web analytics
miércoles , 18 octubre 2017
Inicio » Opiniones » Ajustes necesarios en algunos de los exitosos programas del Gobierno

Ajustes necesarios en algunos de los exitosos programas del Gobierno

Carlos Girón S.

Cuando recién se ha cumplido el tercer año de gestión de la actual administración de Gobierno, cuando se ignoraron sus grandes logros y que según los tontos fue reprobado por la población, es de justicia señalar que los dos primeros gobiernos del FMLN vinieron a cambiar radicalmente la forma de ejercer el poder para conducir los destinos de nuestra querida Patria. Estos han sido eminentemente democráticos: han gobernado por y para el pueblo, sin andar con alharacas ni demagogias los funcionarios, desde el Presidente de la República hasta el último empleado y empleada encargados del aseo en las dependencias públicas, poniéndose flores ni medallas en la solapa, conformándose con la satisfacción de saber que han estado y están sirviendo a sus conciudadanos y a su país.

No soy frentista, ni político, pero me gusta elogiar lo bueno y aplaudir los hechos positivos.

Lo que ha caracterizado a los dos primeros gobiernos del Frente es su visión de futuro, al focalizar su gestión principalmente en dos áreas fundamentales para el crecimiento, el avance y el progreso de nuestro país, como de cualquier otro. Esas dos áreas son la de la salud y la de la educación. Ningún pueblo, ninguna nación puede desarrollarse y evolucionar descuidando esos rubros. Este Gobierno le ha dado prioridad también al renglón de la infraestructura, construyendo carreteras y caminos urbanos y rurales para favorecer la interconexión y comunicación entre los diferentes pueblos y comunidades del territorio nacional y facilitar el comercio de exportación e importación de bienes.

Puede decirse con propiedad que el profesor Salvador Sánchez Cerén se ha ganado y tiene asegurado desde ya y para la posteridad, el título de haber sido el presidente más popular de la historia patria. (No es como otros, que a la fuerza quieren hacerse simpáticos y populares, hablando de “mi gente”. El pueblo no es de nadie. Es soberano. Se respeta y protege a sí mismo). A él se le ve sentirse contento y a gusto estando entre la gente del pueblo, pero no solo para aparentar, que le hagan fotos, ofreciendo ayudas que de hecho el pueblo ya está recibiendo. Los convites que organiza son para llevarles cosas de ayuda, inaugurar nuevas dotaciones de agua potable, conexiones eléctricas a lugares donde nunca habían tenido luz, o bien para entregarles títulos de propiedad de terrenos o casas donde muchas familias habían vivido alquilando o de posada.

Quiero enfatizar diciendo que los pivotes de la actual gestión gubernamental han estado en los aspectos de la salud y la educación. En lo primero, lo principal fue construir el moderno Hospital Nacional de la Mujer, obra que le escamonearon los gobiernos areneros apropiándose de los fondos millonarios que instituciones internacionales les habían otorgado para dicho propósito. Otros hospitales han sido dotados de nuevas construcciones y equipos médicos para optimizar la asistencia a una población de pacientes cada vez creciente, en parte por el índice demográfico, y en parte por el descuido de la gente de su propia salud, cometiendo toda clase de desarreglos y violando las leyes de la Naturaleza. Aun así, el Gobierno ha respondido. Ha abierto nuevas clínicas y unidades de salud a lo largo del territorio nacional. Pero, claro, ante la explosión de enfermos, es lógico que haya un momento en que los medicamentos se agotan, o tal vez porque los laboratorios han sufrido atrasos en la entrega de pedidos. Echando el hombro a la red hospitalaria y de unidades de salud, los proyectos felices de CIUDAD MUJER, debidos a la visión, el humanismo y el amor al prójimo de la Dra. Vanda Pignato, han aportado invaluable ayuda brindando –además de otros beneficios– atención médica y por maternidad a cientos o miles de mujeres en diferentes regiones del país. Estos proyectos son logros exitosos de las dos administraciones del FMLN y son tan valiosos que muchos países los han tomado como modelos para implementarlos allí. Han merecido elogios incluso de la misma ONU –que no es decir poca cosa.

El otro ámbito donde este gobierno ha concentrado mucho trabajo e inversiones es, como ya dije, el de la educación, donde se han ejecutado medidas novedosas por no decir revolucionarias, como es el hecho de brindar ayuda económica a los padres de familia respecto a la educación de sus hijos. A los padres les ha significado buenos ahorros, el dotar a los estudiantes paquetes escolares, calzado, uniformes y alimentos. Los papás comenzaban desde finales de cada año a afligirse por tener que comprar a inicios del siguiente año esas dotaciones a sus hijos. En Navidad y Año Nuevo siempre se gasta en las celebraciones familiares. El pueblo quedaba prestando dinero o empeñando cosas para sacar lo de los cuadernos, zapatos y uniformes. Ahora, no. Esa ayuda alcanza hasta para los jóvenes que van a bachillerato. (Todo ello para la rabia de los millonarios, que califican de “despilfarros” esas inversiones en bien de los más necesitados). Pero en este programa hay necesidad de hacer algunos ajustes.

Una profesora de escuelas rurales, no muy agradecida del programa y no muy afín al partido de Gobierno sino del contrario, me decía: “Es un dineral el que está gastando el Gobierno en los paquetes escolares, zapatos y uniformes, pero hay grandes desperdicios”. Me comentó que en los paquetes de útiles, los proveedores ponen más bolígrafos que lápices, que son los que más ocupan los niños. Eso por un lado, y por el otro, los uniformes y los zapatos. En los pantalones para varones me explicó que para niños de pocos años les mandan unos de talla para muchachos, lo mismo que con las camisas. Igual con el calzado: o son más grandes o más pequeños los zapatos que les entregan. Los padres de familia que no pueden mandar a arreglar estas prendas a la medida, simplemente los regalan o los dejan perder.

La profesora del cuento se refería a que el problema es grande, pues esos repartos defectuosos ocurren en todo el territorio nacional, pues así es de grande la extensión de este generoso programa del Gobierno. Pero, me enfatizó la profesora que esta lamentablemente falla es culpa de los proveedores (talleres de calzado y costurerías), que no atienden los reclamos de los directores de las escuelas. Obviamente, tales desperdicios representan grandes pérdidas económicas para el Gobierno, por lo que es urgente que se les llame la atención a esos proveedores para que hagan bien las cosas y no hagan quedar mal al Gobierno, demostrando a la vez un gran desagradecimiento al mismo, que vino a rescatarlos prácticamente de la pobreza, pues no tenían antes la cantidad de trabajo que el humanitario programa vino a generarles.

Aparte de esos defectos, el segundo Gobierno efemelenista sigue victorioso y adelante, pese a la ninguneada y la guerra que los medios le hacen.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: