web analytics
Página de inicio » Editorial » ARENA deja en evidencia su espionaje

ARENA deja en evidencia su espionaje

La divulgación hecha por el presidente del Consejo Ejecutivo Nacional de ARENA, unhealthy Jorge Velado, sobre los detalles del itinerario del vuelo a Cuba del presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, ha dejado en evidencia  no solo la complicidad y la cercanía  de la reconocida empresa aérea, sino las burdas prácticas de espionaje del partido de derecha.

O sea, más allá de la gravedad de inseguridad que pueda significar el hecho, tal como lo aseguró el secretario de Comunicaciones, Eugenio Chicas, es esa práctica que tiene el partido ARENA de hacer trabajo de espionaje.

Es vox populi que ese partido de derecha tiene una sección de “inteligencia”, ilegal, a cargo de un ex militar y un ex director del Organismo de Inteligencia del Estado (OIE), que pese a las denuncias públicas nunca se les ha perseguido.

Velado, muy torpemente, amparado en la prepotencia y en la impunidad, hizo público, en un programa de opinión televisivo, el itinerario del vuelo del Presidente Sánchez Cerén.

Velado, creyendo que los y las salvadoreña son estúpidos, dijo que el itinerario lo había obtenido en la web de la línea aérea, cuando todo aquel que ha viajado sabe que el acceso a ese información solo es posible a una clave personalizada. Es decir, la información de vuelo de una persona es confidencial, y solo puede tener acceso el interesado.

Entonces, el dato difundido por Velado, solo fue posible obtenerlo si la empresa lo facilitara o lo obtuviera por otro mecanismo propio de la conspiración o el espionaje.

Velado, entonces, tendrá mucho que explicar, si es que la Fiscalía General de la República se decide a investigar tras el aviso que interpusiera el Secretario de Comunicaciones de la Presidencia, dado que, a todas luces se ha cometido un delito, pero además, puso en peligro la integridad física del señor Presidente Sánchez Cerén.

ARENA, para salvaguardar a su torpe y prepotente dirigente, ha vuelto a sacar la bandera de la “persecución política”, como lo hizo para favorecer a un grupo de funcionarios corruptos.

Ojalá y la Fiscalía logre demostrar, como lo ha expresado el Gobierno, que revelar el itinerario del viaje de un mandatario “jurídicamente es ilegal, en tanto que el movimiento de un mandatario es un tema de seguridad nacional”.

No se vale que las infracciones a la ley, se quieran justificar como “persecución política”, el delito es delito y quien lo cometa debe ser llevado ante la justicia.

Ver también

Otra amenaza a la Paz Mundial

Sí, eso es lo que se percibe desde el Tercer Mundo, el hecho de que …