güira, congas y batería lo cual en realidad no era cierto; pero sus deseos de superación lo llevaron arriesgarse, Tony Portales le ofreció llamarlo para audicionar como conguero, al cabo de una semana se produjo la tan ansiada llamada telefónica. Tony fue invitado audicionar en el restaurante “Mamayas”, cuál sería su sorpresa al enterarse que no sería la conga que le esperaba sino la batería.

Por lo que nuestro amigo se preparó con tres canciones: 2 del grupo Los Iracundos y 1 de los Ángeles Negros convenciendo al dueño del grupo, desde esa fecha ha grabado 5 discos compactos y realizado presentaciones a nivel nacional, en centro américa y en México, llevando la música del recuerdo a los corazones ávidos de buena música.

Alternado con grandes agrupaciones como: Los Terrícolas, Iracundos, Ángeles Negros, el recordado Aniceto Molina y Grupo Miramar, de igual forma como baterista ha tocado en suerte acompañar a Guillermo Linch y sus Ángeles Negros y al Internacional Grupo Miramar de México.

Lo importante a resaltar en estas líneas es demostrar que cuando se tiene un sueño hay que luchar por ello, solventando las adversidades de la vida, como nuestro amigo Tony quien no puso barreras a sus metas, sirva esta historia de motivación y sacrificio; a nuestros niños y jóvenes que anhelan alcanzar las marquesinas de los teatros y escenarios con sus luces, llevando la música en las venas

Un feliz año 2020, de triunfos y metas por cumplir, porque el único obstáculo está en la mente del que no se atreve a soñar, en hora buena mi amigo Tony Rodríguez.

Ver también

Mi Pareidolia

Mauricio Vallejo Márquez Escritor y Editor suplemento Tres mil   Veía figuras por todas partes. …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *