web analytics
Página de inicio » Opiniones » Asumir las riendas o asumir el mando

Asumir las riendas o asumir el mando

Por José María Barrera Lemus.

Consultor Universitario

[email protected]

Quiero referirme en esta ocasión a un tema que aunque parezca irrelevante, ha sido considerado por la mayoría de redactores de opinión pública e inclusive funcionarios públicos en pleno ejercicio de sus funciones, como algo natural, algo normal y que sin pensar en las consecuencias podría ser objeto de rebelión. Se trata del uso de la frase: “Asumir las Riendas”, que muy comúnmente, se suele utilizar cuando se hace cambio de autoridades, sea a nivel nacional o municipal.

Lo interesante del tema es que imagino que quienes la utilizan, ni siquiera se dan cuenta del fatal error que se comete, pues el término si bien es cierto, es comprensible en razón del hecho al que alude, no lo es para cuando se utiliza como vocablo dirigido a la “Persona Humana”, que muy bien refiere la Constitución de la República.

El error que se comete cuando se utiliza para referirse a funcionarios, que recién comienzan una administración pública o municipal, es tan garrafal y evidente que cualquier persona debería darse por aludida, pues en términos literales, a lo que se refiere cuando se dice que “El próximo Presidente asumirá las riendas del país”, no es más que imaginar metafóricamente que: “el Presidente tomará las riendas de las bestias que están atadas a una carreta y a latigazo limpio, obligará que éstas obedezcan sin mayor dificultad.

“Asumir las riendas”, es una frase que ha sido lamentablemente mal utilizada a través del tiempo y quizá una herencia española, cuando a los pura sangre salvadoreños, no le importábamos más que como bestias de carga. Que los historiadores y especialistas en gramática me corrijan.

Personalmente considero denigrante que tales colegas redactores, hagan uso de un vocablo que ni siquiera reflexionan al momento de redactarlo, al referirse a tales actos. Por lo demás considero oportuno que dada la coyuntura en este próximo Gobierno, comencemos con cambios en la redacción, procurando evitarlo cuando nos refiramos a nosotros mismos…

Invito a los académicos de las diferentes Instituciones de Educación Superior, para que reflexionen con sus estudiantes, sobre el término para que en la medida de lo posible, vaya poco a poco desapareciendo de nuestro modo de decir las cosas.

Un nuevo presidente que inicia el 1 de junio, no es un jinete que cabalga para dar de latigazos a las bestias.

Un nuevo Presidente que inicia el 1 de junio, es un funcionario que ha sido elegido por personas que dieron su voto en las urnas, dicho voto fue producto de un análisis y un razonamiento desde lo más profundo de su conciencia, la cual le caracteriza como la persona humana a la que alude nuestra Constitución. Por tanto:

“El nuevo Presidente que inicia y su equipo de colaboradores, asumen la responsabilidad de conducir y servir a un pueblo que les eligió por considerarles profesionales, carismáticos, pero sobre todo… Honrados.

Ver también

El instinto de libertad

Luis Armando González No es inusual, al realizar una discusión sobre la libertad, referirse al …