web analytics
viernes , 20 octubre 2017
Inicio » Portada » Alianza extravió el GPS
Alianza extravió el GPS
Jugadores de Santa Tecla celebran uno de los goles de la victoria ente Alianza. Foto Diario Co Latino/ Rodrigo Sura.

Alianza extravió el GPS

Santiago Leiva
@DiarioCoLatino

Alianza perdió el libreto, case se le arruinó el GPS y naufragó sin rumbo sobre el césped del Estadio Cuscatlán.

Sin un panorama despejado en la zona ancha, discount los pupilos de Ramiro Cepeda fueron presa fácil de un Santa Tecla más ordenado y punzante de frente al gol.

No captaron  al dedillo el dictado de Cepeda los albos y eso los llevó, seek no solo a jugar un partido “babélico”, sin comunicación entre líneas, sino también a perder su invicto y la posibilidad de amanecer hoy al tope de la tabla del Clausura 2015.

Fue Dany Torres el hombre más sacrificado en un experimento elefante que falló de principio a fin. La línea de cuatro que Cepeda paró como escuderos de Óscar Arroyo pagó la novatez ante un pícaro Ricardo Ferreira y un William Maldonado en estado de gracia.

Empero, no fue la defensa la principal debilidad de los capitalino, sino la falta de entendimiento entre  la zona ancha y los hombres de ataque. Esta vez, Rudy Valencia no pudo dar salida limpia y el argentino Matías Córdoba se enredó en la férrea marca de los tecleños.

Los elefantes no tuvieron desbordes por las bandas porque Torres jugó más adelantado y le quedó poco tramo de recorrido durante el primer tiempo. Culpa del fracaso y la confusión blanca la tuvo el técnico tecleño Osvaldo “Pichi” Escudero, viejo zorro en estas lides, paró un equipo liviano en nombres, pero todos obreros y entregados a una misma causa.

Las piochas y azadones se los entregó a Diego Chavarría y Aldair Rivera para que cortaran cuanto balón pasara por el medio terreno; y Bryan Tamacas y Juan Barahona fueron los encargados de arar y hacer caminos por los costados. Delante de ellos estaba Maldonado con los planos y Ricardinho martillando las paredes blancas.

Cuando se levantó el telón, cualquiera habría presagiado que Alianza gobernaría las acciones y el balón, pero eso ya era parte de la estrategia  del “Pichi”. El escudo de Santa Tecla se situó justo a unos metros de la línea divisoria y, de repente, adelantaban líneas para salir a la caza del balón para hacer a los albos caer en imprecisiones.

Bajo esa tónica llegó el primer gol. Ricardinho, instalado como atalaya, le robó la pelota a Olivier Ayala en una salida y esperó la compañía de Maldonado para que este, con un derechazo a la esquina, dejara a Arroyo tendido sobre la grama.

Aunque excesivo, ese gol sirvió para premiar el esfuerzo de los tecleños que, hasta antes de los 20 minutos, no habían permitido que Alianza cruzara sus líneas con algún peligro. Alcanzó también para pellizcar el orgullo elefante de quienes recordaron que los partidos se ganan con goles.

Jonathan Philippe, al minuto 21, con un toque en bolea, estremeció la cabaña tecleña y alertó a un Derby Carrillo que había estado sentado en el sillón y viendo las acciones a la distancia.

El empujón reaccionario de los blancos, sin embargo, no dio para más y Cepeda comenzó desde muy temprano a mover piezas.

Con el ingreso de Erick Molina por Roberto Maradiaga, Torres se corrió hacia el centro y tuvo más espacios para trasladar el balón.

Sin embargo, los circuitos, triangulaciones y paredes estaban del lado del rival y ahí encontró, nuevamente, la fórmula el Santa Tecla para arrollar a Óscar, el meta albo.

Richardinho combinó con Tamacas y este remató cruzado para el 0-2. No pudieron más con la pena moral los paquidermos y, casi en seguida y al cierre de la primera parte, Jorge Drovandi colocó el 1-2 en un saque de esquina.

Al regreso de los camerinos, ya con Torres en su puesto natural -el carril izquierdo- el partido pintó más parejo, la pelota se democratizó, pero igual Alianza nunca logró profundidad ni  crear circuitos claros en ofensiva.

De hecho, en la única ocasión que estuvo a centímetros del empate fue en un desborde de Gustavo López por derecha y que acabó con un disparo al poste.

Con el marcador ya en el bolsillo, los tecleños se dedicaron a administrar el tiempo y eso incluyó, aparte de alejar el balón de su área, algunos calambres fingidos. Total, el fin justifica los medios y los tres puntos le sirven para colocarse al frente del certamen.

DOMESTICADO

Mientras Alianza caía en la capital, en San Juan Opico Juventud Independiente domesticaba a Dragón de San Miguel. Los opicanos no tuvieron compasión del equipo oriental que volvió a casa con un 3-0 inapelable.

Otoniel Salinas torció de inicio la historia. El volante tuvo en sus botines la oportunidad para descorchar el marcador en favor de Dragón, pero falló un penalti a los ocho minutos, y después la “Juve” no los perdonó.

Juan Carlos Portillo al ‘21 puso el 1-0 y, 21 minutos más tarde, Herbert  Sosa decretó el 2-0. La cuenta la cerró Irving Valdez de cabeza con el 3-0 definitivo.

Después de tres jornadas, Dragón no da señales ni de humo. En Santa Ana, FAS tampoco pudo sacar petróleo del Óscar Quiteño. Los tigrillos no pasaron de un 0-0 que fue redondo para el Pasaquina, equipo que aprovecha de visita para recortar un punto a Atlético Marte.

A %d blogueros les gusta esto: